¿Debo hacer la declaración de la renta conjunta? Estos son los casos en los que se recomienda
  1. Economía
  2. Declaración Renta
Renta 2020-2021

¿Debo hacer la declaración de la renta conjunta? Estos son los casos en los que se recomienda

Si uno de los cónyuges no tiene empleo, sus ingresos son muy bajos o uno tiene ganancias y otro pérdidas, lo recomendable es hacer la declaración conjunta

placeholder Foto: Pareja haciendo cálculos. (iStock)
Pareja haciendo cálculos. (iStock)

Apenas faltan unos días para que comience la campaña de la renta y hay una pregunta que se hacen en muchos hogares españoles: ¿es mejor hacer la declaración de la renta de manera conjunta o individual? Y la realidad es que no existe una única respuesta, pues todo dependerá de las circunstancias de cada pareja y de si cumplen con los requisitos para optar a ambos modelos o por el contrario tienen que decantarse por uno de ellos obligatoriamente.

En efecto, la casilla 0461 del IRPF no está disponible para todos los contribuyentes, sino que solo pueden rellenarla quienes formen parte de una unidad familiar. A ojos de la Agencia Tributaria, esta condición se cumple en tres casos:

  • Parejas casadas (con o sin hijos). Si se tiene un vínculo matrimonial, marido y mujer pueden elegir si hacer la declaración de forma conjunta o individual, así como incluir dentro de la unidad familiar a los hijos, en caso de tenerlos. Eso sí, ambos deberán escoger la misma vía. En caso de rendir cuentas en pareja, la base imponible se reduce en 3.400 euros.
  • Parejas divorciadas con hijos. También pueden acogerse a la declaración conjunta las parejas divorciadas que mantengan la custodia compartida de sus hijos. En estos casos, solo una de las dos personas puede realizar la declaración conjunta e incluir a los hijos, beneficiándose así de una reducción de 2.150 euros de l base imponible.
  • Parejas no casadas con hijos. Para las parejas de hecho se aplica la misma lógica que en cuanto a las personas divorciadas: las dos partes nunca pueden tributar de forma conjunta y la reducción de la base imponible es de 2.150 euros.

Conviene recordar que únicamente pueden hacer la declaración conjunta los matrimonios celebrados antes del 31 de diciembre de 2020, pues Hacienda tiene cuenta la situación familiar del año anterior. Por lo general, solo se pueden incluir dentro de la unidad familiar a los hijos menores de 18 años. Si los descendientes son mayores de 18 años pero menores de 25 y tienen rentas inferiores a 8.000 euros, esas rentas no tienen que incluirse en la declaración de los padres o ascendientes, mientras que si hay hijos menores de 18 años y menores de 25 sí se puede hacer una declaración conjunta en la que se aplique reducción por descendiente.

Foto: Cálculo de impuestos. (iStock)

¿Cuándo conviene la declaración conjunta?

El principal beneficio de la unidad familiar es la reducción por tributación conjunta, es decir, que la base sobre la que se calculan los impuestos baja. A ello se suma la ventaja de compensar pérdidas y ganancias en la renta de forma conjunta. Por ejemplo, si un miembro de una pareja ha obtenido 500 euros gracias a sus inversiones y, por su parte, su cónyuge ha perdido 400, las pérdidas del segundo se pueden restar a los beneficios del primero como si se tratara de una misma persona, de tal manera que se tributarían 100 euros de ganancias.

No es fácil determinar cuándo es mejor hacer la declaración conjunta y cuándo individual, ya que hay multitud de condiciones laborales, sociales y económicas que influyen. A modo de recomendación general, la reducción de la base imponible compensa cuando los ingresos de la pareja en su conjunto son bajos. Más allá de esta consideración, el comparador de servicios financieros Finect aconseja tributar en pareja en tres situaciones:

  1. Cuando solo uno de los cónyuges trabaja. Si un miembro de la pareja trabaja y el otro no, compensa hacer la declaración conjunta, pues así es posible aplicar la reducción de 3.400 euros en la base imponible. Si el tipo medio de la renta es del 16%, esto supondrá un ahorro de aproximadamente 544 euros.
  2. Cuando uno de los cónyuges gana poco dinero. La operación conjunta también puede compensar en caso de que uno de los cónyuges no supere los 3.400 euros de ingresos. Asimismo, es recomendable para las familias monoparentales cuando los hijos no perciben rentas.
  3. Cuando uno de los cónyuges ha ganado dinero en inversiones y el otro ha perdido. Como ya se ha comentado, compensar pérdidas de forma conjunta es una de las principales ventajas de la declaración conjunta. Si uno de los dos cónyuges ha ganado dinero y el otro ha perdido, Hacienda solo tendrá en cuenta el global.

Por el contrario, la declaración individual es más recomendable en los siguientes casos:

  1. Cuando los dos trabajan y ganan más del mínimo personal. Si ambos miembros ganan más de 5.500 euros merece la pena que se haga por separado, pues la suma del mínimo personal daría como resultado 11.100 euros. En cambio, si se hiciera de forma conjunta se aplicará un solo mínimo de 5.550 euros más la reducción por tributación conjunta en cuyo caso la deducción sería de 8.950 euros en el mejor de los casos.
  2. Cuando se puede deducir por compra o alquiler de la vivienda. Las sumas individuales también compensan en el caso de las hipotecas, teniendo en cuenta que solo es posible aplicar una deducción por compra de vivienda si el préstamo está constituido desde antes del 1 de enero de 2013. En cuanto a las ayudas al alquiler, las comunidades autónomas tienen en cuenta un límite mayor para poder deducir si se opta por la declaración conjunta.
Declaración de la Renta Renta 2020-2021
El redactor recomienda