REQUERIMIENTO DE INFORMACIÓN DE LA ONIF

Hacienda investiga a la mujer de Cañete por su relación con los papeles de Panamá

La Oficina de Investigación del Fraude requiere documentación de la firma de los Domecq Solís que llevaba cuentas suizas. Primera investigación conocida por la filtración masiva

Foto: Miguel Arias Cañete pedalea delante de su esposa, Micaela Domecq, durante una campaña electoral. (EFE)
Miguel Arias Cañete pedalea delante de su esposa, Micaela Domecq, durante una campaña electoral. (EFE)

Hacienda no se ha olvidado de la familia —política y empresarial— de Miguel Arias Cañete. La Oficina Nacional de Investigación del Fraude de la Agencia Tributaria ha requerido la documentación sobre la sociedad panameña de la familia Domecq que manejaba cuentas en Suiza. El departamento de la Agencia Tributaria se ha dirigido a La Sexta, que publicó los papeles de Panamá en España junto a El Confidencial, requiriendo la documentación. Entre las firmas autorizadas están las de Micaela Domecq, esposa del comisario europeo de Energía y exministro del PP, Miguel Arias Cañete, y Miguel Domecq Solís, cuñado y antiguo socio de Cañete. Ni la Comisión Europea ni la familia Domecq han querido comentar la noticia.

Hace un año y medio, los papeles de Panamá, obtenidos por el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung' en colaboración con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), revelaron el uso masivo de sociedades 'offshore' creadas por el despacho panameño Mossack Fonseca. Entre esas firmas estaba Rinconada Investments, con sede en Panamá.

Ficha registral de Rinconada Investments.
Ampliar
Ficha registral de Rinconada Investments.

Rinconada —el nombre de una de las ganaderías de Domecq— fue creada el 18 de noviembre de 2005 y gestionaba cuatro cuentas corrientes de numeración casi correlativa en una filial suiza de Deutsche Bank. Ese año entró en vigor una directiva europea que impedía a los bancos suizos ocultar los titulares de sus cuentas a la UE. Lo que hicieron entonces muchos depositantes fue transferir la titularidad a sociedades 'offshore'. De esa forma, si algún juez se interesaba por esa cuenta, el Deutsche Bank de Ginebra diría que la titular era la empresa panameña, y el registro de Panamá —país considerado por España un paraíso fiscal hasta 2011— mantendría el secreto. Esas sociedades servían como pantalla para mantener el dinero oculto. El sistema ha sido documentado en procedimientos judiciales de la lista Falciani.

Formalmente, Rinconada Investments estaba administrada por George Allen, Yvette Rogers y Carmen Wong, personas de paja cuyos nombres figuran en miles de sociedades. En realidad, 12 miembros de la familia Domecq tenían las firmas para administrar la compañía y las cuentas en Suiza.

El despacho panameño de Mossack Fonseca. (Reuters)
El despacho panameño de Mossack Fonseca. (Reuters)

La documentación revelaba la existencia de dos tipos de administradores, los del grupo B, que podían mover el dinero sin permiso, y los del A, que necesitaban además alguna firma del grupo B. En el grupo B aparecen los hermanos Fernando, Cecilia, Ignacio, Rafael y Miguel Domecq Solís-Beaumont. En el grupo A figura Micaela Domecq Solís-Beaumont, esposa de Arias Cañete, junto a su hermana Matilde, sus primos Salvador, María y Lola Domecq Sainz de Rozas, su cuñado Lorenzo Dávila Correa y Marta San Juan Huesca, una familiar menos allegada.

La Agencia Tributaria ha enviado ocho “requerimientos de información” sobre estos y lo hace por “orden de la inspectora jefe del equipo central de información”. El fisco reclamó en 2016 todo lo relativo a los papeles de Panamá y ahora quiere ampliarlo respecto a Rinconada Investments. Los requerimientos se refieren a lo relacionado con Micaela Domecq Solís y sus hermanos Matilde, Rafael, Fernando, Ignacio, Cecilia y Miguel. También reclama datos sobre Lorenzo Dávila.

Hacienda ha enviado ocho requerimientos de información sobre los datos de la sociedad

Todos los requerimientos son idénticos: “En un programa de visión de La Sexta emitido el 3/04/2016 se ofrecen imágenes de las listas de autorizados en las cuentas de la sociedad panameña Rinconada Investments Group SA, abiertas en el Deutsche Bank (Suisse) SA, entre los que se encuentra don Rafael Domecq Solís, donde se aprecian con claridad los números de cuenta”. “En relación con lo anterior, se solicita la aportación de la siguiente documentación: cualquier documentación adicional relacionada con las afirmaciones anteriores. […] Se solicita además la siguiente documentación: certificado de apertura y/o cancelación, titulares, autorizados y beneficiarios económicos de las mismas, así como extracto de movimientos durante los ejercicios 2011 y 2012. Documentación adicional de que dispongan relativa a la sociedad Rinconada Investments Group, así como a la relación del obligado tributario don Rafael Domecq Solís”.

