Dentro del turbio negocio de Mossack Fonseca

El retorno de los papeles de Panamá: 10 claves para entender los nuevos documentos

Publicamos documentos inéditos y recientes del despacho de abogados más famoso del mundo. Nuevas revelaciones, nuevos nombres y nuevas preguntas

Foto: Los papeles de Panamá, en una ilustración del ICIJ.
Los papeles de Panamá, en una ilustración del ICIJ.

Una nueva remesa de documentos del despacho de abogados Mossack Fonseca da lugar a una nueva entrega de los papeles de Panamá, una investigación que llega al corazón del mundo de las sociedades 'offshore'. Estas son las claves para no perderse en la maraña de información.

1. ¿Qué es esta segunda entrega de los papeles de Panamá?

El Confidencial y La Sexta, en el marco de un trabajo global coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), comienzan hoy a publicar en España los resultados de la investigación de una nueva remesa de documentos internos del bufete panameño Mossack Fonseca.

Se trata de 1,2 millones de documentos (443 GB de archivos PDF, correos electrónicos y documentos HTML) producidos entre comienzos de 2016 y finales de 2017. Es decir, cubren, en su mayoría, el año y medio posterior a la primera publicación de los papeles de Panamá. Como en esa ocasión, la información ha sido obtenida por el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', que los compartió con el ICIJ y sus colaboradores. Los documentos han sido analizados de forma colaborativa por más de 100 periodistas de varias docenas de medios de comunicación.

2. ¿Qué diferencia hay con lo que ya se ha publicado?

Lo más importante de la nueva información es que permite demostrar la falta de controles legales imperante en el ya famoso despacho de abogados con sede en Panamá. Si la primera publicación mostró al mundo, en mayor medida, cómo personas públicas se aprovecharon de los agujeros legales para ocultar sus bienes en paraísos fiscales, esta segunda entrega ofrece una visión única sobre el caos, la ausencia de diligencias informativas y las graves irregularidades que reinaban en Mossack Fonseca en los meses posteriores a la primera publicación en abril de 2016.

Así, los nuevos documentos destapan que Mossack Fonseca no conocía la identidad de cientos de dueños de sociedades que el mismo despacho había registrado en jurisdicciones opacas de todo el mundo. Dos meses después de que la compañía descubriera la filtración de información confidencial, los responsables del despacho todavía desconocían quiénes eran los beneficiarios de más del 70% de las 28.500 compañías que tenían abiertas en Islas Vírgenes Británicas, el paraíso fiscal más utilizado por la firma. En cuanto a las 10.500 sociedades abiertas en Panamá en su cartera, solo poseían información de un 15%.

Una vez publicada la investigación periodística —y no antes— los abogados comenzaron a enviar 'Reportes de actividad sospechosa', informes de obligado cumplimiento en el caso de que un abogado tenga sospechas de que se está haciendo un uso ilegítimo de una determinada sociedad.

La primera publicación de los papeles de Panamá incluía información que se remontaba hasta los años 1970. Esta segunda entrega se limita a los meses inmediatamente previos a la publicación (comienzos de 2016) y llega hasta finales de 2017. En total, se trata de 1,2 millones de archivos, que se suman a los 11 millones que ya teníamos tras la primera filtración.

3. ¿Por qué ahora aparecen personas que antes no estaban?

La nueva información permite ver cómo miles de clientes intentaron desligarse del despacho panameño u obtener certificados que justificaran lo que habían hecho con su sociedad 'offshore'. Pero también hemos podido acceder a información de decenas de dueños de compañías de las que no había rastro en la primera tanda de información. Es decir, en algunos casos había información sobre una determinada sociedad, pero no sobre quién se ocultaba detrás de ella.

Es solo a raíz de las preguntas que los periodistas enviamos al despacho cuando los empleados de Mossack Fonseca empiezan a buscar información sobre cientos de compañías e intensificar sus controles internos. De esta forma, el bufete solicita detalles de estas sociedades a los intermediarios que las habían abierto. En caso de que no facilitaran la información solicitada o hubiera indicios de un uso ilegítimo, Mossack Fonseca cesaba como agente registrador y advertía a las autoridades de Panamá sobre ello.

En otros casos, es la lluvia de peticiones de información de las agencias tributarias de todo el mundo lo que obliga al despacho panameño a facilitar información sobre los dueños de determinadas compañías. Incluida la Agencia Tributaria española, como El Confidencial y La Sexta desvelarán en los próximos días.

4. ¿Qué ha cambiado tras la primera publicación?

La primera consecuencia directa de la publicación de los papeles de Panamá ha sido la de llevar el uso de las sociedades opacas al debate público. La legislación se ha endurecido en Europa, la industria 'offshore' ha reducido drásticamente su actividad, las autoridades fiscales tienen acceso público a medio millón de compañías 'offshore' de las que hasta hace un año y medio no se sabía nada y los abogados ya no se sienten cómodos a la hora de aconsejar a sus clientes montar una estructura societaria internacional. Y hasta hay reguetón y una película en producción sobre la investigación.

A nivel político, los documentos publicados por los medios asociados al ICIJ llevaron a la dimisión del primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, por sus lazos ocultos con los bancos del país; a la renuncia al cargo, en julio de 2017, del primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, y a la dimisión, por no saber justificar su sociedad 'offshore', del ministro de Industria, Energía y Turismo José Manuel Soria.

La policía ha incautado material y detenido a personal de Mossack Fonseca en El Salvador, Perú, Panamá, y ha intervenido material en las oficinas de Brasil, deteniendo a los fundadores del despacho con la acusación de favorecer el lavado de dinero en el mayor caso de corrupción del país, conocido como Lava-Jato.

En total, se han abierto más de 150 investigaciones oficiales en 79 países y recaudado más de 500 millones de dólares adicionales en todo el mundo.

5. ¿Y en España?

Además de la dimisión de José Manuel Soria, las consecuencias fiscales y judiciales todavía no han acabado de contarse. Hay, en este momento, procedimientos abiertos en los que se está utilizando la información pública de los papeles de Panamá para descubrir a los dueños reales de varias sociedades 'offshore'.

Desde un punto de vista tributario, el exministro de Hacienda y Función Pública Cristóbal Montoro detalló que se han recuperado 103 millones de euros en impuestos, se han abierto 11 procedimientos penales abiertos y hay 83 expedientes judiciales. Por su parte, a petición de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria, el Sepblac ha realizado informes sobre 209 sociedades que se encuentran en la base de datos del bufete panameño Mossack Fonseca. El servicio de prevención de blanqueo, dependiente en última instancia del Ministerio de Economía, también ha realizado 14 informes sobre blanqueo de capitales y financiación del terrorismo relacionados con personas físicas o sociedades relacionadas con el despacho.

6. ¿Qué ha pasado con Mossack Fonseca?

Ya en mayo de 2016, un mes después de la publicación, los gobiernos nacionales de las jurisdicciones más utilizadas por Mossack Fonseca han abierto sendas investigaciones en las oficinas de la firma. Ocurrió en Panamá, con un gran despliegue policial, en Islas Vírgenes Británicas, Samoa y Seychelles.

La policía panameña hizo una redada en las oficinas de Mossack Fonseca. (Reuters / Carlos Jasso)
La policía panameña hizo una redada en las oficinas de Mossack Fonseca. (Reuters / Carlos Jasso)

El mismo mes, los abogados anunciaron el cierre de sus oficinas en Isla de Man y, semanas después, el fin de su actividad en Jersey —la isla del Canal de la Mancha donde apareció una sociedad ligada al exministro Soria— y en Hong Kong.

Hace un año, Jurgen Mossack y Ramón Fonseca, fundadores de la firma, anunciaron que dejaban el negocio, y con ellos lo hacían decenas de trabajadores. A día de hoy, solo queda una oficina en Panamá, que permanece abierta para cerrar burocracia pendiente.

7. ¿Qué es una sociedad 'offshore'? ¿Para qué se utiliza?

Se llama 'offshore' a cualquier sociedad creada según las leyes de un Estado extranjero y cuya actividad se realiza fuera de la jurisdicción en la que está registrada. Por esta razón, el término se utiliza para denominar aquellas compañías creadas en un paraíso fiscal, donde no llevan a cabo ninguna actividad sino que aprovechan las ventajas fiscales y de secretismo de la jurisdicción.

Estas sociedades se pueden utilizar simplemente para acumular patrimonio, pero a menudo tienen otros fines, como comprar acciones, bienes o desviar beneficios personales o de una empresa. Además, como reveló la lista Falciani, también publicada por El Confidencial en 2012, se utilizan para abrir cuentas bancarias en otros países —básicamente en Suiza, pero también en otros países con secreto bancario como Andorra o Mónaco— a nombre de estas sociedades y que los beneficiarios últimos puedan ocultar su identidad para eludir así el pago de impuestos.

Las nuevas leyes antiblanqueo obligaban a los bancos de estos países a informar de los titulares de cuentas a nombre de una persona, pero no si estaban a nombre de una empresa, con lo que bastaba con crear una compañía panameña, por ejemplo, para mantener oculta su identidad. De ahí la denominación de 'sociedades pantalla', puesto que su único fin era ocultar al verdadero dueño del patrimonio y no tenían ninguna atividad real mercantil.

El hecho de que una sociedad se abra desde Panamá no significa que esté registrada en ese país. Uno de los servicios que proveen despachos como Mossack Fonseca es justamente el de buscar la solución más adecuada a las necesidades de su cliente, moviendo las compañías a jurisdicciones que garantizan mayor secretismo y se adaptan mejor a las demandas de los beneficiarios.

8. ¿Quién puede constituir una compañía 'offshore'?

Cualquier persona o entidad puede poseer una sociedad 'offshore'. Pero, según muestran los papeles de Panamá, es muy complejo hacerlo sin un buen intermediario, generalmente un experto fiscal. Se trata de una pieza clave en la maquinaria 'offshore' y es un papel en el que destacan los despachos de abogados. Por cuenta de su cliente, contactan con Mossack Fonseca para crear el esquema que mejor se adapte a los intereses y necesidades del beneficiario. Son ellos quienes gestionan la parte burocrática y administrativa. En la mayoría de los casos, Mossack Fonseca no entra en contacto con el verdadero beneficiario de la sociedad. Además, hay que tener en cuenta que la burocracia y mantenimiento de estas sociedades suponen un coste de miles de dólares al año, por lo que generalmente su uso está asociado a grandes patrimonios.

9. ¿Es ilegal tener una sociedad en un paraíso fiscal?

No, es legal siempre y cuando el beneficiario declare la sociedad a las autoridades fiscales del país en que reside. La Agencia Tributaria española hizo público que, de acuerdo con los últimos datos disponibles (2012), los contribuyentes han aprovechado la amnistía fiscal para repatriar patrimonio procedente en su mayoría de paraísos fiscales.

10. Si no es ilegal, ¿por qué es importante la publicación de los papeles de Panamá?

Por primera vez, se puede conocer en detalle el funcionamiento del mundo 'offshore'. Los papeles de Panamá han permitido, caso por caso, arrojar luz sobre cómo ricos contribuyentes, bancos y firmas de abogados han realizado operaciones poco éticas y al borde de la legalidad con la ayuda de Mossack Fonseca. La firma ha ejercido de guardián del secretismo de sus clientes incluso al descubrir que eran miembros de organizaciones criminales, traficantes de droga, políticos corruptos o evasores fiscales.

Papeles Panamá

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios