Es noticia
Menú
Dime dónde compras y te diré cómo pagas: así movemos los españoles nuestro dinero
  1. Economía
Informe Adyen de Métodos de Pago

Dime dónde compras y te diré cómo pagas: así movemos los españoles nuestro dinero

Un estudio sitúa las tiendas de proximidad a la cabeza de los establecimientos, mientras que en los métodos de pago ganan las tarjetas. El aumento del 'contactless' ha ayudado a ello

Foto: Imagen: Pixabay.
Imagen: Pixabay.

Tras la crisis del covid, los españoles nos estamos animando a consumir. El INE aún no ofrece cifras del consumo total en 2021, pero hay otros factores que sí apuntalan esta tendencia. El primero de ellos es el desembolso en comercio electrónico. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el desmbolso en 'ecommerce' viene subiendo un 13,7% interanual, con el sector de la moda claramente en cabeza. Por otro lado, el 41,4% de dicho gasto se produce dentro de nuestras fronteras, mientras que el 58,6% lo gastamos en portales extranjeros.

La tienda física y la tarjeta, a la cabeza

Sabemos cuánto pagamos, pero ¿dónde y a través de qué métodos lo hacemos? Eso es precisamente lo que analiza el Informe Adyen de Métodos de Pago, que hace una completa radiografía a través del gasto que hacemos los españoles. Para empezar, si nos referimos al emplazamiento de compra ganan las tiendas físicas de proximidad, aunque seguidas de cerca por las plataformas de comercio electrónico.

En cuanto a las formas de pago, hay un claro ganador: las tarjetas de crédito o débito, que acaparan el 84,03%. El segundo método más usado, el efectivo, se queda en un 64,98%, seguido de cerca por Paypal, que asciende hasta el 61,31%. Sorprenden también los datos de Bizum, por encima del 20%.

De esto podemos sacar una primera conclusión muy clara: "Tenemos efectivo para rato", nos cuenta Juan José Llorente, 'country manager' de Adyen en España y Portugal. "Hay un tema generacional: el dinero electrónico a partir de cierta edad iba costando más, pero la pandemia ha fomentado mucho el uso de pago 'contactless', aunque sigue habiendo cierta reticencia". De hecho, "en algunos países nórdicos hay comercios que eliminaron los pagos en efectivo y luego tuvieron que volver a ponerlo, porque hay consumidores que lo siguen pidiendo, porque algunos jóvenes no tienen tarjeta, porque algunos sectores no están tan bancarizados...".

El pago aplazado, minoritario pero al alza

Hay otra tendencia que llama la atención: el pago aplazado. El 47,42% de los encuestados asegura no recurrir a este método, pero el 33% considera que la mera existencia de su disponibilidad es uno de los factores que tiene en cuenta a la hora de elegir una u otra tienda.

Y es que "hay países como México o Brasil en que el pago aplazado es muy común, incluso en pagos menores, pero es un tema cultural, no solo económico", nos aclara Llorente. En su opinión, "este método va a crecer, especialmente en el mundo 'online'. En la semana del Black Friday, por ejemplo, creció un 30% respecto al año anterior". Lo cierto es que "muchos comercios aún no lo han incorporado (pero lo harán) porque antes esa experiencia era muy lenta, pero ahora hay soluciones muy trabajadas para que la experiencia sea muy fluida incluso desde un 'smartphone', con menos petición de información y respuesta instantánea. Además hay más transparencia y eso quita miedo al usuario".

Lo que está claro es que, cada vez más, los españoles esperamos que nuestros pagos sean seguros, una querencia que se ha visto aumentada por dos factores básicos. En primer lugar, la progresiva concienciación en temas de ciberseguridad; en segundo, la llegada de la pandemia, que nos hizo ser más vigilantes de nuestro dinero. Para el 48% de los encuestados, de hecho, combatir el fraude es un incentivo esencial para fidelizarle a la hora de escoger un método de pago.

"El pago aplazado va a crecer, especialmente en el mundo 'online'. En la semana del Black Friday creció un 30% respecto al año anterior"

Hay un tercer motivo sobre el crecimiento de la seguridad en los pagos: La normativa PSD2, que desde el 1 de enero de 2021 obliga a los comercios electrónicos a comprobar la autenticidad del cliente mediante al menos dos de los tres siguientes factores: una contraseña personal e intransferible, un teléfono móvil al que enviar una notificación o algo inherente a la persona, como su huella dactilar o su rostro.

Para el 'country manager' de Adyen, "esta normativa al principio se vio como una barrera al comercio. Y es cierto que genera una fricción adicional, pero cada vez menos. Y es lo que se buscaba: una mayor sensación de seguridad. Esto nos ha hecho concienciarnos más como usuarios".

Tras la crisis del covid, los españoles nos estamos animando a consumir. El INE aún no ofrece cifras del consumo total en 2021, pero hay otros factores que sí apuntalan esta tendencia. El primero de ellos es el desembolso en comercio electrónico. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el desmbolso en 'ecommerce' viene subiendo un 13,7% interanual, con el sector de la moda claramente en cabeza. Por otro lado, el 41,4% de dicho gasto se produce dentro de nuestras fronteras, mientras que el 58,6% lo gastamos en portales extranjeros.

Compras ECBrands