Es noticia
Menú
El Tesoro paga por las letras a 12 meses más de lo que costaban los bonos a 10 años en diciembre
  1. Economía
La deuda se encarece

El Tesoro paga por las letras a 12 meses más de lo que costaban los bonos a 10 años en diciembre

El final de las inyecciones de liquidez del BCE y la previsible subida de tipos empujan las rentabilidades de la deuda. El margen para seguir ahorrando en intereses se va agotando

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (EFE/Miguel Osés)
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (EFE/Miguel Osés)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Esta semana es una de las más importantes del año en materia económica. El Banco Central Europeo está dispuesto a poner fin a más de una década de estímulos monetarios iniciando la normalización de su política. Terminará la compra de activos puesta en marcha durante la pandemia y subirá, o anunciará una subida inminente, los tipos de interés. Primera subida desde el ‘patinazo’ de Jean-Claude Trichet del año 2011. Los países del sur del euro vuelven a enfrentarse a la amenaza de las primas de riesgo, que han resurgido en los últimos meses. Si bien es cierto que todavía están muy lejos de situarse en niveles preocupantes, ya están encareciendo las nuevas emisiones de deuda.

El Tesoro Público colocó el martes letras y bonos, sintiendo ya las nuevas exigencias de los inversores. Por ejemplo, la rentabilidad exigida a las letras a 12 meses fue superior del coste al que emitía bonos a 10 años hace apenas un año. A finales de 2021 levantó ‘papel’ a 10 años con un cupón medio inferior al 0,4%. Por el contrario, las letras emitidas esta semana han tenido un coste de casi el 0,5%.

Foto: Foto: Pixabay/Steve Buissinne.

Esto es, España está pagando por las letras un poco más de lo que hace seis meses pagaba por un bono a largo plazo. Esta subida de la curva de rentabilidades implica un encarecimiento imprevisto en las nuevas emisiones de deuda. En ese momento, finales de 2021, el Tesoro no solo no pagaba por colocar letras a 12 meses, sino que cobraba a los inversores, quienes pagaban un 0,6% a España por prestarle dinero.

El salto de las rentabilidades en apenas medio año supera los 100 puntos básicos, una subida que ha sido similar en casi todos los tramos de la curva española, aunque algo más intensa en los plazos más largos. Por ejemplo, en el caso de los bonos a 10 años, el Gobierno colocó el martes también una emisión sindicada (repartida entre varias entidades financieras) por la que pagó un cupón medio del 2,55%.

Las rentabilidades que está pagando el Tesoro por las nuevas emisiones son las más altas desde el año 2014, cuando la presidencia del BCE ya estaba ocupada por Mario Draghi, actual presidente de Italia. Las emisiones actuales han superado el pico de coste que pagó el Tesoro al inicio de la pandemia, cuando la presidenta del eurobanco, Christine Lagarde, se desentendió de la fragmentación financiera de la eurozona.

En ese momento, los inversores pensaron que la deuda periférica no contaría con el respaldo del banco central y las primas de riesgo se anotaron una importante subida. A pesar de este desliz, el Tesoro todavía colocaba bonos a 10 años por debajo del 1% y letras a 12 meses cerca del 0%.

En esta ocasión, el BCE no quiere sustos de fragmentación financiera. Una subida descontrolada de los tipos de interés en los países del sur de Europa, que además salen de la pandemia muy endeudados, podría generar problemas de sostenibilidad de la deuda. Por ese motivo, la subida de tipos se hará siempre de forma ordenada y la entidad vigilará que ningún país se queda fuera del mercado. Tiene un instrumento en su poder muy poderoso: la reinversión de los vencimientos de la deuda que tiene actualmente en su cartera.

Foto: Foto: iStock.

Aunque el BCE termine en esta primavera sus compras netas de activos, no va a reducir su balance, lo que implica reinvertir toda la deuda que venza en los próximos meses. La entidad cuenta con 200.000 millones de euros en letras y bonos que vencen en los 12 meses siguientes. Se trata de una cuantía muy relevante para poder contrarrestar las dudas de los inversores con la deuda periférica.

La situación de España no preocupa, ya que, con los precios actuales de la deuda, el país tiene margen para seguir bajando el coste medio de los títulos en circulación. El motivo es que en la cartera de emisiones quedan bonos emitidos durante la crisis financiera que pagan una rentabilidad muy elevada. Por ejemplo, los bonos a 10 años que vencen actualmente pagan un cupón superior al 6%, esto es, más del doble que el tipo de interés que está exigiendo el mercado actualmente al Tesoro.

Italia es ahora el país que más preocupa. Su prima de riesgo ha escalado ya por encima de los 200 puntos básicos, casi el doble que la española o la portuguesa. Es el país donde se concentran las dudas de los inversores por su inestabilidad política, por su alto endeudamiento (del 135% del PIB) y sus problemas estructurales de crecimiento. De ahí que el BCE vaya a vigilar de cerca el desempeño de la tercera mayor economía del euro, lo que supone una garantía de apoyo también para España.

Esta semana es una de las más importantes del año en materia económica. El Banco Central Europeo está dispuesto a poner fin a más de una década de estímulos monetarios iniciando la normalización de su política. Terminará la compra de activos puesta en marcha durante la pandemia y subirá, o anunciará una subida inminente, los tipos de interés. Primera subida desde el ‘patinazo’ de Jean-Claude Trichet del año 2011. Los países del sur del euro vuelven a enfrentarse a la amenaza de las primas de riesgo, que han resurgido en los últimos meses. Si bien es cierto que todavía están muy lejos de situarse en niveles preocupantes, ya están encareciendo las nuevas emisiones de deuda.

Tipos de interés Prima de riesgo Tesoro Público
El redactor recomienda