Es noticia
Menú
Susana Díaz no quiere depender de nadie
  1. Elecciones Andalucía
ACTO DE INICIO DE CAMPAÑA

Susana Díaz no quiere depender de nadie

La candidata socialista pelea por ampliar una mayoría que le permita formar Gobierno sin pactos y se dirige directamente a Mariano Rajoy como su adversario político en las andaluzas

Foto: Susana Díaz, durante el acto de apertura de campaña de las elecciones andaluzas celebrado ayer por la noche en Andalucía. EFE
Susana Díaz, durante el acto de apertura de campaña de las elecciones andaluzas celebrado ayer por la noche en Andalucía. EFE

Susana Díaz no quiere depender de nadie y para eso, según las encuestas, tiene que convencer a muchos más andaluces para que la voten el próximo 22 de marzo. "Yo no me conformo con ganar, quiero ganar bien, con una mayoría amplia", entonó en el acto de inicio de su campaña. El PSOE parte en esta carrera electoral como la fuerza más votada, según las encuestas, pero sin mayoría suficiente ni posibilidad de formar un gobierno estable. Necesitaría pactos con el Partido Popular o con Podemos. Cualquiera de las dos fotografías, la gran coalición o el apretón de manos con Pablo Iglesias, puede condenar a los socialistas en España. Pedro Sánchez, si gana las primarias y es candidato, tiene generales a final de año.

La presidenta de la Junta no quiere oír hablar de pactos, los descarta por activa y por pasiva y sale a buscar su mayoría. Con ese objetivo recorrerá Andalucía durante las próximas dos semanas. Entró en el Teatro Cervantes de Almería, el lugar escogido para arrancar la campaña, pasadas las ocho de la tarde, mucho antes de la medianoche marcada como hora oficial para dar el pistoletazo de salida hacia el 22 de marzo.

Sonriente, vaqueros, chaqueta roja, alargó el paseíllo que tanto le gusta hacer entre el público, al grito de "guapa", "presidenta" y "eres la mejor de España". Besos y más besos. La bulla de sus actos es ya una seña de identidad. El escenario esta vez era más pequeño de lo habitual, 500 personas de aforo. No importa porque todo está siempre organizado para que llegue casi en volandas.

Escogió Almería, el lugar más difícil, el que entregó aJavier Arenas, sevillano pero candidato del PP por esta provincia, el 51% de los votos en los últimos comicios. Un fortín del PP desde 2004. Una provincia que ha sabido reinventar su agricultura, donde los datos socioeconómicos son algo mejores que la media andaluza, y quese le resiste al PSOE desde hace mucho. "Quiero que podáis decir que la gran victoria para los socialistas comenzó aquí, en Almería", ha proclamado Díaz.

Se acordó de las diferencias entre la campaña de 2012 y ésta. Entonces, todos los sondeos daban mayoría absoluta al PP, el expresidente José Antonio Griñán caminaba solo en pequeños actos, sin sostén ni apoyo ni siquiera de Ferraz. Los socialistas trataban de encajar la derrota después de tres décadas de hegemonía del PSOE y sin alternancia en la comunidad.

"Voy a ser la primera mujer que va a ganar las elecciones en Andalucía. Quiero mirar a los ojos a mi hijo y decirle que le hemos dejado una Andalucía mejor". A Díaz no se le nota apenas que está embarazada pero se refirió a ello. Estrenará maternidad en julio. No se sabe si la dirigente andaluza va a lograr mejorar esa victoria con matices que le arrogan las encuestas. "La gente quiere otra cosa y nosotros estamos en condiciones de serlo", sostuvo.

Queda por ver cuánto daño le hace Podemos al PSOE, si Susana Díaz, que ha planificado una campaña en primera persona y con su marca personal por encima de las siglas socialistas, logra convencer de su imagen de un tiempo nuevo pese a los 33 años de gobierno socialista. También está por ver cuánto daño hace la corrupción, a la que en su mitin no dedicó ni media palabra.

"Yo no me conformo con ganar", avisó casi a gritos. Su prioridad, según declaró, será el empleo en una comunidad con un millón de parados. "En el pecho, en el alma, en el corazón", dijo, lleva a los jóvenes andaluces que han tenido que emigrar porque no tienen una oportunidad en su tierra. Guiños a las clases medias "empobrecidas", con promesa de bajada de impuestos, y a los profesionales de la sanidad y la educación que han asumido el desgaste por la crisis. La dependencia, que subirá un 10% si gana. Y en su discurso un solo adversario político: Mariano Rajoy.

Susana Díaz no quiere depender de nadie y para eso, según las encuestas, tiene que convencer a muchos más andaluces para que la voten el próximo 22 de marzo. "Yo no me conformo con ganar, quiero ganar bien, con una mayoría amplia", entonó en el acto de inicio de su campaña. El PSOE parte en esta carrera electoral como la fuerza más votada, según las encuestas, pero sin mayoría suficiente ni posibilidad de formar un gobierno estable. Necesitaría pactos con el Partido Popular o con Podemos. Cualquiera de las dos fotografías, la gran coalición o el apretón de manos con Pablo Iglesias, puede condenar a los socialistas en España. Pedro Sánchez, si gana las primarias y es candidato, tiene generales a final de año.

Susana Díaz
El redactor recomienda