Exposiciones

Steven Meisel, el fotógrafo que reinventó a las supermodelos, llega a A Coruña

Por Lorena Bustabad. A Coruña

Linda Evangelista retratada por Steven Meisel

Marta Ortega apadrina la primera retrospectiva de Meisel, el fotógrafo que las enamoró a todas. Desde este sábado 19 hasta el 1 de mayo, se puede ver en A Coruña la exposición ‘Steven Meisel 93. A year in photographs’.

Steven Meisel es a la fotografía de moda lo que Picasso al cubismo o J.J. Abrams a la televisión. Un genio total: precoz, visionario, transgresor e inmensamente creativo. Pasó de ser un adolescente retraído que esperaba a las modelos de Vogue en las puertas de los estudios de NY con su Instamatic de Kodak a que ellas lo persiguieran a él. Es leyenda viva de la moda y uno de los fotógrafos vivos más influyentes y carismáticos tanto por su prolífica carrera como por la personalidad que le imprime.

Meisel (Nueva York, 1954) hace (0 deshace) carreras de modelaje en blanco y negro o a todo color con fotografías que son obras de arte de la torsión, el movimiento fluido, la composición y la profundidad en el enfoque y el retrato. En cada foto, una metafoto y un acto de sensibilidad y rebeldía. Intimidad en gran formato que abre en canal a las modelos desde la mirada a la sonrisa, recomponiendo sus cuerpos y haciendo de la persona un personaje o toda una celebridad pero que además son la crónica de un tiempo y de sus convulsiones.

Se atrevió a vestir de cosacas a las modelos mientras caía el comunismo en la antigua URSS; se asomó al ‘Heroin Chic’ que consumía a una generación y al descaro británico cuando tocaba en ‘Anglo Saxon Attitude’. Exploró la androginia en ángulos rectos y cuerpos sin formas y empezó a dibujar la nueva masculinidad con flores y volantes.

Naomi Campbell fotografiada por Steven Meisel

Si no habían oído hablar de Steven Meisel no se preocupen porque lo harán, y mucho, en los próximos meses. La Fundación Marta Ortega Pérez (MOP), empeño personal de la presidenta de Inditex, está decidida a poner A Coruña en el mapa del mundo de la fotografía y la moda más allá de ser la ciudad matriz de Zara, Massimo Dutti y del resto de patas de su imperio textil. Y lo está haciendo a lo grande; con una exposición retrospectiva única -y gratuita- de un fotógrafo vivo que además es reacio a los focos y que tan solo ha concedido una entrevista en su vida profesional.

En la fiesta previa y privada de Ortega se dejaron ver por A Coruña nombres propios de la moda como John Galliano, Irina Shayk, Karlie Kloss, Natalia Vodianova, Christy Turlintong, Jon Kortajarena y Naomi Campbell, que se fue de compras por las tiendas del grupo en la ciudad herculina. Ejemplo del carisma y del cariño que le profesan a Meisel los grandes diseñadores y modelos que no se quisieron perder la primera gran exposición que se le dedica.

Este sábado 19 abrió sus puertas en el Muelle de Batería de A Coruña, a un paso del Atlántico, la exposición ‘Steven Meisel 93. A year in photographs’, que se podrá visitar hasta el 1 de mayo. Todo un lujo cultural que aspira a repetir e incluso a superar el éxito de ‘Peter Lindbergh: Untold stories’ del 2021. Merecido homenaje póstumo al fotógrafo polaco que sirvió como termómetro del éxito de un proyecto piloto por el que desfilaron más de 110.000 personas en cuatro meses.

Hamish Bowles por Steven Meisel
Camilla Nickerson por Steven Meisel

Desde Barbara Streisand hasta Kyle MacLachlan

Steven Meisel es un tímido hijo de familia acomodada del Nueva York de finales de los 60 y primeros años 70 donde el mundo empezaba a cambiar de banda sonora y de estética con cada década y generación. Estudió Ilustración de Moda en Parsons pero no tardó en dar el salto a la fotografía y sobresalir en Elite. Especialmente estrecha es su colaboración con Vogue Italia donde firmó 20 años de portadas consecutivas gozando de la plena confianza de la editora Franca Sozzani. También logró el favor de Anna Wintour en la edición americana. Todo un hito profesional para el que tenía y podía reinventarse en cada una de ellas.

Meisel apadrinó a toda una generación de supermodelos que en los años 90 perdieron el apellido para saludarnos en miles de pósters con la familiaridad de Claudia, Linda, Cindy, Carla o Naomi, la primera modelo negra en ser portada de Vogue rompiendo estereotipos y sacudiendo los cimientos del racismo en el sector. También firmó las fotografías del archiconocido Sex de Madonna y empezó a diseñar la nueva masculinidad retratando a hombres lampiños con tacones muchos años antes de Instagram y Pinterest.

Stella Tennant y Plum Sykes por Steven Meisel

Steven Meisel es, a un tiempo, director de arte y atrezzo, maquillador, estilista y amigo de las modelos con un ojo clínico para lanzar las carreras de aquellas a las que disparó su objetivo. “Es un hombre orquesta”, bromea Jimmy Moffat, su representante durante más de 40 años, que hizo de guía honorífico en la apertura de la muestra junto a Michael Benson, autor del catálogo.

Firmó para la revista Vogue, 100 editoriales y algunos de sus trabajos más personales. Él mismo se implicó en la selección del material donde sobresalen muchas de las colaboraciones que realizó con Linda Evangelista, su musa proclamada, a la que era capaz de transformar en la mismísima Katherine Hepburn, y con la que empezó a deslizarse por la androginia que marcó la tendencia estética de una época que explotó Calvin Klein.

Explica Moffart que Steven es el controlador omnipresente de un proceso que diseña al milímetro desde la inflexión de la luz hasta una estudiada localización en las que acostumbraba a espacios (Long Island, el puerto de Nueva York, Notting Hill o el Ritz de París) pero no composiciones. Detrás de lo que parece un juego, Meisel busca la perfección y en las imágenes hay arte y moda pero también proporción y geometría.

Por su objetivo pasaron desde Barbara Streisand a Twiggy, a las que Meisel veneró en su juventud, a Loulou de la Falaise, musa icónica de Yves Saint Laurent, o la irreverente y aristocrática, Stella Tennant. También Marlon Richards (hijo del Rolling Keith), la bisnieta de Sigmund Freud o Kyle MacLachlan, el agente Dale Cooper de Twin Peaks. Irónicamente, Steven Meisel se dejó fotografiar muy poco; una vez se puso bajo el foco de otra leyenda como Annie Leibovitz para una campaña de GAP.

Retrato de Steven Meisel

La exposición es el culmen de la buena relación personal que han forjado Steven Meisel y Marta Ortega a raíz de la campaña que disparó para la colección de Zara en 2017. No es un secreto que a la presidenta de Inditex le apasionan la moda y la fotografía a partes iguales y está decidida a contagiar esa pasión a la ciudad. La Fundación MOP es la herramienta para canalizar estos proyectos expositivos y ofrece visitas guiadas para acercar la fotografía de moda al gran público del mismo modo que Inditex democratizó el diseño a precios asequibles.

En la exposición de Meisel todo está cuidado al milímetro y nada es causal, ni siquiera el espacio, abierto y accesible. La vieja nave de batería del puerto se ha recubierto de una lámina de espejo y juega con los reflejos de una lámina de agua, caminando por un túnel que da acceso a una sala donde se proyecta en bucle imágenes aéreas de NY que es la antesala a una exposición completa y compleja donde en cada foto hay mucho que ver. La arquitecta Elsa Urquijo transformó el silo en una coqueta cafetería industrial, con baños semicirculares y una tienda de regalos donde los beneficios de las ventas servirán para financiar ‘Future Stories’ para impulsar la carrera de nuevos creadores.

A Coruña, moda y fotografía, una triada que ha llegado para quedarse.

Tags
Moda Arte

Noticias relacionadas

Exposiciones

Picasso, Miró, Tàpies... La polémica exposición de Puigdemont que estuvo ocho años guardada en un almacén

Por Romina Vallés

Exposiciones

No todo son Sorollas: los artistas emergentes y piezas únicas que puedes ver (e incluso comprar) en Feriarte

Por Clara González Freyre de Andrade