Es noticia
Menú
Susana Díaz se sube al carro de la recuperación económica y las rebajas fiscales
  1. Elecciones Andalucía
presenta el programa electoral

Susana Díaz se sube al carro de la recuperación económica y las rebajas fiscales

El programa del PSOE cambia el rumbo de la política tributaria en la Junta con propuestas de reformas de impuestos a favor de las clases medias y propone crear una oficina antifraude

Foto: La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)
La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)

Un total de 580 medidas de gobierno componen el programa electoral con el que el Partido Socialista se presenta a las elecciones andaluzas del próximo 22 de marzo. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha presentado un documento en el que han contado con la colaboración de unos 400 colectivos sociales y que se apunta a la teoría de la recuperación económica y las rebajas fiscales que ya ha emprendido el Gobierno de Mariano Rajoy. El PSOE hace suya una reivindicación política del PP andaluz e incluye rebajas en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y en el tramo autonómico del IRPF, con el compromiso de “devolver el dinero al bolsillo de los ciudadanos”. Durante toda la legislatura, los socialistas han rechazado la rebaja de impuestos y también la creación de nuevas figuras impositivas de corte medioambiental, como reclamaban los exsocios de gobierno de Izquierda Unida.

En una comunidad con una tasa de paro del 34% y sin que se haya logrado cumplir el objetivo de bajar del millón de parados, Susana Díaz ha reivindicado que en los próximos meses “Andalucía creará empleo por encima de la media española” y ha admitido los síntomas de recuperación económica. Los mayores guiños del programa electoral se realizan a las clases medias vía reforma fiscal. En este apartado se incluyen un total de veinte medidas. Los socialistas se comprometen a una rebaja de entre 2 y 3,5 puntos en el tramo autonómico del IRPF para las clases medias y trabajadores. Pero la medida se supedita a que el Gobierno salde “la deuda de 1.235 millones de euros” por la que litiga la Junta en los tribunales y que se refiere a las discrepancias en la liquidación de la financiación autonómica. Es decir, uno de los anuncios estrella se vincula a una decisión del Gobierno de España para el que, hasta hoy, no ha existido acuerdo.

El PSOE se compromete además a reducir la carga impositiva del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En Andalucía pagan todos aquellos que reciban una herencia por encima de los 175.000 euros con el tipo más elevado de España. Esta realidad ha obligado a unos 5.400 andaluces, según datos oficiales del Consejo General del Notariado, a renunciar a sus herencias en 2014 por no poder liquidar sus impuestos al recibir los bienes. También se ha alertado de una fuga de grandes patrimonios a otras comunidades para evitar la alta presión fiscal andaluza.

La reforma del PSOE mantendrá la bonificación para herencias por debajo de 175.000 euros y, como novedad, para el resto dejará exento el primer tramo de 100.000 euros. Tampoco tributarán los hijos menores de 21 años. Se incentivará también este impuesto y el de Patrimonio para donaciones entre parientes directos que vayan destinadas a la creación o ampliación de empresas. El Partido Popular tiene como una de sus principales ofertas electorales en Andalucía la eliminación progresiva en cuatro años del impuesto de sucesiones, con una rebaja anual del 15%, 50%, 75% y 24%, reduciendo finalmente al 1% el gravamen, como ocurre en Madrid.

Otra de las grandes propuestas es la creación de una Oficina de Prevención del Fraude y la Corrupción en Andalucía, “para prevenir las malas prácticas”, según reza en el programa. Los socialistas no han aclarado de quién dependería este nuevo órgano o si tiene algo que ver la oficina antifraude que tiene la Agencia Tributaria, en la que se sienta un cuerpo de élite de los inspectores del Estado. Susana Díaz lanzaba esta medida el mismo día que la Policía Nacional ponía en marcha otra gran redada por el fraude de los cursos de formación y mientras que el caso de los ERE sigue marcando la actualidad andaluza. El resto del paquete de transparencia ya figuró en los compromisos de investidura de Díaz sin que hayan visto la luz.

En cuanto a las políticas sociales, el PSOE recoge en su programa contrarreformas a las decisiones adoptadas por el Gobierno de Rajoy en materia de educación, sanidad o dependencia. Se permitirá el fraccionamiento del pago en diez mensualidades de las matrículas universitarias, una propuesta que ya tienen sobre la mesa los rectores andaluces. Se contratarán profesores para dar clases particulares a los niños andaluces, ampliando el horario escolar hasta las seis de la tarde en las aulas públicas. Se blindará el gasto en dependencia.

El programa incluye también guiños al sector agroalimentario y a los autónomos, con desarrollo de programas específicos de apoyo económico e incentivos a estos sectores económicos. Se asumen además proyectos de Izquierda Unida que quedaron en el cajón con el adelanto electoral, como la ley de memoria histórica o la banca pública, que retoman como Entidad Pública de Crédito de Andalucía.

Contra los desahucios, el programa electoral del PSOE propone agilizar un registro viviendas vacías y la “adquisición del derecho de uso de viviendas no habitadas” en manos de entidades financieras, sin especificar en qué consistirá esa medida frente a los bancos. Se recupera la aprobación de una renta básica, que integrará y mejorará todas las ayudas existentes desde 1991 en Andalucía a favor de las familias en exclusión social. El programa no contiene compromisos concretos en materia de creación de empleo ni memoria económica para este medio millar de medidas de gobierno.

Un total de 580 medidas de gobierno componen el programa electoral con el que el Partido Socialista se presenta a las elecciones andaluzas del próximo 22 de marzo. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha presentado un documento en el que han contado con la colaboración de unos 400 colectivos sociales y que se apunta a la teoría de la recuperación económica y las rebajas fiscales que ya ha emprendido el Gobierno de Mariano Rajoy. El PSOE hace suya una reivindicación política del PP andaluz e incluye rebajas en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y en el tramo autonómico del IRPF, con el compromiso de “devolver el dinero al bolsillo de los ciudadanos”. Durante toda la legislatura, los socialistas han rechazado la rebaja de impuestos y también la creación de nuevas figuras impositivas de corte medioambiental, como reclamaban los exsocios de gobierno de Izquierda Unida.

Susana Díaz Recuperación económica Reforma fiscal
El redactor recomienda