Es noticia
Menú
Los hogares españoles sufren el precio de la luz más caro de toda la zona euro
  1. Economía
PRIMER SEMESTRE DE 2022, DATOS DE EUROSTAT

Los hogares españoles sufren el precio de la luz más caro de toda la zona euro

Eurostat revela que España se situó en el primer semestre de 2022 a la cabeza de Europa con el recibo de la luz más costoso, con un precio otro 10% más caro que a finales de 2021, cuando ya estaba en récord histórico

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), junto a la ministra de Economía, Nadia Calviño (2i), la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (2d), y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/J.J. Guillén)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), junto a la ministra de Economía, Nadia Calviño (2i), la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (2d), y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/J.J. Guillén)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las familias españolas fueron las que más se tuvieron que rascar el bolsillo de toda la zona euro para pagar la factura de la luz. Según revela Eurostat, el kilovatio por hora (KWh) en España de un hogar medio en el primer semestre de 2022 costó 0,328 euros, incluidas todas las tasas y los impuestos.

En términos comparables con el resto del continente (paridad de poder adquisitivo), la luz en Francia, en el mismo periodo, costó 0,191 euros por KWh. Es decir, a este lado de los Pirineos el recibo eléctrico es un 68% más caro. En Portugal, el consumidor doméstico pagó 0,24 euros por KWh, lo que hace que aquí la electricidad sea un 33% más cara. En Italia la diferencia es mucho menor, pero aun así, en términos comparables, en España se paga más.

Aún falta por conocer los datos de Alemania, que no ha reportado sus cifras todavía al organismo de estadística de la Comisión Europea. No obstante, cabe destacar que ya en el segundo semestre de 2021 en España la luz era más cara que en Alemania. El país germano ha sufrido una fuerte alza de la energía, sobre todo este verano, dada su dependencia del gas de Rusia, que en agosto rompió su relación comercial, que venía de los años setenta.

La diferencia de precios es aún más intensa para aquellos hogares con un consumo más reducido, detalla Eurostat. Sin embargo, para aquellos hogares de más consumo, aunque España sigue estando a la cabeza de la eurozona, se ve superada por Grecia e Italia. Es decir, que el gasto eléctrico tiene un punto de regresividad. Esto se debe a que España es uno de los países donde la parte fija del recibo es de las más abultadas, apuntan los expertos.

Por otro lado, en el primer semestre de 2022, a diferencia de lo que ocurrió en 2021, ya la luz no es más barata que en 2018 descontada la inflación. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió el año pasado a este hito, que refrendó precisamente con los datos de Eurostat, más fieles a la realidad del mercado que los del INE, porque en ellos se encuentran tanto los hogares con tarifa regulada como los que están en mercado libre, que ya representan el 60% del mercado.

Es decir, que las medidas regulatorias y las rebajas de impuestos no han sido suficientes para contener el recibo de las familias hasta junio. La situación para España no mejora si en la comparativa se excluyen los impuestos. Es decir, si se compara el precio de la luz que corresponde al coste de la energía que facturan las eléctricas. Solo Grecia sale peor parado que España. El resto de países también son más baratos.

En mayo, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, señaló que el 80% de los españoles había pagado menos que en el año 2018, a diferencia de lo que ocurría con los hogares de tarifa regulada por el Gobierno, a los que calificó de tontos. Esto, que se cumplió con creces si no se tienen en cuenta los impuestos hasta finales de 2021, tampoco se dio en el primer semestre de este año, cuando el precio del kilovatio hora se elevó respecto a diciembre un 45%, según detalla Eurostat. Además, de 0,235 euros por KWh en 2018 se ha pasado a 0,3 euros por MWh. Ya es un 30% más caro.

Los expertos señalan que una parte del problema de España viene del fuerte peso de la tarifa regulada, que aunque ha sido la más barata de 2014 a 2021, el hecho de estar al 100% vinculada al mercado mayorista ha hecho que las facturas se encarezcan más que en cualquier otro país. De hecho, el Gobierno ha anunciado este miércoles que está tramitando un proyecto de real decreto para modificar la tarifa regulada PVPC y hacerla más estable. Se trata de un trámite al que se vio obligado por Bruselas a cambio de aprobar la excepción ibérica en junio.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (i). (EFE/Biel Aliño)

Además de esto, en el mercado señalan el elevado desconocimiento de los consumidores sobre su factura de luz, como constata recurrentemente la CNMC. Es otro de los factores que contribuyen con fuerza al pago excesivo de la tarifa por parte de los consumidores españoles.

Al margen de lo anterior, la propia Eurostat constató también en septiembre que España es, junto con Italia, uno de los países donde más crece el coste de la luz, sobre la base del peso de este concepto en el IPC armonizado. Entre agosto de este año y el pasado, la luz se elevó un 60% en territorio nacional, ocho veces más que en Francia y cuatro más que en Alemania. Subió, además, el doble que en Portugal. En este contexto, la inflación ha llegado a su peor nivel desde los años ochenta. Está en el 9% en septiembre y ha llegado a superar el 10% en verano. La inflación subyacente, que mide la subida de precios sin la energía, ya está en más del 6%. Esta subida estructural de precios viene en parte contaminada por los altos precios de la energía.

Los datos reportados por el servicio de estadística de Bruselas vienen a decir que, pese a los menores precios en el mercado mayorista en España, que recuerda a diario el Gobierno, en última instancia el consumidor español sigue pagando más que en los países de su entorno. La situación, además, no mejora: tanto el Gobierno como el mercado de futuros auguran precios energéticos más altos para 2023.

Las familias españolas fueron las que más se tuvieron que rascar el bolsillo de toda la zona euro para pagar la factura de la luz. Según revela Eurostat, el kilovatio por hora (KWh) en España de un hogar medio en el primer semestre de 2022 costó 0,328 euros, incluidas todas las tasas y los impuestos.

Factura de la luz Comisión Europea CNMC Inflación IPC
El redactor recomienda