GOBERNADA POR EL PSOE TRAS 30 AÑOS DE PCE E IU

Badolatosa, la Rusia chica de Izquierda Unida que enamoró a Herri Batasuna

El municipio sevillano de Badolatosa siempre ha sido de izquierdas. En un pasado no tan lejano era punto de referencia para simpatizantes de Herri Batasuna. Hoy, IU trata de reconquistar el pueblo

Foto: Manuel Robles, candidato a la alcaldía de IU. (Foto: Toñi Guerrero)
Manuel Robles, candidato a la alcaldía de IU. (Foto: Toñi Guerrero)

Jon Idígoras llegó a Badolatosa como si fuera un héroe. Los GAL habían asesinado a Santiago Brouard, médico vasco, referencia de Herri Batasuna. Aquel homenaje de mayo de 1985 fue apología del mundo abertzale. Ocho apellidos vascos sin humor. Otra vez el País Vasco y Andalucía unidos por la sangre. El municipio sevillano de Badolatosa, la Rusia chica del sur, ahora gobernada por el PSOE tras 30 años ininterrumpidos de victorias del PCE e Izquierda Unida, intenta olvidar este oscuro episodio del pasado.

La explosión pro HB llegó a tal punto que el alcalde Jerónimo Rodas puso el nombre de Santiago Brouard a una barriada denominada ahora Ernesto Che Guevara. Allí vive Manuel Robles, de 27 años, candidato a la Alcaldía de IU. “Podemos no tiene mucha fuerza. Aquí son todos de izquierda. Y los del PSOE no son ni siquiera del PSOE”, relata Manuel, delante de un cuadro de Dolores Ibarruri, la Pasionaria, en la sede de IU y Comisiones Obreras.

Manuel y sus otros compañeros de la coalición de izquierdas organizan las papeletas verdes de votos para las autonómicas de mañana. Las van a entregar en cada buzón y algunas en mano. También preguntan cuánta gente vive en cada casa. “A los convencidos no vamos, sólo a los indecisos”, aclara el alcaldable, de profesión electricista, y ahora en paro, antes de salir del local de la calle Lenin, situado justo al lado de la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro y de un azulejo que recuerda al pueblo como epicentro de la ruta del bandolero El Tempranillo, enclavado en la misma comarca que Marinaleda, el municipio cuna del PER regido por Sánchez Gordillo.

(Foto: Agustín Rivera)
(Foto: Agustín Rivera)

Badolatosa, de 3.400 habitantes, que incluye la pedanía de Corcoya, cuenta con la vía principal, que es la avenida de Cuba, antigua calle Gonzálvez, que era el rico del pueblo, “el que mandaba de verdad”, como cuenta un vecino; también cuenta con calles que delatan sus inequívocos símbolos de izquierdas que sustituyeron a los franquistas. La calle Primero de mayo antes se llamaba Queipo de Llano. “Hemos sido más de izquierdas que Marinaleda. Antes se movilizaba el pueblo entero, pero a principios de la década de los noventa hubo una crisis muy gorda en IU y Badolatosa se dividió”, admite Iván Pineda Tenor, de 27 años, que se presenta “como teniente de alcalde” en las listas de Izquierda Unida.

¿Cómo se fraguó esa crisis? El origen se remonta a poco antes del aterrizaje masivo de miembros de HB para el homenaje a Brouard. Se creó el Frente Leninista Revolucionario de Andalucía, una secuela independiente del Partido Comunista de España (PCE). Juan Antonio Romero, que fue diputado en la primera legislatura del Parlamento andaluz, responsable de Comisiones Obreras del Campo y que también dirigió el municipio entre 1987 y 1991, creó el Partido Comunista de los Pueblos de España. “Perdió el norte”, señala Pedro León, de 50 años, coordinador local de IU que ha impulsado un Plan Renove total en la lista para las municipales que incluye a su hija Emma, de 18 años. El 80% son jóvenes. León encabezó a principios de noventa la candidatura del Partido Independiente que nació del seno de IU. Años más tarde, volvieron a la coalición.

Una lista nueva

Envejecieron los responsables de IU en Badolatosa y el voto se refugió en el PSOE, que ganó las elecciones de 2007 y 2011. Hace ocho años hubo empate en cinco concejales que se resolvió con un pacto de los socialistas con el Partido Andalucista. En los comicios de 2011 el PSOE aventajó a IU en tres concejales. “Necesitábamos gente joven, con otra mentalidad, que se llevara bien con la gente del pueblo y sin pasado político”, explica León. “Hoy en día la izquierda que hay es formal, más moderada”, señala un militante.  

(Foto: Toñi Guerrero)
(Foto: Toñi Guerrero)

Y tanto que es más moderada… La hija de Antonio Pineda, exsecretario de Organizacíon de Comisiones Obreras del Campo, recuerda cómo la Guardia Civil detuvo a su padre por participar en unas movilizaciones agrarias. Le llevaron a Estepa. Allí pasó la noche y al día siguiente le soltaron a la calle. Badolatosa era un paisaje de olivos en llamas. Hubo hasta un toque de queda. Aquello parecía Novecento. Para que no quede ninguna duda: el cartel de la película de Bertolucci preside esta sala que tiene la ventana medio abierta, mientras empieza a llover en el último día del invierno.

“La Guardia Civil era represora. No queríamos Guardia Civil ni en la sopa”, remarca León. Y explica cómo Romero, (“era como dios”, subraya) aglutinó desde Badolatosa el movimiento obrero y la marcha por la reforma agraria que recorrió durante meses toda Andalucía. “Era buen político y con una oratoria que no tenía nada que envidiar a Julio Anguita”. Lo dice estando muy fresco el mitin del pasado miércoles del ex coordinador general de IU en Málaga. El líder local da por hecho que Podemos e IU gobernarán juntos en Andalucía, al mismo tiempo que da un palo a la formación de Pablo Iglesias.

Barriada Che Guevara, antes denominada Santiago Brouard. (Foto: Agustín Rivera)
Barriada Che Guevara, antes denominada Santiago Brouard. (Foto: Agustín Rivera)

Maxi, de 21 años; Lidia, con 24; Silvia (enfermera), también de 24 años y Emma, de 18 años, junto al alcaldable Manuel forman el comando antiindecisos. Salen de la calle Lenin y se ven varios carteles reivindicativos: “Badolatosa y Corcoya, por un equipo médico 24 horas ¡Ya!”. En la misma Lenin, apenas a 50 metros de la sede de IU y Comisiones Obreras, la señal de Stop convive con un azulejo de la patrona y la XIII estación de Penitencia: “Jesús muerto en los brazos de su Madre”.

María ya ha cumplido 81 años. Cinco hijos y 20 nietos y más de 15 bisnietos. “Hay que votar al que lucha y con eso tengo bastante. ¿Y uno qué hace con 400 euros?”, lamenta la vecina que siempre ha votado “hierro”. Hierro es el salvoconducto que los afiliados del PCE tenían con los mayores para convencerles del voto al partido de la hoz y el martillo. María habla detrás de la reja de su casa. Su marido se levanta del sofá para ver con quién conversa esta súperbisabuela “de hierro”.

Badolatosa


Barriadas Che Guevara y Olof Palme

Antonio, de 28 años, sale a pasear en chándal por los alrededores de su piso de la barriada Che Guevara. Esta barriada, compuesta por modestos bloques de cuatro plantas, donde vive gente trabajadora, la mayoría en paro que trabajaban en la provincia de Málaga en el sector de la construcción, era la que se llamaba Santiago Brouard en honor al dirigente de Herri Batasuna. “Yo no entiendo de política”, responde muy rápido. Lo de Brouard lo quitaron hace más de una década. El municipio cambió la amistad abertzale por la del ideólogo de la Revolución cubana. Algunos vecinos, que no desvelan su nombre, se avergüenzan de los guiños a los batasunos de los ochenta. “Durante un tiempo vinieron todos los veranos jóvenes del País Vasco. Éramos muy revolucionarios”, rememora León.

La barriada vecina, en dirección al Centro del pueblo, se llama Olof Palme. El recuerdo al primer ministro sueco asesinado en 1986. Otro guiño político de Badolatosa, situado apenas a un kilómetro de Jauja, ya en la provincia de Córdoba. A las 17.05 horas, un autobús con 50 personas que está aparcado al lado del moderno centro de salud se marcha a Sevilla, al mitin final de campaña de Antonio Maíllo, donde se ondea la misma bandera republicana que en esta pequeña Rusia sevillana.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda