guerra entre la estatal y canal sur

Susana Díaz intenta escaparse de la 'trampa' de RTVE: un cara a cara con Moreno Bonilla

La programación de debates en RTVE y Canal Sur ha dejado al descubierto el intento de manipular los medios públicos: la andaluza se niega a un debate a dos y la estatal ya lo ha programado

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante su visita a una fábrica de calzado. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante su visita a una fábrica de calzado. (EFE)

Primer asalto en vísperas de la campaña andaluza, y los partidos lo libran con los medios de comunicación públicos como ring. La programación de debates en Radio Televisión Española y Canal Sur ha dejado al descubierto el intento de injerencias políticas en los medios públicos y caldea la previa de la campaña. La cadena andaluza se ha negado a programar un debate a dos entre Susana Díaz y Juan Manuel Moreno Bonilla, a pesar de que sí se incluía esta propuesta en los planes de 2008 y 2012. Por su parte, Televisión Española se ha apresurado a programar un cara a cara entre ambos líderes a pesar de que nunca hasta ahora ese formato había estado presente en una campaña autonómica.

Susana Díaz quiere evitar el tú a tú con el líder del PP-A como parte de su estrategia de comunicación. En su equipo alegan que el debate a dos forma parte de “un bipartidismo trasnochado” y admiten que la presidenta andaluza juega a ningunear al líder de la oposición y hacer la oposición directamente a Mariano Rajoy. En el fondo, desde su equipo admiten que no estarían cómodos en TVE y dudan de su imparcialidad. Por su parte, Moreno Bonilla lleva casi desde el minuto uno en el que se anunció el adelanto electoral pidiendo un cara a cara con la socialista y ya ha arremetido públicamente contra Canal Sur. El líder del PP-A, que cumple un año en el cargo, aterrizó en Andalucía sin escaño en el Parlamento, por lo que hasta ahora ha sido imposible verlo debatir con la presidenta de la Junta. Cada uno libra su batalla mediática y los medios públicos casan sus propuestas con los deseos de quien tiene el mando político en cada consejo de administración.

La presidenta de la Junta se limita, de momento, a asegurar que acudirá a todos los debates y no dejará “sillas vacías”, como sí que hizo el líder del PP-A, Javier Arenas, en las últimas elecciones autonómicas. Los populares optaron por plantar a Canal Sur por considerar que no era un territorio “neutral” en lo que hoy se admite abiertamente en las filas del partido como uno de los errores garrafales de la pasada campaña. Los socialistas, de momento, no responden a la oferta de TVE. Aseguran que “el PSOE no tiene ningún plan de cobertura, por tanto no se puede pronunciar hasta que no lo tenga”. La cadena nacional propone un cara a cara el 9 de marzo, en la primera semana de campaña electoral, y un debate a tres el lunes 16 de marzo. El PP ha aceptado la propuesta. Desde IU aseguran que son “completamente contrarios al cara a cara” y se reservan la posibilidad de impugnar el plan de cobertura.

El líder del PP-A, Juan Manuel Moreno. (Reuters)
El líder del PP-A, Juan Manuel Moreno. (Reuters)

Fuentes de la dirección de TVE en Andalucía aseguran que las propuestas se han hecho desde la jefatura de Madrid y señalan que ya el pasado 12 de febrero los responsables de comunicación de cada partido tuvieron conocimiento verbal de la oferta de debates y entrevistas, que después fue formalizada en un correo electrónico y postal. Tanto PP como IU ratifican esa versión, mientras que los socialistas insisten en que se pronunciarán cuando conozcan el plan por los cauces oficiales. El ambiente se crispó aún más cuando la Junta Electoral de Andalucía lanzó ayer una primera advertencia a la cadena nacional recordando “la obligación de pluralismo y neutralidad”, aunque no se ha tomado ninguna medida tras una queja de los socialistas.

Canal Sur tiene previsto celebrar hoy una reunión de su consejo de administración para ratificar su planificación de cobertura en campaña electoral. Prevén un debate de los líderes de PSOE, PP e IU y distintos debates sectoriales, en los que sí darán asiento a Podemos, Ciudadanos, UpyD y Partido Andalucista, sin representación parlamentaria. Estos partidos también han mostrado su desacuerdo por ser excluidos de los hitos informativos principales en campaña, aunque la RTVA se ampara en la ley electoral para argumentar esta cobertura.

Díaz logra no poner cara al fraude de la formación

Todavía no se sabe si Susana Díaz logrará evitar el cara a cara con Moreno Bonilla, pero lo que sí ha logrado es evitar poner la cara al fraude de la formación en la cuenta atrás de las elecciones. Y ello a pesar de que PP e IU han forzado una reunión extraordinaria en el Parlamento andaluz, disuelto y de guardia por las elecciones, y exigen la comparecencia de la presidenta de la Junta después de las últimas informaciones sobre este escándalo y las 90 órdenes de detención de la Policía Nacional en la operación Edu Costa. Los servicios jurídicos de la Cámara elaboran un informe que deja claro que los partidos no tienen potestad para obligar a la presidenta a comparecer. Lo hará en su lugar el consejero de Educación, Luciano Alonso, que mensualmente desde que estalló el escándalo ha dado los datos de la investigación interna abierta en la Junta y que revisa los expedientes de subvenciones desde 2007.

Susana Díaz recibe al líder del PP-A. (EFE)
Susana Díaz recibe al líder del PP-A. (EFE)

La Junta reclama, de momento, 20 millones de euros supuestamente defraudados. Hasta ahora, los datos han sido puramente estadísticos y el Gobierno andaluz ha eludido dar una versión de qué ocurrió con los fondos de formación o qué controles fallaron durante los años bajo lupa judicial. El consejero de Educación dijo días atrás que no iba a seguir dando datos para “no interferir” en campaña, pero una orden de la presidenta de la Junta lo ha obligado a comparecer. Hasta ahora, Susana Díaz ha evitado el trago de poner rostro a este supuesto fraude.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda