Es noticia
Menú
La moderación del IPC al 8,3% en abril: los combustibles bajan un 11% y la luz, un 27%
  1. Economía
Los alimentos suben un 10%

La moderación del IPC al 8,3% en abril: los combustibles bajan un 11% y la luz, un 27%

La bajada de los precios energéticos dio un respiro a la inflación en el mes de abril. La electricidad bajó un 27% mensual gracias a la moderación del precio del gas

Foto: Una persona se dispone a repostar en Barcelona. (Efe)
Una persona se dispone a repostar en Barcelona. (Efe)

El primer mes de la subvención del Gobierno a la compra de combustibles permitió una gran bajada del precio para los hogares, que vieron así aliviada la factura energética que están pagando como consecuencia de la guerra en Ucrania. Según los datos del IPC publicado hoy por el INE el precio del diésel cayó un 9,6% en el mes de abril respecto a marzo y la gasolina se redujo un 12,5%. En el caso del diésel, el descenso no fue suficiente como para compensar la subida experimentada en el mes anterior, el primero completo tras el inicio de la guerra, pero sí lo fue en el caso de la gasolina, cuyo precio se situó en niveles de finales de febrero.

El descenso de los combustibles, junto con la energía, permitió una moderación de la inflación en España después de marcar en marzo máximos de cuatro décadas. En cualquier caso, la subida sigue siendo muy acusada, del 8,3%, con la inflación subyacente ya en el 4,4%. La subida de los precios no energéticos muestra cómo se están trasladando los costes energéticos a toda la cesta de la compra. Un escenario que preocupa ya al Banco Central Europeo, que prepara su primera subida de tipos en una década para antes del verano.

Foto: La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

A pesar de este descenso, los precios han vuelto a acelerar en mayo, hasta el punto de que en muchas estaciones de servicio ya se ha comido toda la ayuda del Gobierno. Esta ayuda consiste en un descuento de 20 céntimos de los cuales, 15 los pone el Estado y los 5 céntimos restantes los abonan las gasolineras. Sin embargo, este ahorro hay que ponerlo en un contexto en el que los precios de los combustibles llevan ya más de un año de intensa escalada. La consecuencia es que la subida de precios en tasa interanual está siendo muy intensa.

El precio de la gasolina se pagó en abril un 16% más cara que hace un año y en el caso del diésel la subida es del doble, el 32%. Este es un dato que sorprende, la gran diferencia entre el precio del diésel y de la gasolina. De hecho, en muchas estaciones de servicio ya es más caro que la gasolina, y eso a pesar de que la factura fiscal que carga sobre el diésel es inferior a la de la gasolina.

En suma, el precio de los combustibles para automóvil se redujo un 10,8%, el mayor descenso mensual desde el año 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers, cuando el colapso de la demanda hundió los precios. En este caso, el descenso del precio se debe a la ayuda del gobierno, pero la continuación de la crisis energética en el mercado está provocando una nueva subida de los precios en mayo.

También la electricidad dio una tregua en el mes de abril, en este caso gracias al descenso del precio del gas en los mercados internacionales. En concreto, la factura media de los hogares en el mercado regulado (el INE no contempla el mercado libre en sus cálculos) se redujo un 27% en abril respecto al mes de marzo, de modo que se situó cerca de los niveles de febrero.

Si se observa en tasa interanual, la subida sigue siendo elevada, pero mucho menos que en marzo. En concreto, el precio de la electricidad ha pasado de subir un 108% en marzo a un 35%. Una buena parte de esta moderación se debe al efecto base, ya que en abril de 2021 el precio de la electricidad subió casi un 13% en un solo mes. Esto hace que la comparativa interanual de este mes de abril haya sido más favorable. Pero aunque la escalada de los precios se modere, siguen muy por encima de los niveles de 2021.

La energía dio una tregua a la inflación, pero el resto de bienes y servicios que consumen las familias mantuvieron su escalada durante el mes de abril. El peor dato de todos es el de los alimentos, que se encarecen a un ritmo anual ya superior al 10%, un incremento no visto desde la década de los ochenta. La inflación en los alimentos se ha duplicado desde que estalló la guerra en Ucrania, lo que pone contra las cuerdas las cuentas de las familias españolas, en especial las de las rentas bajas.

En los últimos meses también se están produciendo las primeras subidas del precio en la hostelería. Después del 'vía crucis' del sector durante la pandemia, poco a poco va recuperando la normalidad y empieza a trasladar a los precios de venta el incremento de los costes de producción. En abril los precios del sector subieron un 5,8% en tasa interanual.

El primer mes de la subvención del Gobierno a la compra de combustibles permitió una gran bajada del precio para los hogares, que vieron así aliviada la factura energética que están pagando como consecuencia de la guerra en Ucrania. Según los datos del IPC publicado hoy por el INE el precio del diésel cayó un 9,6% en el mes de abril respecto a marzo y la gasolina se redujo un 12,5%. En el caso del diésel, el descenso no fue suficiente como para compensar la subida experimentada en el mes anterior, el primero completo tras el inicio de la guerra, pero sí lo fue en el caso de la gasolina, cuyo precio se situó en niveles de finales de febrero.

IPC
El redactor recomienda