EL PP andaluz, PRINCIPAL PERJUDICADO

El adelanto andaluz hunde a los alcaldes: no habrá primeras piedras ni inauguraciones

La Junta aprueba una cascada de nombramientos de altos cargos a destacados militantes del PSOE en plena elaboración de las listas y a dos meses de los comicios

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (EFE)

Si los alcaldes andaluces estaban dispuestos a vender todo lo vendible e inaugurar todo lo inaugurable en los meses previos a las elecciones municipales de mayo, que se olviden. La publicación ayer en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) de la convocatoria electoral para el 22 de marzo activa una dura ley autonómica de publicidad institucional aprobada en 2005 y que frena en seco cualquier tipo de actividad que pueda considerarse propaganda. Se avecina un año de sequía en cuanto a campañas institucionales en un momento que iba a ser clave. El encadenamiento de autonómicas, municipales y generales en Andalucía abre un año en blanco en cuanto a promoción para los políticos. Todos se empeñarán en sortear la norma, y a la Junta Electoral se le acumulará el trabajo.

La ley reguladora de la actividad publicitaria de las Administraciones Públicas en Andalucía se aprobó dentro de un paquete político que llamaron de regeneración democrática y que acabó empañado por la regulación de una pensión para los expresidentes de la Junta. La norma fue más allá de los límites impuestos en la ley electoral nacional y amplió notablemente las prohibiciones en periodos electorales. El veto se extiende, además, a todas las Administraciones y entes públicos en suelo andaluz. Es decir, afecta tanto a ayuntamientos como al Gobierno central, además de a la Junta.

Esta disposición fue especialmente polémica y ahora adquiere mucha relevancia. En la recta final de sus mandatos, los alcaldes quedarán bajo la lupa de la ley. Las comunicaciones públicas y actividades publicitarias quedan restringidas a los procesos electorales y aquellas supeditadas al interés público. Ni eslóganes, ni símbolos ni elementos identificativos de los partidos políticos. Quedan prohibidas “presentaciones, inauguraciones u otros eventos de similar naturaleza, de obras, edificaciones, servicios públicos, y en general de proyectos, realizaciones o resultados de las Administraciones, organismos, entidades y sociedades”.

Susana Díaz reajusta su Gobierno a menos de dos meses de las elecciones

Vídeo: Reajusta su Gobierno a menos de dos meses de las elecciones

 

Las elecciones andaluzas convocadas de forma anticipada por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, suponen un misil en la estrategia de comunicación de los alcaldes, la mayoría del Partido Popular. Pero también la Junta de Andalucía debería cuidar sus formas. Hoy en Madrid la presidenta de la Junta, Susana Díaz, acude a la inauguración del stand de Andalucía en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) y su presencia podría colisionar con la norma. Según la ley, la presidenta no podría hacer campaña ni balance de la gestión turística. Tiene convocada una rueda de prensa precisamente con ese objetivo. El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, justificó que la cita de la presidenta en Madrid no corresponde a un acto organizado por la Junta de Andalucía y justificó su presencia por “la invitación de la Casa Real española”. “Entra en la norma y no vamos a desperdiciar esa oportunidad”, sostuvo.

Turismo era una de las competencias gestionadas por Izquierda Unida hasta antes de ayer. La ruptura del pacto y la destitución de los consejeros de IU han obligado a los responsables de este departamento a desprogramar todos los actos previstos. El PSOE ha cogido rápidamente la bandera. El consejero de Educación y Cultura, Luciano Alonso, que ha asumido estas competencias, ostentará la representación del Gobierno andaluz en esta feria internacional. Alonso ya fue en anteriores etapas consejero de Turismo. No sólo en esta materia el Gobierno andaluz ha pisado el acelerador.

El primer Consejo de Gobierno celebrado tras el divorcio político en la Junta aprobó una segunda parte del plan de construcción sostenible en el que también había trabajado otra consejería de IU, la de Fomento. El plan, con 529,2 millones d euros, promete 75.000 contratos. La orden de la presidenta Susana Díaz es dar señales de que la Junta trabaja a pleno rendimiento a dos meses de las elecciones. Hasta la disolución del Gobierno andaluz aseguran que el ritmo será frenético.

El exvicepresidente de la Junta, Diego Valderas(d) junto al exconsejero de Turismo, Rafael Rodríguez. (EFE)
El exvicepresidente de la Junta, Diego Valderas(d) junto al exconsejero de Turismo, Rafael Rodríguez. (EFE)

Izquierda Unida tratará de preservar también su legado. Los tres exconsejeros de la Junta han abierto una guerra para reivindicar la paternidad de las grandes leyes y medidas aprobadas por el Gobierno andaluz. Es cierto que numéricamente la mayoría de las normas que han visto la luz o se han quedado a punto de hacerlo correspondían a los departamentos de IU. El exvicepresidente Diego Valderas arremetió contra la “ambición” y el “egoísmo” de Susana Díaz. De las 28 leyes incluidas en el pacto de gobierno de PSOE e IU solo dos han visto la luz y otras 17, entre ellas la banca pública o la memoria democrática, han quedado en el cajón. El portavoz del Gobierno andaluz sostuvo que IU quiere ahora asumir un protagonismo “que no ha tenido” y defendió que lo aprobado “no tiene padres y madres”, sino que es fruto de un trabajo conjunto de las dos fuerzas políticas.

Altos cargos por dos meses

El Gobierno andaluz, ya sólo socialista, dejó claro que no va a “perder ni un minuto”. En su primera reunión tras la convocatoria electoral realizó quince nuevos nombramientos de altos cargos. Viceconsejeros, directores generales y delegados provinciales que sustituyen a algunos de los representantes de IU en la Junta por dos meses. Tras la destitución de los consejeros de IU, Susana Díaz optó por repartir las competencias entre tres de sus consejeros socialistas. Sin embargo, no ha sido este el método elegido en el segundo escalafón ni en las delegaciones provinciales, la llamada Administración periférica de la Junta. El Gobierno justificó ayer estos nombramientos porque, aseguran, los delegados de la Junta en las ocho provincias ya se recortaron en número y asumen “una carga muy elevada de trabajo”.

La inmensa mayoría de los que tomarán posesión de sus cargos son militantes de primera fila del PSOE y exdiputados andaluces. Los socialistas desligan estos nombramientos de la elaboración de las listas electorales, pero es evidente que el acomodo en altos cargos de la Administración aligera los empujones por entrar en las candidaturas socialistas. El PSOE es el partido que va más avanzado en la elaboración de sus listas. El PP asegura “no tener prisas”. Los populares tienen que enfrentarse por vez primera a la conformación de sus candidaturas prescindiendo de sus alcaldes, que han ocupado siempre los primeros puestos de salida como el gran reclamo electoral del PP en Andalucía. El plazo está fijado para mediados de febrero. Podemos aprobó ayer la aceleración de los trámites y tendrá sus listas al límite, el 9 de febrero. IU debe ahora afrontar su campaña sin la infraestructura de la Junta ni la red de casi un centenar de altos cargos que tenía colocados en la Administración andaluza.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda