Es noticia
Menú
Las primeras señales de contracción llegan a Europa antes de lo esperado
  1. Economía
En pleno verano

Las primeras señales de contracción llegan a Europa antes de lo esperado

El abrupto descenso del PMI europeo anuncia que vienen curvas antes de lo esperado. El 45% de los expertos del BCE anticipa al menos un trimestre de contracción en menos de un año

Foto: Imagen de un supermercado en Filadelfia. (Reuters)
Imagen de un supermercado en Filadelfia. (Reuters)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La encuesta a gestores de empresas (PMI) que hace mensualmente S&P es uno de los mejores indicadores adelantados sobre la evolución de la economía. Las empresas dan un reporte completo de la situación de su negocio, desde la entrada de nuevos pedidos hasta las perspectivas de contratación de trabajadores. Una radiografía del tejido productivo que los economistas utilizan para hacer un diagnóstico temprano de la coyuntura. Las perspectivas apuntaban a un deterioro de la economía a la vuelta del verano, pero la radiografía de julio muestra que los problemas se han desencadenado antes de lo esperado.

El PMI de la eurozona ha entrado en contracción por primera vez desde que terminaron los confinamientos de la pandemia, al inicio de 2021. Esto es, el peor dato en más de un año. En el mes de julio se produjo "un descenso cada vez más rápido en el sector manufacturero, que se vio acompañado de un nivel de casi paralización del crecimiento del sector servicios a medida que el creciente coste de vida continuó erosionando el impulso de crecimiento generado por la demanda reprimida causada por la pandemia", explica el informe de la encuesta.

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters/Wolfgang Rattay)

El motivo de esta ralentización fue la debilidad de la demanda, muy lastrada por la incertidumbre y la inflación. Los economistas esperaban que este momento llegara tarde o temprano, pero no esperaban que fuese antes del otoño. "Los nuevos pedidos se redujeron por primera vez desde los confinamientos por el covid", explica la empresa. Los peores datos se registraron en Alemania, la gran economía europea más afectada por los problemas de suministro de gas ruso.

"Los PMI muestran una contracción inesperada de la actividad de la eurozona en junio, añadiendo así resultados muy decepcionantes", señalaron los economistas de Oxford Economics tras la publicación del indicador. Los peores registros se concentraron en la industria. Este sector sufre problemas de oferta (por la escasez de suministros y el precio de los costes intermedios) y de demanda (caída del consumo, que se ha trasladado desde los bienes hacia los servicios de ocio y turismo). En Alemania, la producción de su sector manufacturero ha sido inferior a la del año 2021 en todos los meses desde que comenzó la guerra. Dada la profundidad de su caída y el elevado peso de la industria sobre el PIB del país, no sería extraño que sufriese una contracción en el segundo y/o tercer trimestre del año. La industria francesa también entró en terreno contractivo en julio, según los datos del PMI, lo mismo que la del conjunto de la eurozona.

Todos los economistas esperaban malos datos para la industria, con lo que no contaban es con los pobres registros del sector servicios. Si hasta junio eran la resistencia económica, en julio empiezan a mostrar claros síntomas de contagio a nivel europeo. "Más problemático que la industria es que el sector servicios también se está frenando significativamente", escribe Bert Coljin, economista sénior para la eurozona del banco ING. La actividad agregada en el sector prácticamente se estancó en julio y algunas actividades representativas ya entraron en contracción. “Dentro del sector servicios, los orientados al consumidor, como el turismo y el ocio, los medios y el transporte, indicaron una paralización del crecimiento o un declive claro, que contrastaron con el vertiginoso aumento del crecimiento observado en la primavera”, advierte S&P.

"Más preocupante que la industria es que los servicios también se están frenando"

En los países del sur del continente, el turismo debería evitar una contracción de la economía durante el verano gracias a la llegada de viajeros del norte del continente. Para España, Italia o Portugal, estos visitantes suponen una inyección de divisas extranjeras que entran en forma de exportaciones de servicios turísticos. Sin embargo, para los países de procedencia de los turistas, estos recursos son justo lo contrario, importación de servicios, lo que significa que todo el dinero que gastan fuera resta al PIB. Durante la pandemia, la congelación de los viajes al extranjero elevó el PIB de los países del norte de Europa y contribuyó al hundimiento de los del sur; pero ahora ocurre justo lo contrario.

Y, además, los tipos

Esto hace que sea más probable una contracción de la actividad económica en Alemania y sus vecinos. El propio Bundesbank reconoce la delicada situación que atraviesa el país en su informe mensual publicado el viernes (antes de conocer los malos datos del PMI): "Es posible que el crecimiento en el trimestre actual sea algo más débil de lo esperado en el escenario base proyectado en junio". Y la previsión de junio ya era muy pobre. Esto significa que la situación económica se ha deteriorado en el último mes, tras la materialización de una buena parte de los riesgos a la baja que existían entonces.

El Banco Central Europeo (BCE) también publicó el viernes los resultados de su encuesta trimestral a analistas profesionales, una información que la entidad utiliza para sus decisiones de política monetaria. De los 44 panelistas, casi la mitad (el 43%) anticipan al menos un trimestre de contracción en la eurozona de los próximos cuatro. La mayor parte piensa que será en el cuarto trimestre de 2021 o en el primero de 2022. Sin embargo, los malos datos de los PMI de julio (primer mes del tercer trimestre) amenazan con adelantar la recesión.

El BCE también ofrece un rango de opciones a partir de los resultados de la encuesta a analistas profesionales basados en la desviación estándar de sus previsiones (zona sombreada en el gráfico superior). En el rango bajo, todos los trimestres hasta el inicio de 2023 serían susceptibles de sufrir una contracción. Es lógico que así sea, ya que el nivel de crecimiento es tan limitado que cualquier pequeño susto puede terminar provocando una caída de la actividad.

Ahora existe un freno adicional para la economía: la subida de los tipos de interés del Banco Central Europeo de 50 puntos básicos. El objetivo de esta medida es precisamente frenar la demanda a través de un encarecimiento del crédito para hogares, empresas y gobiernos. Es posible que esta decisión contribuya a frenar la escalada de los precios, pero a corto plazo tendrá un impacto negativo sobre el crecimiento, parándolo o incluso entrando en terreno contractivo. "La recesión parece ahora el precio a pagar por controlar la inflación", titulaba el viernes su crónica de la política monetaria Bloomberg.

A medida que pasan las semanas, se acumulan las señales negativas. La gran incógnita ahora no es si habrá contracción de la actividad, extremo que es altamente probable, sino si se producirá una crisis profunda. Este escenario es el que descartan actualmente los economistas, que se inclinan por pensar en una contracción corta para reconducir la inflación. Los economistas encuestados por el BCE recortaron en casi un punto su previsión de crecimiento para 2023, pero todavía se mantiene claramente en terreno expansivo, con un avance del 1,5%. Esta cifra es compatible con una recesión leve y corta, pero no con una crisis profunda. Este es el escenario verdaderamente importante y no tanto si unas décimas de crecimiento pueden provocar una recesión técnica.

La encuesta a gestores de empresas (PMI) que hace mensualmente S&P es uno de los mejores indicadores adelantados sobre la evolución de la economía. Las empresas dan un reporte completo de la situación de su negocio, desde la entrada de nuevos pedidos hasta las perspectivas de contratación de trabajadores. Una radiografía del tejido productivo que los economistas utilizan para hacer un diagnóstico temprano de la coyuntura. Las perspectivas apuntaban a un deterioro de la economía a la vuelta del verano, pero la radiografía de julio muestra que los problemas se han desencadenado antes de lo esperado.

Previsión de crecimiento PIB
El redactor recomienda