También reclama la "copia del título múltiple de 100 acciones al portador de 100US$ de valor nominal cada una de ellas, emitido el 18/11/2005". Las acciones al portador son de uso frecuente en estas jurisdicciones opacas. El dueño de las acciones las tiene en una caja fuerte y no hay registro de quién es. El que se presente con ellas posee la compañía. El requerimiento lo hace la ONIF porque, según explican fuentes de la Agencia Tributaria, es la encargada de solicitar la información siempre, lo que no implica que la investigación la lleve Antifraude, por lo que puede ser fruto de una inspección ordinaria.

Cuando El Confidencial y La Sexta publicaron los papeles de Panamá, la Fiscalía se aprestó a abrir una investigación sobre ellos. Incluso hubo disputas internas sobre si correspondía a la Fiscalía de la Audiencia Nacional o a Anticorrupción. Pero un año y medio después, no hay constancia de que se haya avanzado. En un primer análisis, el ministerio público constató que muchos de los que allí figuraban se habían acogido a la amnistía fiscal, circunstancia que se deducía de la documentación de Mossack Fonseca, ya que en 2012, cuando expiraba el plazo de la regularización, muchos titulares reclamaban los papeles de la sociedad y volver a figurar en ella, paso previo antes de declararla. Según pudo saber este diario, Micaela Domecq se acogió a la amnistía fiscal cuando Arias Cañete era ministro. Entonces, Rajoy le defendió: "Él no sabía si la amnistía fiscal iba a beneficiar a su familia".

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y Miguel Arias Cañete. (EFE)
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y Miguel Arias Cañete. (EFE)

Hacienda, como ha hecho tras la reciente publicación del Consorcio, conocida como Paradise Papers, anunció una investigación y este es el primer requerimiento que llega a los medios de comunicación. Que sea a la familia política de Cañete puede ser casualidad, pero lo cierto es que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y Cañete no son de la cuerda. Cuando estalló el escándalo de los papeles de Panamá, Montoro declaró: “Nadie que haya operado en paraísos fiscales puede estar en el Gobierno”. Lo decía en alusión a José Manuel Soria, pero también se podía aplicar a Cañete, que ya había dejado el Ejecutivo de Mariano Rajoy por el preciado cargo de comisario europeo.

Los vínculos de Arias Cañete con los Domecq no son solo familiares. El comisario siempre se ha desligado de los negocios de su mujer afirmando que están casados desde 1978 en régimen de separación de bienes. Sin embargo, Cañete fue presidente y accionista de Petrologis Canarias y Petrolífera Dúcar, dos empresas de almacenamiento de carburante para buques propiedad de la familia Domecq y dirigidas por Miguel Domecq Solís. Hacienda ya abrió una inspección a estas empresas por sus relaciones con empresas 'offshore', ya que uno de los principales accionistas era Havorad BV, una empresa holandesa que Hacienda ha calificado como “sociedad pantalla” en un pleito. A partir de esta sociedad, los verdaderos dueños se pierden en las Antillas holandesas. La firma salvó sin multa la primera de las actas y estos requerimientos podrían estar relacionados con ese expediente.

Cuando fue nombrado comisario, se vio obligado a vender sus acciones por el conflicto de intereses que suponía poseer acciones de una petrolera y ser a la vez comisario europeo de Energía. Nunca desveló a quién vendió las acciones. En España, compaginó su cargo de ministro de Medio Ambiente y accionista de la petrolera sin ningún problema. Cañete ya tuvo que comparecer ante el Parlamento Europeo por los papeles de Panamá. Fue una comparecencia a puerta cerrada y de guante blanco. "Me siento plenamente legitimado para seguir ejerciendo mi función", declaró aquellos días. El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ya se vio en el epicentro de la filtración masiva de LuxLeaks sobre los acuerdos fiscales de multinacionales con Luxemburgo cuando era primer ministro del país.

La Comisión contestó hace una semana a este diario que no tenía comentarios que hacer sobre la noticia. En la empresa de Miguel Domecq Solís tampoco quisieron contestar al correo, y el entorno de Micaela Domecq no contestó a los mensajes. Cuando hay un escándalo que le salpica, sea Panamá o Acuamed, Cañete opta por el silencio. Se refugia en Bruselas, cancela actos en España y espera a que escampe. Porque para él siempre escampa.

_

¿Tienes información sobre este u otros casos? Envíanosla de forma anónima a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros en investigacion@elconfidencial.com.

Paradise Papers

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios