LA FAMILIA DEL PRESIDENTE XI JINPING TAMBIÉN ES CLIENTE DEL BUFETE PANAMEÑO

China emerge como mayor vivero de firmas 'offshore': asesinatos, nepotismo y evasión

El régimen comunista abarca un 29% de los clientes de Mossack Fonseca, lo que se traduce en 16.300 sociedades de origen chino registradas en paraísos fiscales

Foto: Un policía militar hace guardia frente al retrato de Mao Zedong en la plaza de Tiananmen. (Reuters)
Un policía militar hace guardia frente al retrato de Mao Zedong en la plaza de Tiananmen. (Reuters)

Los altos cuadros del Partido Comunista Chino (PCCh) y las grandes fortunas del país tienen una debilidad especial por abrir empresas en paraísos fiscales, según se revela en ‘Los papeles de Panamá’. Un análisis de los documentos filtrados al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), a los que han tenido acceso El Confidencial y La Sexta, confirma que el 29% de las compañías que el bufete Mossack Fonseca gestionaba a finales de 2015 procedían de sus oficinas en China (el país líder en volumen de clientes) y Hong Kong (su oficina más solicitada en todo el mundo). En total, 16.300 firmas ‘offshore’ de origen chino cuya titularidad se eleva hasta lo más alto de la cúpula del poder: la familia del presidente Xi Jinping.

[Especial 'Los papeles de Panamá': destapamos a Mossack Fonseca, la gran trama de las sociedades 'offshore']

Nada menos que ocho miembros o exmiembros del Comité Permanente del PCCh, el máximo órgano de poder del régimen, integrado por siete personas, cuentan con familiares en la cartera de clientes de Mossack Fonseca. En el caso del presidente, se trata de su cuñado, Deng Jiagui. Este adquirió una firma ‘offshore’ a través del bufete panameño en 2004 y volvió a hacerse con dos compañías más en 2009. Es todavía una incógnita para qué fueron utilizadas tales firmas. La primera, Supreme Victory Entreprises, fue disuelta en 2007, mientras las otras dos (Best Effect Enterprises y Wealth Ming International) ya permanecían inactivas en noviembre de 2012, fecha en que Xi Jinping se convirtió en secretario general del PCCh. 

El presidente de China, Xi Jinping, aplaude durante un acto político en Pekín. (Reuters)
El presidente de China, Xi Jinping, aplaude durante un acto político en Pekín. (Reuters)

Paradójicamente, Xi ha convertido la lucha contra la corrupción en el estandarte de su mandato. Nada más alcanzar la presidencia de China (marzo de 2013), inició una durísima purga interna que elevó su popularidad social. Ya en 2012, una minuciosa investigación de la agencia Bloomberg había advertido sobre los negocios millonarios en distintos sectores económicos (minerales, telefonía móvil, inmobiliaria) de la familia del presidente, con activos que alcanzaban los 376 millones de dólares. La dictadura china censuró aquella información del mismo modo que lo ha hecho ahora: ha prohibido a los medios de comunicación informar sobre 'Los papeles de Panamá' y ha cortado de raíz todas las discusiones sobre el tema en las redes sociales chinas.

China emerge como mayor vivero de firmas 'offshore': asesinatos, nepotismo y evasión

“Encuentren y eliminen cualquier republicación de 'Los papeles de Panamá. No informen sobre este caso, sin excepciones. Si se hallan materiales procedentes de medios extranjeros atacando a China en cualquier 'website', se tratará severamente. Por favor, actúen inmediatamente”, indicó una directiva del órgano de propaganda de la dictadura al que tuvo acceso 'China Digital Times', un diario digital con sede en Estados Unidos.

Las máximas figuras del régimen

Junto al presidente, los papeles señalan a dos miembros del actual Comité Permanente del PCCh: Zhang Gaoli y Liu Yunshan. El primero está implicado mediante su yerno, Lee Shing Put, titular de tres compañías registradas en las Islas Vírgenes Británicas. El segundo, mediante su nuera, Jian Liqing, accionista de una. Incluso el marido de la nieta de Mao Zedong, el Gran Timonel comunista, es titular de una firma ‘offshore’ con la que, presuntamente, gestiona las ganancias de la casa de subastas y de la compañía de seguros de vida que dirige. 

También aparece la documentación de una figura muy relevante para la dictadura: Li Xiaolin, hija de Li Peng, quien fuera primer ministro de China entre 1987 y 1998. Li Xiaolin es titular junto a su marido de Cofic Investments, registrada en las Islas Vírgenes Británicas en 1994, cuando su padre estaba en pleno mandato. Li Xiaolin no solo se conformó con beneficiarse del patrimonio familiar, sino que supo medrar dentro del sistema hasta ser apodada la Reina de la Energía, ya que fue vicepresidenta del organismo estatal de dicho sector, cargo que combinó con su sillón en la Conferencia Política Consultiva del PCCh. Li Xiaolin ha rechazado hablar con periodistas del ICIJ a este respecto en repetidas ocasiones.

El actor hongkonés Jackie Chan también está entre los clientes de Mossack Fonseca. (Reuters)
El actor hongkonés Jackie Chan también está entre los clientes de Mossack Fonseca. (Reuters)

No es ningún secreto que muchos de los hijos y nietos de los llamados “héroes de la revolución” (los cuadros comunistas que llevaron a Mao al poder en 1949) han sabido amasar grandes fortunas al calor de sus ilustres apellidos y del despegue económico del gigante asiático. De hecho, estas familias son conocidas en China como la “nobleza roja”, dinastías que dominan las esferas políticas y económicas de la segunda potencia mundial. El propio Xi Jinping forma parte de dicha aristocracia gracias a su padre, destacado héroe de la revolución. La novedad que aportan Los papeles de Panamá' es poder cuantificar la enorme naturalidad con que la nobleza roja y su entorno operan empresas pantalla en paraísos fiscales. Compañías que pueden servir tanto para ocultar ingentes fortunas como para utilizarlas activamente en operaciones empresariales dentro de China, permitiendo a los actores implicados (de alto perfil político o empresarial) ocultarse tras el nombre de una firma de Panamá o de las Islas Vírgenes Británicas.

No solo los burócratas e hijos del sistema acuden con frecuencia a las ocho sucursales que Mossack Fonseca tiene abiertas en China. También cientos de multimillonarios chinos son clientes del bufete. Magnates de la joyería, el entretenimiento y el sector inmobiliario tienen sociedades ‘offshore’. Algunos incluso las operan conjuntamente, como el famoso actor Jackie Chan, que es titular junto al gurú de los centros comerciales Shen Guojun de la misteriosa compañía Dragon Stream Limited, registrada en las Islas Vírgenes Británicas en 2008. Otro ejemplo es el prócer de los refrescos Zong Qinghou, cuya hija Kelly Zong adquirió en el mismo archipiélago una firma en 2015 usando los servicios de Mossack Fonseca. Jackie Chan, Shen Guojun y Kelly Zong han declinado hacer ningún comentario tras ser contactados por el ICIJ.

Bo Xilai, antigua estrella emergente del PCCh, durante su juicio por aceptación de sobornos. (Reuters)
Bo Xilai, antigua estrella emergente del PCCh, durante su juicio por aceptación de sobornos. (Reuters)

La ocultación de bienes multimillonarios en paraísos fiscales ha provocado incluso asesinatos en las altas esferas del régimen comunista y la caída en desgracia del 'Príncipe Rojo', Bo Xilai, llamado a ser uno de los hombres más poderosos del país esta década. La esposa de Bo, Gu Kailai, envenenó con matarratas a su socio británico Neil Heywood en una habitación de hotel en 2011. Según las investigaciones, Gu quiso deshacerse de Heywood después de que este la amenazara con desvelar los millones de dólares en propiedades inmobiliarias que el matrimonio ocultaba en paraísos fiscales. En 2011, el Príncipe Rojo viajaba disparado hacia las más altas cotas de poder y popularidad en China, y su fiel esposa no quería que, entre otros bienes, la opinión pública supiera que poseían una villa en Cannes (Francia) valorada en 7,5 millones de euros. Dos semanas después del asesinato, Gu transfirió sus acciones a otro asociado con el presunto objetivo de oscurecer todo lo posible la vinculación del matrimonio a estas sociedades ‘offshore’. Hoy, tanto Gu Kailai como Bo Xilai cumplen cadena perpetua, en el que ha sido el mayor escándalo político de China desde la masacre de Tiananmen en 1989.

La normativa internacional contra el blanqueo de capitales exige a intermediarios como Mossack Fonseca prestar un escrutinio muy riguroso a los funcionarios públicos y a sus familiares, para garantizar que su dinero no procede de prácticas corruptas. La revelación de estos nombres y el hecho de que China, con 16.300 empresas registradas, sea el mayor mercado de esta firma especializada en gestionar compañías en paraísos fiscales dejan al descubierto la total negligencia del bufete panameño a este respecto.

 

Papeles Panamá

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios