Invirtió 9 millones en España a través de paraísos fiscales

El expresidente de Burberry era la fuente de dinero que alimentaba la red del caso Pretoria

El expresidente de la marca de moda Burberry en España, el empresario textil Eugenio Mora Olivella, invertía a través de la red del ‘caso Pretoria’ usando sociedades 'offshore'

Foto: Implicados en los papeles de Panamá
Implicados en los papeles de Panamá

El expresidente de la marca de moda Burberry en España, el empresario textil Eugenio Mora Olivella, era la fuente de dinero que alimentaba la red del ‘caso Pretoria’, según muestran los denominado 'papeles de Panamá'. El empresario, residente en Londres, utilizó una red de empresas opacas en la isla de Niue (islote de Nueva Zelanda) y de Madeira (Portugal) para invertir en España sin coste fiscal alguno casi de 9 millones de euros entre los años 2003 y 2004.

[Destapamos Mossack Fonseca, la gran fábrica de sociedades 'offshore']

La red la organizaba el bufete de abogados Pretus y en las sociedades implicadas aparecen un imputado en el caso Pretoria, el exmilitante y diputado del PSC, Luis García Sáez, 'Luigi'; y los abogados Francisco y Diego Pretus, dos de los tres hermanos Pretus y socios del bufete que encargaba a los panameños Mossack Fonseca la constitución firmas pantalla para que sus clientes fueran invisibles para Hacienda.

 

Se da la circunstancias que todos los intermediarios acaban a la vez siendo beneficiarios de la operativa. Y el origen siempre es el mismo: la firma Global Technologies.Com LTD que desde Niue -islote del Pacífico que operaba como paraíso fiscal al ser un Estado asociado a Nueva Zelanda- hacía préstamos condicionados a firmas instrumentales en Madeira que a su vez otorgaban créditos por idéntico volumen a las sociedades españolas para ejecutar las inversiones que quería Eugenio Mora. La persona que aparece relacionada con Global Technologies.Com LTD es Eugenio Mora Olivella, al que se le otorgan poderes, igual que a sus hijos. Sin embargo, ni Mora está imputado en el caso Pretoria ni en las diligencias se habla de Global Technologies.Com LTD o el resto de firmas.

Eugenio Mora es un viejo conocido del fisco español. En 2015 cerró un pacto para no ir a la cárcel por delito fiscal. Hizo su fortuna en el año 2000 cuando vendió Burberry, que funcionaba como una franquiciada independiente en España, a la multinacional británica del mismo nombre. Por la operación ingresó 251 millones. Pero ya entonces Mora mostró una gran aversión a pagar impuestos, lo que ha sido la causa de buena parte de sus problemas posteriores. Entre sanciones, multas e intereses en diversas fases ha tenido que pagar a Hacienda una verdadera fortuna. Por las ganancias en la venta de su empresa hubo de desembolsar 27 millones. Y por diversas operaciones que provocaron otros ocho delitos fiscales, multas a Hacienda por 12 millones más otros 19 millones en indemnizaciones. En total, 58 millones abonados al fisco por eludir diversos tributos.

Invisibles ante la justicia

El bufete Martell Abogados, que representa a Eugenio Mora, ha explicado a El Confidencial que los 'papeles de Panamá' solo hacen referencia a casos por los que su cliente Eugenio Mora ya ha cumplido con el fisco, tras haber sido condenado por la Audiencia Nacional en sentencia del 29 de junio de 2015. Sin embargo, ni las cantidades ni las sociedades que se citan en dicho fallo concuerdan con las que aparecen en los registros internos de Mossack Fonseca, aunque sí algunos proyectos de inversión. La única sociedad común es Tilia, radicada en Madeira. Pero mientras que en la sentencia se habla de esta instrumental como origen de un crédito para que Francisco Pretus comprase una sexta parte de la empresa Niesma Corporació en España, que administraba Luigi, en la documentación de Mossack Fonseca se vehicula Tilia a un crédito de 620.000 euros para adquirir, a través de dos instrumentales de Madeira, cuatro amarres de superyates en el puerto de Badalona.

Una mujer delante de una tienda de Burberry. (Reuters
Una mujer delante de una tienda de Burberry. (Reuters

Estas sociedades hicieron a Eugenio Mora invisible para la Justicia. Así, por ejemplo, la firma Moldavite Serviços de Consultoriatambién con sede en Madeira, sí que aparece en el auto del juez Baltasar Garzón del caso Pretoria, de 30 de octubre de 2009, y se la identifica como el origen de los fondos de la operación por las que acaba imputando entre otros al exalcalde de Santa Coloma, Bartalomé Muñoz (PSC), el propio Luigi y los ex altos cargos de CDCMacià Alavedra Lluís Prenafeta. Se les acusa, entre otros cargos, del delito de blanqueo. Pero la sociedad Moldavite cumplió a la perfección su función y Mora se libró pese a haber sido el origen y propietario de todos los fondos.

Yo me lo guiso, yo me lo como

En las tres operaciones que se relatan, todas aparecidas en el caso Pretoria, el esquema es el mismo. Así en 2003 Global Techonologies.Com LTD controlada por la familia Mora presta 620.000 euros para comprar cuatro amarres de superlujo en la Marina de Badalona. El dinero pasa por sendos préstamos condicionados a través de Tilia y Moldavite, ambas con sede en la misma dirección de Madeira, hasta llegar a una sociedad en Barcelona denominada Medmoorings SL. ¿Y quién es el administrador de Medmoorings? Pues ni más ni menos que el propio Eugenio Mora. Todos los amarres son de más de 25 metros de eslora.

El alquiler de dichos amarres es el objetivo declarado de la transacción en los documentos de Mossack Fonseca. Dicho alquiler como mínimo rentaría más de 50.000 euros al año, según las tarifas de la Marina Badalona. Eso implica una rentabilidad de la inversión del 8% tirando bajo. Y limpios de impuestos, porque Medmoorings SL devolvía el crédito con la condición de que el 99% se abonase a Global Technologies.Com LTD, donde, cómo no, también estaba al mando el propio Eugenio Mora. El 1% restante es la comisión para la sociedad intermediaria, que controla Pretus.

Pelotazo en el centro comercial

De Global Technologies, que opera vinculada al banco de negocios estadounidense Merrill Lynch, también salen los fondos para dar un pelotazo con la sociedad Centre Comercial Gramanet SA, que proyecta un complejo comercial y residencia en Santa Coloma: Cubics. Se invierten 7,6 millones en mayo del 2003 también a través de un préstamo con el fin último de conseguir neutralidad fiscal. El dinero llega a través de Madeira, de la firma Moldavite, con la ventaja de que es terreno portugués y, por tanto, país miembro de la Unión Europea. Las condiciones establecen que esta sociedad devolverá el 99% del dinero a Global Technologies.Com, es decir, a Eugenio Mora, mientras que el 1% se quedará en Moldavite, siguiendo la mecánica habitual.

En 2003 Centre Comercial Gramanet estaba administrada por el constructor Josep Singla, imputado por Pretoria. En 2004 el administrador cambia, según el Registro Mercantil español, y se nombra a Francisco Pretus, el hermano de Diego, que está al frente de Tilia. Francisco Pretus oficialmente representa a Ard Choille, una sociedad que no aparece en los 'papeles de Panamá' pero sí en la sentencia por la que condenaron a Eugenio Mora por delito fiscal y que era su instrumental holandesa. En la operación de venta de Centre Comercial Gramanet Mora ingresa 21 millones. Y la sociedad todavía le debe los 7,6 millones que él mismo le prestó desde Madeira y de los que recuperará el 99%, como es habitual. Negocio redondo.

Luigi en acción

Luis García también recibió créditos desde la instrumental de Eugenio Mora en Niue. En total, tres préstamos que sumaban 725.000 euros para comprar cinco solares en Sant Andreu de Llavaneras en primera línea de mar [Lea aquí los contratos entre Global Technologies y Niesma Corporació]. El plan era hacer viviendas que luego levantó Proinosa, la contructora de Josep Singla. Como en todos los casos, el 99% de los beneficios se iba a destinar, de regreso, a la instrumental de Eugenio Mora. Esa instrumental, Global Technologies.Com LTD, quedó inactiva en 2007.

Papeles Panamá

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios