Es noticia
Menú
El FMI prevé que el PIB español caerá un 1% si Putin corta el suministro de gas a Europa
  1. Economía
Nadie se libra

El FMI prevé que el PIB español caerá un 1% si Putin corta el suministro de gas a Europa

Un cierre total del abastecimiento tendría un efecto devastador para los países del centro y el este del continente. Alemania perdería un 3% de su riqueza e Italia, un 6%

Foto: Estación de compresión de Mallnow (Alemania). (EFE/Filip Singer)
Estación de compresión de Mallnow (Alemania). (EFE/Filip Singer)

Ni siquiera España se libra. El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que nuestro país, pese a ser mucho menos dependiente del gas proveniente de Rusia que la mayoría de sus socios europeos, perdería en torno al 1% de su producto interior bruto si el presidente ruso, Vladímir Putin, consuma su amenaza de cortar el suministro a la UE.

Con respecto al viejo continente, el cierre del grifo ruso en los flujos de gas a la Unión Europea podría reducir potencialmente hasta el 1,5% de su PIB. Esto si el próximo invierno fuera especialmente frío y los Veintisiete no tomasen las medidas preventivas adecuadas para almacenar energía, tal y como publica Bloomberg.

La Comisión Europea está lista para alertar que, en caso de un invierno promedio, si se materializa el corte de gas desde Moscú entonces el PIB de la UE se reduciría entre el 0,6% y el 1%, según recoge un borrador de la Unión al que Bloomberg ha tenido acceso.

Foto: Tuberías de las instalaciones del Nord Stream en Lubmin, Alemania. (Reuters/Hannibal Hanschke)

Un cese total del abastecimiento tendría un efecto devastador para los países de Europa del Este y Central, que podrían ver caer su PIB en torno a un 6%, según un informe publicado este martes por el organismo con sede en Washington. En Alemania, el motor económico de la Unión, el PIB descendería cerca de un 3%, mientras que en Francia solo lo haría un 1%.

Los países cuya economía se resentiría más de un bloqueo total por parte de Rusia —una opción con la que cada vez se especula más— serían, por este orden, Hungría, Eslovaquia, la República Checa, Italia, Alemania, Austria, Rumanía, Eslovenia, Croacia, Polonia y los Países Bajos.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen. (EFE/Julien Warnand)

De estos, los cuatro primeros (Hungría, Eslovaquia, la República Checa e Italia) son los que experimentarían una bajada de la actividad de alrededor del 6% del PIB. En todos ellos, salvo en el caso de Italia, existe, según el FMI, el riesgo de que, si Rusia corta el gas, el suministro descienda hasta en un 40%.

"Estos impactos podrían verse mitigados si se logran fuentes de suministro alternativas, se alivian los cuellos de botella en las infraestructuras, se promueve el ahorro energético y aumentan los acuerdos de solidaridad entre países para compartir gas", señaló el informe.

El gas ruso cubre el 40% de las necesidades de Europa, que por ahora ha decidido no vetar la compra del combustible a Rusia, aunque el país eslavo ya ha cortado total o parcialmente su suministro a 12 Estados miembros.

Foto: Estación compresora de gas en Mallnow, Alemania. (EFE/Filip Singer)

En los últimos meses, han disminuido en casi un 30% las entregas a Europa a través de Ucrania y en un 60% las que efectuaba con el gasoducto Nord Stream, que transporta gas ruso directamente a Alemania por debajo del mar Báltico.

Este gasoducto se encuentra actualmente en parada técnica por un "mantenimiento planificado" y su viabilidad es incierta debido a los problemas en la revisión de turbinas que se ha encontrado Rusia por las sanciones occidentales, según ha advertido la empresa estatal rusa Gazprom.

El ministro alemán de Economía y Energía, Robert Habeck, manifestó a principios de julio su preocupación por la posibilidad de un "bloqueo" completo del oleoducto Nord Stream con la excusa de que se está reparando.

Foto: El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin. (EFE/ Mikhael Klimentyev)

El FMI indica en su publicación que, a pesar del riesgo y de las devastadoras consecuencias económicas para varias economías europeas, sería posible sobrellevar un corte de hasta el 70% del total de los flujos provenientes de Rusia, a corto plazo. Tal y como indican los expertos, para ello sería necesario reducir la demanda doméstica, pero también encontrar fuentes energéticas y suministros alternativos.

Esto explica por qué algunos países han sido capaces de 'darse de baja' del gas ruso por su cuenta. Sin embargo, sería mucho más complejo diversificar si el corte del suministro fuese total. Si se produjesen 'cuellos de botella', podría disminuir la capacidad europea de redirigir el gas entre sus países, tanto por limitación en la transmisión como por una capacidad importadora insuficiente.

La peor situación podría llevar a escenarios sombríos en los que algunos países de Europa Central y Oriental sufriesen entre un 15% y un 40% de escasez, con respecto a su actual consumo anual.

Ni siquiera España se libra. El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que nuestro país, pese a ser mucho menos dependiente del gas proveniente de Rusia que la mayoría de sus socios europeos, perdería en torno al 1% de su producto interior bruto si el presidente ruso, Vladímir Putin, consuma su amenaza de cortar el suministro a la UE.

PIB Fondo Monetario Internacional (FMI) Vladimir Putin Gas natural Energía Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda