la candidata de podemos no acudirá al debate a siete

Susana Díaz entra en el cuerpo a cuerpo y acusa a Podemos de esconder sus propuestas

Moreno Bonilla lleva a la Fiscalía la filtración de datos sobre la escolarización de sus hijos

Foto: Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía en una imagen de archivo (EFE)
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía en una imagen de archivo (EFE)

Susana Díaz ha entrado en el cuerpo a cuerpo con Podemos, el partido al que los socialistas pasan de ignorar y mirar el rabillo del ojo a atacar con dureza porque saben que por ese lado pierden votos. Hoy ha tocado enfrentarse a la candidata del partido de Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez. Díaz le ha reprochado que eluda esta noche acudir al debate a siete programado en Canal Sur, aunque ella misma tampoco irá. De primeros espadas solo acudirán Antonio Maíllo (IU), Martín de la Herrán (UPyD), Juan Marín (Ciudadanos) y Antonio Jesús Ruiz (Partido Andalucista). PSOE, PP y Podemos mandan a secundarios. En el caso de este último partido, que tenía una oportunidad de aparecer en un debate general en la RTVA, enviará al número dos de la lista por Cádiz. Maíllo, que sí acudirá de nuevo al plató de Canal Sur, criticó la "falta de respeto" de los dirigentes absentistas y recordó que "dejar la silla vacía, como hizo (Javier) Arenas" es castigado por los ciudadanos.

La socialista, que se ha paseado entre besos y abrazos por la localidad sevillana de La Algaba, ha acusado a Podemos de no querer dar la cara y de no querer dar a conocer sus propuestas. Se ha referido a un abanico de temas sobre los que, a su juicio, el partido de Iglesias se esconde. La igualdad, por su silencio con la ley del aborto, la dependencia, por su propuesta de eliminar a los cuidadores familiares, o el PER, un subsidio que ella ha defendido con énfasis. Los socialistas saben que entre los indecisos, según el sondeo del CIS, un puñado se debate entre votar al PSOE y a Podemos y en esa guerra entró Díaz. Se ha desmarcado también de la propuesta de retirar la ficha bancaria a las entidades condenadas por blanqueo de capitales. Algo que no figura en el programa electoral pero que la formación de Iglesias barajó como propuesta. La presidenta de la Junta aseguró que ni Tsipras "se ha atrevido a eso" y propuso sancionar a los directivos o responsables "pero no a toda una entidad".

Teresa Rodríguez, candidata de Podemos a la Junta de Andalucía (EFE)
Teresa Rodríguez, candidata de Podemos a la Junta de Andalucía (EFE)

 

El otro gran asunto de la jornada ha sido el anuncio del candidato del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla, de que acudirá a la Fiscalía de Menores para denunciar que la Consejería de Educación haya supuestamente filtrado datos sobre la escolarización de sus hijos. "Él sabrá lo que tiene que hacer, es su vida privada", se limitó a replicarle Díaz. La campaña se comenzó a embarrar ayer lunes cuando el líder del PP denunció que se hubiera utilizado a sus hijos, a los que lleva a un colegio privado, como arma política.

Susana Díaz no ganó el debate de la noche del lunes en Canal Sur. Eso es al menos lo que dicen la mayoría de los medios de comunicación. Estuvo rígida y tensa y se atoró en el capítulo de la corrupción, con el caso ERE, el fraude de la formación y los ex presidentes imputados en el Supremo. Manuel Chaves y José Antonio Griñán, en el punto de mira. Sin embargo, la socialista se muestra satisfecha. En su equipo las opiniones son diversas, todos tienen argumentos para decir que salió bien de un trance complicado aunque las valoraciones están mucho más cerca del aprobado o suficiente que de cualquier otra nota más exitosa.

La candidata socialista ha vuelto hoy a la calle, con la provincia de Sevilla, su área de mayor influencia política, como clave del día. Cuatro pueblos y mucho paseo por la calle. Declaraciones bajo el rótulo de un "Zapatero", con broma, es el único líder nacional que de momento se ha colado en la campaña a la espera de que el viernes llegue por vez primera Pedro Sánchez. Entró en una casa donde elaboraban dulces de cuaresma, pestiños y rosquillas, que daban a olor toda la calle. Se coló hasta la cocina, era la casa de una compañera de carrera. Así recorre Andalucía, rodeada de cámaras y de dulces halagos.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda