el empresariado, joven e internacionalizado

La otra Andalucía económica: una ola de talento sin complejos y alejada de tópicos

El sector privado se 'independiza' de los tiempos políticos y de las imágenes preconcebidas sobre la región. Nuevas generaciones y apertura al exterior, claves. Echan de menos más reconocimiento

Foto: Imagen del parque tecnológico Cartuja, que ocupa la totalidad de lo que fue la Expo92. (EP)
Imagen del parque tecnológico Cartuja, que ocupa la totalidad de lo que fue la Expo92. (EP)

Juan Luis Pavón es el fundador de Sevilla World, algo así como el repositorio más completo de los nuevos emprendedores andaluces. Periodista, exsubdirector de Diario de Sevilla, Pavón peina esa nueva Andalucía que apenas sale en las noticias, la Andalucía económica real. Sus protagonistas son jóvenes empresarios que están "totalmente al margen del 'capitalismo de amiguetes', de los cazasubvenciones, de las endogamias en las patronales, de las camarillas alrededor de los cargos públicos en busca de prebendas". Es decir, justo lo contrario de lo que casos de corrupción como el de los ERE o Invercaria han transmitido sobre parte del empresariado con intereses en Andalucía desde el inicio de esta década.

[Especial Elecciones de Andalucía 2018: entrevistas, reportajes, diario de campaña...]

"En cuanto superan los prejuicios y complejos que aún pesan injustamente sobre la actitud y aptitud de los andaluces como profesionales, encarrilan su crecimiento sustentados por su talento y por su tesón, y normalizan su papel de coprotagonistas del liderazgo global como partners de empresas muchos más grandes y famosas de EEUU, Europa, Japón... Está internacionalizada su mentalidad, y sus dinámicas de trabajo, y sus objetivos", resume Pavón. Esta nueva oleada de empresarios del siglo XXI ha crecido rodeada de las grandes multinacionales con presencia en la comunidad (Airbus, Cepsa, Acerinox, Atlantic Copper, Valeo, Oracle, Trafigura o Sovena, por citar sólo algunas) pero también de las endógenas (Abengoa, Cosentino, Mayoral, Dcoop, González Byass o Migasa, entre otras). Los ejemplos abundaban y sólo hacia falta superar esas barreras más mentales que reales.

Juan Martínez Barea puede personalizar ese perfil que dibuja Juan Luis Pavón. Ingeniero industrial nacido en una humilde familia de origen almeriense afincada en Sevilla, Martínez Barea se formó en el MIT de EEUU. Ha sido un pionero del emprendimiento en España al importar el programa 50K de la prestigiosa institución estadounidense, ha pasado también por la Singularity University de Google y la Nasa en California, y hoy impulsa con éxito su propia empresa de detección precoz de cáncer de colon (Universal DX), entre otros. Y aún le queda mucha cuerda por delante.

¿Qué otros ejemplos de éxito originarios de Andalucía citaría el propio Martínez Barea? "Hay start-ups tecnológicas que están liderando la revolución en sus sectores, como Glamping Hub en el turismo alternativo de lujo; ec2ce en la aplicación de inteligencia artificial a la agroindustria; Geographica en la geolocalización inteligente; Agrobot, con la robótica aplicada al mundo agrario; o H2B2 desarrollando soluciones tecnológicas basadas en el hidrógeno", detalla el tecnólogo. Impulsor intelectual de la fundación Eduarda Justo (Grupo Cosentino), Martínez Barea también cita a la compañía almeriense, la sevillana Iturri (uniformes militares, ropa de seguridad y vehículos contraincendios) o la creadora de juegos digitales Genera Games, como empresas medianas o grandes igualmente referentes mundiales en sus sectores.

Desde la visión de Sevilla World, Pavon abunda en otros referentes de este nuevo empresariado. Cita a Galgus, firma tecnológica de Camas (Sevilla), fundada por José González. "Es un ejemplo paradigmático de los jóvenes andaluces que nada tienen que ver con tópicos, estereotipos y complejos. De familia humilde y natural de Pedrera, pequeño municipio de la Sevilla eminentemente agraria y jornalera, tras hacer la carrera de Ingeniería de Telecomunicaciones en la Universidad de Sevilla, proseguir su formación en centros de excelencia en Dresde y Zurich, e iniciar su trayectoria profesional en potentes empresas en Alemania e Irlanda, decidió en 2012 regresar a Andalucía con la ilusión de crear una empresa tecnológica y crear empleo cualificado en Andalucía, y devolver a su tierra lo que había invertido en su formación".

Junto a este nuevo ecosistema naciente y que será el preponderante las próximas décadas, se mantienen en Andalucía referentes mundiales en diferentes sectores que pueden pasan desapercibidos o pueden quedar ocultos tras los estereotipos sobre la comunidad. Dcoop es el primer productor mundial de aceite; Sevilla es el único lugar de España en el que se ensamblan dos aviones completos y se les echa a volar, en la factoría de Airbus en San Pablo; Atlantic Cooper es la fundición de cobre más eficiente del mundo; Cepsa tiene en Cádiz a la mayor refinería de petróleo de España; la minería vive un nuevo renacer en Huelva y Sevilla ligada al cobre, zinc y otros metales, mientras el sector agoniza en el norte de España... La lista podría incluir unas cuantas entradas más.

Nuevos polos industriales

El sector industrial, cuyo desarrollo es amplio en las zonas tradicionalmente más prósperas, está infradesarrollado en Andalucía. Históricamente, pese a que Málaga llegó a ser un polo importante en el siglo XIX al alimón con País Vasco en el desarrollo de altos hornos. Los polos de industria pesada de Huelva y Campo de Gibraltar, impulsados bajo la dictadura de Franco en los años 60 del pasado siglo, son dos oasis en la comunidad. La aeronáutica en Sevilla y Cádiz es otro foco relevante, así como la agroindustria muy repartida por toda la comunidad en función de sus especializaciones productivas.

Quizá un buen ejemplo de qué nuevas vías se están explorando lo ofrece, paradójicamente, una zona especialmente castigada por el cierre de grandes instalaciones industriales. Linares, en Jaén, vivió el cese de actividad de Santana a inicios de este siglo, tras más de una década gestionada por la Junta de Andalucía que recogió el testigo de la japonesa Suzuki en 1995. Fruto de ello es que sigue siendo uno de los municipios grandes con más tasa de paro de Andalucía (y España) con un 26%.

Linares (Jaén), una de las ciudades con más paro tras el cierre de Santana Motor, ha generado en paralelo un centro tecnológico sobre transporte

En medio de esta situación, el centro tecnológico Cetemet se ha revelado como la otra cara de la moneda. Creado en 2007 al calor de la red de nuevos centros de innovación impulsados por la Junta (hoy quedan la mitad de los 20 que se impulsaron), desde 2011 está gestionado por un grupo de ingenieros procedentes de empresas subcontratistas de Santana, precisamente. Su director, Ángel Fraile, explica que de la especialización como centro para automoción ha pasado a ser un referente para otros sectores como aeronáutico o ferroviario. "Trabajamos para Navantia, Airbus, Gestamp o Valeo y de 15 personas en 2012 hemos pasado a 45 hoy. Ofrecemos servicios tecnológicos como ingeniería y también actuamos como socio o proveedor de empresas que optan a proyectos de I+D nacionales o internacionales.

Es uno de los cuatro centros tecnológicos homologados como tal por el Gobierno central en Andalucía y el único en la comunidad acreditado para pasar la ITV a los sistemas de transporte de mercancías perecederas (fundamentalmente, camiones). Hoy factura 3 millones y es, también, el único centro tecnológico que ha abierto una sede fuera de su provincia de origen (en el campus Rabanales 21 de la universidad de Córdoba). Fraile destaca que en Linares no hay paro entre los trabajadores cualificados y pone como ejemplos de caladeros de empleo a CAF Digital Design Solutions (filial de CAF donde trabajan 110 personas que lidera los programas de fabricación 4.0 de la firma vasca) o la francesa Compin (que tiene otros 100 trabajadores y produce asientos y elementos interiores para trenes y autobuses).

Descarga de un buque en el puerto de Sevilla. (APS)
Descarga de un buque en el puerto de Sevilla. (APS)

Junto a ejemplos de desindustrialización que han quedado en la memoria colectiva como este de Santana Motor, o el de Delphi en Cádiz, hay también que prestar atención a los nuevos focos de industrialización. Quizá el más relevante en la actualidad es el puerto de Sevilla, que ante sus limitaciones para crecer en tráfico al ser un puerto marítimo de interior, se ha volcado en sus facetas logística e industrial en el nuevo plan estratégico a 2025. Precisamente la Autoridad Portuaria de Sevilla es patrono de Cetemet e impulsa por su parte un nuevo centro tecnológico especializado en logística.

La llegada de Gonvarri (fabricante de torres eólicas para parques), Ditecsa o Tecade (estas dos últimas, pymes sevillanas especializadas en grandes equipamientos industriales o para obras públicas) ha revitalizado el antiguo polígono de Astilleros (la antigua empresa pública de buques civiles cerrada en 2012). A la zona franca también han llegado los primeros nuevos inquilinos, como la farmacéutica madrileña Vir, que invertirá 60 millones en una nueva fábrica.

Grandes y pequeños ejemplos de personas, o instituciones, que están situando a Andalucía en la vanguardia de las tendencias globales en tecnología, industria o transporte. Calladamente, exitosamente y sin relación alguna con ninguno de los tópicos que ocultan -intencionadamente o no- esta realidad.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios