el vídeo lleva más de 88.000 visualizaciones

Andalucía en 2018, según Vox: dos millones de musulmanes y periodistas con velo

Se presentan como “la derecha”, centran sus ataques contra Podemos, fueron apedreados en un mitin y llevan como candidato a un ex juez que se siente víctima del “yihadismo de género”

¿Quieren viajar a la Andalucía de 2018? Pueden hacerlo de la mano de Vox. Un vídeo electoral le traslada al 19 de marzo de ese año, un “día histórico”, el día de la firma de la expropiación de la Mezquita de Córdoba gracias a un acuerdo del Gobierno andaluz “de PSOE y Podemos” con la comunidad islámica. “La presidenta” de la Junta se dispone a firmar el acuerdo de cesión al culto islámico, en presencia “del presidente Iglesias” y altos mandatarios de 20 países árabes. Una reportera con velo informa desde el lugar de la noticia. Hay una delegación de Irán que negocia la expropiación de la Giralda de Sevilla y el anuncio de que más de dos millones de musulmanes se vienen a vivir a Andalucía. “¿Quieres un futuro así? Todavía puede cambiarlo. Vox, la derecha”.

El polémico vídeo lleva más de 120.000 visualizaciones y está teniendo mucho impacto. Fue concebido para denunciar que Podemos lleva en su programa electoral la promesa de devolver la titularidad pública a los bienes que se ha inscrito la Iglesia, como la Giralda de Sevilla o la Mezquita de Córdoba. Nadie ha hablado, de momento, del cambio de culto religioso. Desde el departamento de prensa de Vox en Andalucía sostienen que es una forma de expresar “el temor creciente” por las propuestas “surrealistas” de Podemos. “Detrás de Podemos está la financiación de Irán, hay una vinculación de Pablo Iglesias con Hispan TV, la televisión iraní y tenemos que denunciarlo”, aseguran. ¿Tienen pruebas? “Todo el mundo lo sabe”, replican. “Es contundente pero no nos metemos ni con el profeta ni con la religión. Claro que no hablamos ni de la catedral de Burgos ni de la Almudena, sino de lugares que estuvieron hace mucho tiempo dedicados al culto islámico”, incide Eusebio Pérez, responsable de comunicación de Vox en Andalucía.

Santiago Abascal, líder nacional de Vox en una imagen de archivo (EFE)
Santiago Abascal, líder nacional de Vox en una imagen de archivo (EFE)

 

Vox, con su líder nacional, Santiago Abascal, haciendo campaña en Andalucía junto a su candidato Francisco Serrano, aspira “poner una pica en Flandes” y tener un diputado en el Parlamento por Sevilla. Las encuestas no dicen eso pero ellos se muestran convencidos. Nada en el partido se aleja de la polémica. El pasado sábado, mientras daban un mitin al aire libre en el barrio de Triana, fueron apedreados desde las azoteas de dos edificios. Las pedradas alcanzaron a dos personas mayores. La Policía, que llegó inmediatamente, según el relato de Vox, estuvo a punto de detener a dos de los agresores, pero se pudieron escapar. Se ha puesto denuncia aunque es muy difícil, admiten, identificar a los autores. Se quejan de que solo Ciudadanos y UpyD han condenado lo ocurrido. Los asistentes, entre ellos familias con niños, permanecieron en el acto, en el que intervenían el dirigente nacional de Vox y los candidatos andaluces Serrano y Diego Romero.

“Para que triunfe el mal, solo es necesario que los buenos no hagan nada”. Con esta frase de Martin Luther King explica el ex juez Serrano, candidato de Vox en Andalucía, su decisión de entrar en política a pocos días de la convocatoria electoral del 22 de marzo. Serrano es un gran conocido en los medios de comunicación de Andalucía. Fue apartado de la carrera judicial por el Consejo General del Poder Judicial tras ser condenado por el Tribunal Supremo a diez años de inhabilitación. Le atribuyeron un delito de prevaricación dolosa al modificar el régimen de visitas de un menor para que pudiera salir de nazareno en la Semana Santa de Sevilla. La madre del niño, que entonces tenía 10 años, denunció al juez y a su ex marido de haberse hecho con el caso tras una maniobra urdida con el abogado del padre.

Fue todo un folletín en los juzgados sevillanos. Serrano era ya famoso por sus polémicas con la violencia de género y la custodia compartida como telón de fondo. En 2009 un total de 22 organizaciones de mujeres pidieron al gobierno de los jueces que le abriera expediente por considerar que actuaba “como altavoz” de los maltratadores. Serrano hablaba de la “dictadura”, del “feminismo radical” y denunciaba que “miles de hombres” fueran detenidos con denuncias falsas. Todavía hoy espera que el Tribunal Constitucional, al que ha recurrido su inhabilitación, repare esta “ofensa de la justicia”. Se siente una víctima “del yihadismo de género”, lo repite varias veces, y denuncia que fue condenado por su “pensamiento”. Tiene un libro, La dictadura de género, y el digital Religión en libertad lo presenta como “del Camino Neocatecumenal”.

 

Imagen de archivo de la Mezquita de Córdoba (EFE)
Imagen de archivo de la Mezquita de Córdoba (EFE)

Vox realiza su campaña en Andalucía mediante donaciones de particulares. Cuenta con un céntrico local, en una de las millas de oro comerciales de Sevilla, cedido por un simpatizante anónimo. Tienen unos 4.500 afiliados en España, unos 1.500 en Andalucía, donde durante la campaña ha crecido, dicen, de forma importante el número de simpatizantes. En estos días de campaña han viajado a Marinaleda, el ayuntamiento del líder de  la CUT Juan Manuel Sánchez Gordillo, para exigir que ondee la bandera de España. En ese municipio las pasadas elecciones municipales recibieron tres votos, según informó la propia formación. Han ganado visibilidad con el apoyo del torero Francisco Rivera Ordóñez, que clausuró un acto del partido en Sevilla en defensa de la custodia compartida.

En el programa electoral de Vox, en blanco y verde, proponen un ahorro de “6.000 millones de euros” con la devolución de las competencias de las autonomías al Estado. También reclaman “la suspensión de la autonomía en Cataluña”. Proponen la supresión de impuestos y la “inhabilitación vitalicia” de los cargos públicos condenados por corrupción. Defienden “el derecho a la vida” en contra del aborto y ayudas a las familias y por natalidad. También abogan por la “prisión permanente no revisable para terroristas, criminales sexuales y pederastas”.

Cuando se le pregunta a Serrano por la ubicación ideológica de Vox como un partido de extrema derecha él asegura que son de “extrema necesidad”. El candidato andaluz habla de la “ruina moral” de la sociedad, cree que en el centro y la izquierda son “el camarote de los hermanos Marx”, mientras que ellos son el “único partido de derechas”. “El Partido Popular también se ha pasado al relativismo moral por cuestiones partidistas y electorales”, sostiene el ex juez. ¿Qué futuro puede tener en Andalucía, tradicionalmente de centro izquierda, un partido como Vox? “Las últimas elecciones las ganó la derecha y ahora el PP ha abdicado. Nuestros planteamientos son legítimos”, defiende el candidato.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios