Los 109 diputados sólo han acudido tres veces a votar

Un Parlamento andaluz al ralentí que cuesta un millón de euros al mes en sueldos

La parálisis del Gobierno de Susana Díaz impide a los diputados ejercer sus funciones, pero no mengua los gastos en nóminas y dietas de sus señorías, que cobran sin acreditar actividad

Foto: El líder del PP andaluz, Juanma Moreno (c), y el portavoz Carlos Rojas (i), junto a los diputados de su grupo, durante la tercera votación para la investidura de Susana Díaz. (Efe)
El líder del PP andaluz, Juanma Moreno (c), y el portavoz Carlos Rojas (i), junto a los diputados de su grupo, durante la tercera votación para la investidura de Susana Díaz. (Efe)

El Parlamento andaluz funciona a ralentí. El bloqueo a la investidura de la socialista Susana Díaz impide a la Cámara autonómica ejercer sus funciones con normalidad. No se celebran plenos, no hay control al Gobierno y todavía no se han constituido las comisiones parlamentarias. El Hospital de las Cinco Llagas es un desierto cualquier día laborable. Los 109 diputados andaluces no han tenido actividad en los dos últimos meses más allá de las tres ocasiones que han sido llamados a votar a la candidata socialista. Se supone, eso dicen, que siguen trabajando en sus circunscripciones electorales, pero esa actividad en sus provincias ni se puede controlar ni es cuantificable. Sin embargo, cobran su sueldo sin recortes. Esta próxima semana esperan su segunda nómina.

En total, 799.925,33 euros mensuales en concepto de asignaciones fijas y variables para cada uno de los cinco grupos parlamentarios –PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida–. A esta cantidad hay que sumar las nóminas de sus señorías, incluyendo los extras de los miembros de la Mesa del Parlamento y los portavoces. Un total de 351.287,22 euros mensuales, según los datos sobre el régimen económico de los diputados ofrecidos por el Parlamento andaluz. Descontando gastos corrientes y nóminas de personal de la Cámara, los partidos políticos y sus diputados reciben un total de 1,15 millones de euros al mes.

La líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. (Efe)
La líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. (Efe)

No es todo. A esta cifra millonaria habría que sumar el devengo semanal en dietas, que no kilometraje, que sí cobran como indemnizaciones. Este cálculo no lo ofrece la Cámara. La diputada de Podemos, Teresa Rodríguez, sugirió que si los diputados trabajan a “medio gas deberían cobrar también a medio gas” y se quejó de la desgana que ve en la Cámara andaluza. Fue solo una reflexión. Podemos no ha promovido ninguna iniciativa formal en este sentido. El resto de partidos políticos consideran que es una apreciación “demagógica”. El socialista Mario Jiménez recuerda que fue precisamente este grupo parlamentario el que más presionó para que la asignación económica a los grupos parlamentarios se decidiera y librara cuanto antes. Para cumplir el acuerdo económico de grupos del Parlamento se aprobó ampliar el presupuesto 268.635,43 euros este año y 352.245,54 euros el próximo. Entonces, nadie se quejó y sí hubo acuerdo unánime.

Informe de 18 folios

La polémica se ha instalado en el Parlamento andaluz con el bloqueo a la investidura de la candidata socialista, Susana Díaz. Los socialistas, el grupo mayoritario, esgrimen que si no hay Gobierno no hay actividad en el Parlamento. Es un arma de presión. Han defendido que no se constituyan las comisiones parlamentarias hasta que no se vote a favor de la socialista. Aseguran que esto sólo conllevaría más gastos, habría que sumar los pluses para los presidentes y portavoces de las comisiones, sin que en realidad estos órganos puedan trabajar a pleno rendimiento. Ante este laberinto, se encargó un informe a los letrados, que a lo largo de 18 folios analiza cuál puede ser el funcionamiento de la Cámara hasta que culmine la investidura. La conclusión es que la actividad está limitada, pero cabe la posibilidad de legislar y controlar al Gobierno en su gestión ordinaria. Anima, además, a constituir las comisiones “sin mayor dilación”. Respecto a los sueldos, deja claro que están blindados pese a la situación de interinidad y lo considera como “la lógica contrapartida a un riguroso sistema de incompatibilidades”.

El hecho de que no se hayan constituido las comisiones parlamentarias ha impedido, por ejemplo, comprobar las declaraciones de bienes e intereses y los currículums de sus señorías y tampoco se han fijado incompatibilidades con otras actividades profesionales de los parlamentarios. Toda esta regulación está en un limbo. Si el futuro Gobierno andaluz cambia de estructura y de consejerías, advierten los letrados, las comisiones parlamentarias se adaptarán y se les modificará sus nombres y competencias. Este es otro de los motivos que alega el PSOE para no constituir estos órganos de trabajo.

Los diputados se ofenden cuando se les pregunta sobre cómo llevan eso de cobrar sin trabajar. Aseguran que sus agendas son frenéticas

Podemos ya ha estrenado el registro del Parlamento en esta décima legislatura con una proposición de ley que exige que las cuentas de las Junta de Andalucía sean transparentes y accesibles a los ciudadanos. Todavía no se sabe si la norma podrá tramitarse. Necesita el visto bueno del Consejo de Gobierno antes de pasar por un pleno y estos no se celebran ni convocan hasta que no haya investidura. El Ejecutivo de Susana Díaz alega que es “paradójico” que la oposición pueda legislar y esa facultad esté restringida para un Gobierno en funciones.

Los diputados se ofenden cuando se les pregunta sobre cómo llevan eso de cobrar sin trabajar. Aseguran que sus agendas son frenéticas. Ninguno la hace pública. Efectivamente, el ritmo de sus señorías ha sido muy alto estas semanas pero no por la actividad parlamentaria, sino por la campaña electoral. Los funcionarios del Parlamento asisten divididos a la polémica. Algunos aseguran que tampoco hay tanta diferencia de actividad entre los diputados ahora y cuando están a pleno rendimiento. Otros entienden que es una situación reglada y prevista en el Estatuto de Autonomía que no podrá alargarse por más de dos meses. La polémica es volátil. Todos los partidos dan por hecho que tras las elecciones de ayer la investidura de Susana Díaz no se hará esperar más de 15 días. Mientras tanto, sus 109 señorías cobran, al igual que han percibido sus dietas por gastos en función del lugar de residencia se desplacen o no a la Cámara e incluso en sus meses de vacaciones.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda