campaña de la renta 2018

Regalos de boda vs. declaración de la renta: ¿controla Hacienda los 'sobres' o la vajilla?

En plena campaña de la renta y tras una noticia sobre inspectores de Hacienda 'persiguiendo' a recién casados, Gestha explica cuáles son las normas fiscales al respecto

Foto: Detrás de una boda se mueve mucho dinero, pero hay que saber que hay que declararlo. (Tetra Images/Corbis)
Detrás de una boda se mueve mucho dinero, pero hay que saber que hay que declararlo. (Tetra Images/Corbis)

Mes de mayo, temporada de bodas. Organizar una boda no es una tarea sencilla (por eso, muchas parejas optan por contratar a planificadores para esta tarea), pero el 'dolor de cabeza' que supone preparar una fiesta de estas características a veces no se queda en los meses previos al día de la ceremonia. En plena campaña de la renta de 2018, varias parejas de Asturias han recibido recientemente a inspectores de Hacienda en su propio domicilio para solicitar las facturas de la celebración, tal y como ha publicado 'El Comercio', lo que ha generado cierto revuelo en torno a las obligaciones fiscales en este tipo de circunstancias. "De repente llamaron a la puerta. Era una mujer exigiéndome las facturas de mi boda, que fue en el año 2016. Esa misma semana fue a casa de unos amigos que se habían casado dos meses después", relata al diario asturiano una de las afectadas.

[La declaración de la renta, de la A a la Z]

Lo cierto es que sí existe la posibilidad de que la Agencia Tributaria solicite información de la celebración de una boda —e incluso hasta cuatro años después—, pero no se trata de ninguna campaña dirigida a las parejas. "En el 99,99% de los casos las parejas no declaran lo recibido en las bodas" porque no representa una cantidad desorbitada, explica a El Confidencial el presidente de los técnicos de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado. En teoría, señala, deben declararse todos y cada uno de los regalos que se reciben, ya sea en forma de ingreso en cuenta o transferencia, en metálico en el clásico sobre de boda o de algún artículo físico. "Los novios tendría que hacer tantas declaraciones como regalos, y rellenar un formulario correspondiente al impuesto de donaciones por tantos regalos recibidos", explica Cruzado, consciente del 'engorro' que supone. Sin embargo, también resulta claro con la actuación de Hacienda: "No se ha entrado en este tema, y no hay intención por su parte de entrar", apunta, y matiza, con respecto a lo ocurrido en Asturias, que esta campaña —que por otro lado, no es nueva—, no tiene que ver con esto, sino con el control de la industria.

Un salón, preparado para albergar una ceremonia. (Pexels)
Un salón, preparado para albergar una ceremonia. (Pexels)

"El único objetivo es comprobar que las empresas contratadas para los servicios de una boda —restaurantes, fotografía, decoración, flores, equipo de música e incluso los 'wedding planners'— están facturando lo que realmente están ingresando, y es algo que Hacienda lleva controlando mucho tiempo", señala el responsable de Gestha. ¿Qué es lo que ocurre con este sector? Que en ocasiones ofrecen a la pareja facturar menos: "Un salón con 200 invitados puede ofrecer facturar 100, y el resto pagarlo sin seguir las vías legales", señala, por lo que insiste en que cada pareja, a la hora de organizar su enlace, debe asegurarse de que "realiza los pagos como dicta la normativa", para evitar que las empresas evadan determinados impuestos. Precisamente por esto, es recomendable guardar todas las facturas de los servicios contratados, por si en algún momento la Agencia Tributaria necesita acceder a ellas.

¿Pueden multar a los novios?

Sin embargo, son muchas las parejas que se alertan con este tipo de informaciones, al creer que es posible que Hacienda se presente en su casa para pedir cierta información. En este sentido, Cruzado matiza que en rara ocasión un inspector de Hacienda se presentará en la vivienda de unos recién casados para pedir las facturas de los servicios contratados para el enlace: "En primer lugar se les enviará un requerimiento por correo, con el objetivo de solicitar información. Lo que hay que tener en cuenta en este caso es que hay que cumplir este requerimiento, de lo contrario los novios sí pueden estar sujetos a algún tipo de sanción", explican desde Gestha. Aunque, insiste, dentro del marco de una 'investigación mayor', dirigida al control de la industria y no al control de las parejas de manera individualizada.

En teoría, hay que declararlo todo, pero esto no ocurre y socialmente está admitido

Aun así, las parejas sí se pueden ver envueltas en algún problema si se detectan irregularidades, como por ejemplo, pagos en metálico de grandes cantidades. Desde 2012, está establecida por ley una limitación a los pagos en efectivo, que es de 2.500 euros (de 15.000 para los extranjeros), y de pagar más de esa cantidad en billetes la pareja puede ser multada por el valor del 25% de lo que se exceda de los 2.500 euros —si se pagan 7.000 euros en metálico, la multa sería del 25% de 4.500, no de los 7.000—. Sin embargo, insiste, "es un problema residual" pero en otros casos "es difícil que se vaya contra la pareja".

"En teoría, tienen que declararse a través del impuesto de donaciones, pero no ocurre (...) y socialmente está admitido", insiste, porque suele tratarse de cantidades bajas. "Las cantidades desorbitadas sí pueden generar problemas", explica el presidente de Gestha, que matiza que cuando las transferencias son de cantidades altas "las entidades financieras están obligadas a avisar". De aquí es de donde viene la creencia de que todo regalo por debajo de los 3.000 euros "no es detectado" por Hacienda: la ley especifica que los bancos deben informar a la Agencia Tributaria en algunos casos, entre ellos todos los ingresos en billetes de 500 euros (independientemente de la cantidad), o pagos en metálico de cantidades superiores a los 3.000 euros.

Eso sí, de declarar, se declara todo: desde el dinero que va en los famosos sobres, hasta las transferencias de amigos o familiares, y también los artículos de regalo: electrodomésticos, cuadros... "Todo son donaciones, y hay que declarar también el valor de estos bienes", remarca. Y en este caso, no es lo mismo declarar un regalo de boda en Madrid que en Andalucía, ya que este impuesto varía en función de la comunidad autónoma —en Madrid, por ejemplo, la bonificación es del 99%—.

Declaración Renta

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios