A SUS 65 AÑOS, LE HA TOCADO “LA LOTERÍA”

Periodista, comunista e ''insolvente'': Félix Gil, 'número 1' de Podemos en Málaga

Representa un perfil de empresario a tiempo parcial, bien diferente a la de otros camaradas como José Antonio Vargas, de Izquierda Anticapitalista y secretario general en la provincia

Foto: El candidato de Podemos Félix Gil. (Foto: A. Rivera)
El candidato de Podemos Félix Gil. (Foto: A. Rivera)
Plaza de Montaño. Frente al recién estrenado local (no lo llaman sede) de Podemos en Málaga, hay un burger de esos caseros sin M mayúscula, que lo mismo sirven una con queso que un kebah. En una mesa del fondo, Félix Gil pide una tónica mientras intenta enviar, sin éxito, una foto por WhatsApp con su móvil Samsung. Gil, añada del 49, es periodista jubilado de Televisión Española. Estuvo afiliado al Partido Comunista y a Comisiones Obreras –desde el Franquismo, incluso con reuniones en París con Santiago Carrillo, esos tiempos de Teodulfo Lagunero– y ahora es el número uno de las listas de Podemos en Málaga a las elecciones autonómicas andaluzas.

Sorprende su insolvencia. “Estoy al borde de la suspensión de pagos”. Y eso lo explica después. Empieza hablando de azares. La jubilación es su júbilo perenne. “Me ha tocado la lotería sin haber comprado el décimo”, proclama a El Confidencial sin disimular su alegría de adolescente con acné. No, no se lo esperaba –ni de lejos– que Podemos le fichara para esta candidatura exprés tras colaborar en las elecciones europeas, en reuniones preliminares, con el partido X en Benalmádena.

Este hombre de verbo fácil, barba semipoblada y gafas de miope de lecturas intensas, y que suele vestir traje y corbata, fue un preguntón incorrectísimo y muy incómodo para los políticos en las ruedas de prensa de los noventa en Málaga, donde fue corresponsal de TVE entre 1988 y 2008. Gil aspira a convertirse en una suerte de Pepito Grillo en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas, la sede del Parlamento de Andalucía. El sondeo Egopa de la Universidad de Granada prevé que Podemos conseguiría en la provincia malagueña hasta cuatro escaños.

Félix Gil, líder de Podemos Málaga

“Miro más a la sociedad”

Félix Gil, divorciado dos veces, representa un perfil de empresario a tiempo parcial, bien diferente al de otros camaradas como José Antonio Vargas, de Izquierda Anticapitalista, secretario general de Podemos en la provincia. “Mi presencia sitúa al partido en un campo más abierto, que mira más a la sociedad, a los autónomos y a la empresa”. Y lo explica en presencia de su sobrino Rafa, cocinero de 43 años en paro, simpatizante de Podemos, “aunque yo creo que más de su tío”, bromea.

Fue el pasado verano cuando su amigo el pintor Pablo Rodríguez Guy le invitó a una asamblea en Benalmádena. Gil expuso su opinión en un círculo local de Podemos sobre un caso de corrupción municipal en el que manejaba muchos datos. “A la gente le gustó mi intervención y al final hablaron favorablemente de mí como alguien que merecía la pena. Mi candidatura fue la que ganó las elecciones locales, con el 49% de los votos”.

Al borde de la “suspensión de pagos”

Su coqueteo con el capitalismo de baja intensidad le ha perjudicado. Hace unos años invirtió 300.000 euros en una instalación fotovoltaica en Cuevas Bajas (Málaga). El dinero lo puso tras vender su casa de Benalmádena, el dinero que había heredado de una vivienda en Madrid que supuso 90.000 euros de ingresos y un crédito que pidió al Banco Pastor. Le quedan por pagar 50.000 euros. Y no tiene dinero para hacerlo por culpa del “PSOE y el PP”, que han abandonado a las energías renovables. El caso lo lleva un juzgado de Torremolinos. “El Gobierno se comprometió durante 25 años a desembolsar una determinada cantidad que daba para pagar el crédito. Eso te permitía amortizar en 10 años la inversión, pero al final no fue así”.

La europarlamentaria de Podemos, Teresa Rodríguez, junto al secretario general del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Diego Cañamero. (Efe)
La europarlamentaria de Podemos, Teresa Rodríguez, junto al secretario general del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Diego Cañamero. (Efe)

Tenía más dinero para invertir… y tampoco triunfó con la jugada. Elaboró una patente al 50% junto al Instituto de Robótica e Informática Industrial del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) que le costó 100.000 euros. El invento permitía mantener unos equipos en los que las placas solares se movieran como el sol, como si fuera un girasol. Apenas pudo recuperar una mínima parte de lo invertido en Girasoles Eléctricos, donde es accionista mayoritario.

Gil gana 2.100 brutos al mes. Después de retenciones, el neto se reduce a 1.400 euros. En la rueda de prensa del viernes dijo que era “un insolvente”. En el encuentro con este diario apenas unas horas más tarde ya lo empieza a matizar. “No digo que esté en la insolvencia porque yo espero llegar a un acuerdo con el banco, pero estoy al borde de la insolvencia”. Si consigue el acta de parlamentario autonómico, Gil renunciará al sueldo que le corresponde. Se quedará con los 1.400 euros que gana como jubilado de TVE. “A mí no me interesa el sueldo de diputado en Podemos. Si se reproduce el modelo del Parlamento Europeo, ganaría menos”, asegura.

La ‘peccata minuta’ de Monedero

El número uno de la candidatura las elecciones andaluzas tiene ya incrustado el ADN de Podemos. A su juicio, “lo de Juan Carlos Monedero es peccata minuta”. Y lo intenta explicar: “Es útil desde el punto de vista de los adversarios para tratar de confundir a la gente, pero si te fijas en lo de la beca a Iñigo Errejón el problema era que su trabajo en lugar de hacerlo en Madrid tenía que haberlo realizado en Málaga. Y lo de Monedero era que tenía que pagar 70.000 euros y luego eran 200.000, pero es que los ha pagado. En realidad, sí, podría haberlo pagado antes, sí…”.

Si consigue el acta de parlamentario autonómico, Gil renunciará al sueldo que le corresponde. Se quedará con los 1.400 euros que gana como jubilado de TVE

Es más, incluso sostiene que “lo de Monedero” sentará doctrina. “Si Podemos ha hecho posible que Monedero pague lo que ha pagado es un buen aviso a navegantes para saber cuál es la voluntad de Podemos en el fraude fiscal. El día que tengamos poder y vayamos a un banco o a una multinacional nos van a recibir con mucha seriedad”. También niega que Podemos haya recibido financiación de Venezuela o Irán.

Vende austeridad. ”Somos una modestísima organización sin sedes. No tenemos sueldos, ni teléfonos, los gastos los pagamos nosotros de nuestro bolsillo. Hemos hecho una manifestación en Madrid con cientos de miles de personas y cada uno se lo ha pagado. Ahora mismo se ha apelado a la gente para que nos den microcréditos”. La campaña costará 600.000 euros. “En las elecciones europeas nos correspondían tres millones y no gastamos ni un millón de euros. Hemos ahorrado al erario público dos millones. Nuestros gastos son ridículos”.

Para Gil, aún sin cuenta de Twitter (“me la van a hacer ya”), escasa destreza en Facebook y muy activo enviando correos electrónicos, la corrupción no sólo tiene un efecto directo sobre la situación económica, “es como un cáncer o un virus que todo lo inunda. Imagínate cuando hay corrupción en los que tienen que dar ejemplo.... Aparte de medidas de transparencia me gustaría implantar en Andalucía el ejemplo del Ayuntamiento de Torrelodones, que tiene establecido un método para saber cada euro que se gasta”.

“Amiguismo” en IU

Desconoce si en el bipartido del PSOE e IU en Andalucía se ha producido algún caso de corrupción. “Francamente no lo sabemos, pero tengo claro que hay una parte de corrupción que no ha parado: el amiguismo, y eso IU sí lo ha practicado. En su momento apoyé que se aliara con el PSOE. Es como tantas cosas en la vida. No es lo ideal;  sin embargo, a veces hay que optar por lo menos malo”.

(Foto: A. Rivera)
(Foto: A. Rivera)

¿Cuál es el cambio fundamental que necesita Andalucía? “Tenemos una estructura económica anclada en el pasado y relacionada con la propiedad de la tierra que ha producido el gran disparate que no existe en ninguna otra parte de Europa, los jornaleros, es decir, trabajadores sin tierra. El SAT ya no plantea ni siquiera la propiedad, sino sólo el uso, que les dejen trabajar, y eso es un gran avance respecto a lo que ha sido hasta ahora la tierra. Es en el sector agrario donde podemos tener un desarrollo importante”.

Insiste en la falta de tejido productivo en la comunidad andaluza y en la necesidad de montar empresas. Eso sí, aboga por ese “andaluces, levantaos” del himno andaluz. “Hay muchas cosas que hay que cambiar en nuestra mentalidad, y una de ellas es esa. Tú pones una plaza de funcionario, haces una oposición y hay 3.000 personas para un puesto de funcionario. Faltan más emprendedores y hay que conseguir que las grandes empresas o multinacionales tributen más”. Antonio Banderas ya alertó que era “una ruina” que el 74% de los universitarios andaluces quisiera ser funcionario.

Devoto de Piketty

Partidario de eliminar la situación de las sicavs (“que sólo beneficia a los más ricos de la sociedad: tienen que colaborar de una forma proporcional”) y de cambiar el impuesto de sucesiones (“muy mal hecho porque no sirve para las grandes fortunas y no es progresivo”), adelanta que en el programa de Podemos Andalucía que se presentará el 2 de marzo habrá una batería de medidas para aumentar el abastecimiento energético, aunque todavía no las detalla. Gil expone la visión del economista Thomas Piketty, su gurú económico. “Piketty ha demostrado que la concentración de dinero en la gente que tiene dinero es una lógica del capitalismo desde sus inicios”. 

Félix Gil, que trabajó en TVE entre 1974 y 2008, escribió editoriales aperturistas en el diario Arriba, colaboró en ABC y fundó como editor en 1986 el desaparecido vespertino La Tarde de Madrid, que apenas duró un año, donde tuvo a sus órdenes al actual director de El País, Antonio Caño (“fuimos, junto a Diario 16, muy beligerantes contra el terrorismo de Estado de los GAL”), cree que los políticos y los periodistas siempre “están juntos, pero no revueltos”. “En realidad este paso de un lado a otro de la mesa me pilla entrenado. Siempre he estado en la política”, confiesa.

'Si Podemos ha hecho posible que Monedero pague lo que ha pagado es un buen aviso a navegantes para saber cuál es la voluntad de Podemos en el fraude fiscal'

Él nunca estuvo detenido en los calabozos de Sol, pero tuvo su experiencia con la policía franquista. Escena Cuéntame: en una ocasión se libró de una paliza de los grises gracias al cuello sintético de la gabardina que llevaba puesta, allá por noviembre de 1973. “Eso fue en una movilización hacia la cárcel de Carabanchel para pedir la liberación de presos políticos como Marcelino Camacho”, recuerda este exdelegado de la histórica Escuela Oficial de Periodismo que lamenta cómo TVE siempre ha estado controlada políticamente por el PSOE o el PP/AP, excepto en un periodo muy corto de UCD y en la etapa de Zapatero con Fran Llorente.

Contra los políticos profesionales

El hoy líder podemista siempre tuvo problemas en el PCE (desde 1969) y en Izquierda Unida (entre 1986 y 1996, cuando abandonó la coalición tras su negativa a integrarse en el PSOE como hicieron muchos de sus compañeros de Nueva Izquierda). Sus tesis nunca fueron mayoritarias. “Nunca estuve calladito diciendo cosas. En IU siempre fue muy consciente de la corrupción en el Ayuntamiento de Manilva (Málaga), pero me decían que si se perdía Manilva no podrían mantener la Diputación. Los ciudadanos han visto cómo los políticos se han dedicado a la política de una forma profesional y eso ha hecho daño a los partidos”. 

No sabe ni cómo definir lo que le ha pasado. Ni se lo cree. Le resultará beneficiosa, asegura, la formación en filosofía oriental que ha aprendido con el doctor Armando Nougués. “Te aporta herramientas en situaciones de estrés y eso ahora me vendrá muy bien”, asegura. Se sorprende de que hayan pensado en su perfil. “De pronto, lo que digo es bien visto en Andalucía. Para mí ha sido un timbre de gloria, un revulsivo, como si me hubiera tocado la lotería”, repite.

“Cualquier persona”, relata, “que mantiene una posición minoritaria en el ámbito en el que se mueve siempre le queda la duda si está medio chalao o acertado en lo que hace, y esa duda nunca la vas a resolver, pero de repente llegas de refilón y te señalan con el dedo y te ponen en el escaparate… Entonces quizá todo lo que estaba diciendo no eran tonterías. Siempre hice prevalecer elementos éticos sobre elementos políticos porque la política se ha convertido en una lucha por el poder en todo este tiempo y no en lo que debería ser: un servicio público a la ciudadanía”.

–Esto es como un cuento de hadas­–, remata antes de abandonar el burger casero de la Plaza de Montaño de Málaga. Félix Gil tiene el coche aparcado en El Corte Inglés.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios