Es noticia
Menú
La inflación da un respiro: cae 1,5 puntos gracias a la energía y se sitúa en el 9%
  1. Economía
SEGÚN EL INE

La inflación da un respiro: cae 1,5 puntos gracias a la energía y se sitúa en el 9%

El incremento de los precios vuelve a niveles de mayo por el abaratamiento de la luz y los combustibles, pero la inflación subyacente solo se modera dos décimas, hasta el 6,2%

Foto: Un mercado de frutas, en Mahón (Baleares). (EFE/David Arquimbau)
Un mercado de frutas, en Mahón (Baleares). (EFE/David Arquimbau)

La inflación da una tregua. El índice de precios al consumo (IPC) se ha situado en septiembre en el 9%, según el dato adelantado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es un punto y medio menos que en agosto, lo que consolida la tendencia de moderación iniciada este verano, en paralelo al descenso de los precios de los combustibles y de la electricidad. El IPC baja de los dos dígitos por primera vez desde mayo y huye de máximos de cuatro décadas.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

La moderación viene determinada por el precio de la energía. Pese a que el dato conocido este jueves no está desagregado, la inflación subyacente solo baja dos décimas desde agosto, hasta el 6,2%. Esta no tiene en cuenta los elementos más volátiles, entre ellas los precios energéticos, lo que permite deducir que la clave en el descenso del IPC ha sido la bajada de la luz durante el último mes. Así lo confirma en una nota de prensa el propio INE, que también atribuye el dato al descenso de los carburantes y del transporte, aunque en menor medida.

De hecho, la inflación subyacente sigue incrementándose en términos mensuales, y sube dos décimas con respecto a agosto. El índice general, en cambio, baja seis décimas. En otras palabras: la vida es más barata que hace un mes, pero el proceso de contagio de la crisis energética en el resto de la economía continúa.

En cuanto al dato interanual, todo indica que la tendencia de bajada de precios que empezó en agosto se mantendrá durante los próximos meses, debido a lo que se conoce como 'efecto base'. A diferencia de lo que ocurrió durante el primer semestre, cuando se comparaba el IPC con las cifras todavía moderadas de la primera mitad del año pasado, este otoño la referencia será el inicio de la crisis energética, a finales de 2021, cuando los precios ya estaban muy altos.

Foto: La inflación sigue ahogando a las familias. (EFE/Víctor Casado)

Por eso habrá que estar muy atentos a los datos mensuales y también a la inflación subyacente, que los propios sindicatos utilizan como referencia para sus demandas de revalorización salarial para este año. De momento, estas cifras ofrecen muchos más matices, a la espera de los registros definitivos, que se conocerán el 14 de octubre.

En cualquier caso, estamos ante la mayor bajada interanual del IPC desde el pasado abril, cuando entró en vigor el descuento al precio del combustible, y el primer descenso de la subyacente desde abril de 2021, en plena cuarta ola del coronavirus. En términos mensuales, el IPC no caía tanto desde julio de 2021, durante la quinta oleada de la pandemia, y registra su mayor bajada de la historia en un mes de septiembre.

Entre los mercados y las medidas

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, se ha apresurado a celebrar el dato en una entrevista en Antena 3: "Si se confirma y continúa esta tendencia, volveremos a niveles de inflación más normales el próximo año". Sin embargo, ha apuntado un factor que añade incertidumbre: "Todo depende mucho del contexto internacional".

Foto: Foto: EC.

Como ocurre en toda Europa, El Gobierno ha sufrido un fuerte desgaste en los últimos meses por la escalada de precios, que ha tratado de contener a través de un ambicioso paquete fiscal. Entre las medidas aprobadas en los últimos meses está la rebaja del IVA de la luz y el gas o la subvención de 20 céntimos por litro de carburante. Pero la clave, como apunta la vicepresidenta, se escapa del alcance del Ejecutivo.

La fuerte subida de los precios de la energía empezó el verano pasado, debido a los cuellos de botella causados por la reapertura económica tras el covid, y se agravó a partir de febrero con la invasión de Ucrania. Las medidas pueden ayudar a moderar la espiral inflacionista a corto plazo y paliar sus efectos en las economías familiares, pero la única forma de revertir la tendencia a largo plazo es embridar los mercados energéticos.

Foto: Un hombre echa gasolina a su vehículo en Valladolid. (EFE/Nacho Gallego)

Septiembre constituye la mejor prueba: después de meses de medidas que se mostraban impotentes para moderar los precios, la fuerte caída del gas ante la expectativa de una intervención de la Unión Europea ha presionado hacia abajo la casación de la electricidad y, en última instancia, el propio índice de precios al consumo. De cara a los próximos meses, la política monetaria del Banco Central Europeo, que prevé continuar con las subidas de tipos de interés, será otra de las claves para revertir la espiral inflacionista.

La inflación da una tregua. El índice de precios al consumo (IPC) se ha situado en septiembre en el 9%, según el dato adelantado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es un punto y medio menos que en agosto, lo que consolida la tendencia de moderación iniciada este verano, en paralelo al descenso de los precios de los combustibles y de la electricidad. El IPC baja de los dos dígitos por primera vez desde mayo y huye de máximos de cuatro décadas.

IPC Inflación
El redactor recomienda