Es noticia
Menú
El debate sobre el impuesto a los beneficios caídos del cielo: Draghi lo sube y Johnson recula
  1. Economía
CRISIS ENERGÉTICA

El debate sobre el impuesto a los beneficios caídos del cielo: Draghi lo sube y Johnson recula

Italia elevará al 25% el tributo a las ganancias extraordinarias de las empresas eléctricas, poco más de un mes después de haber establecido una tasa del 10%

Foto: Los primeros ministros italiano y británico, Mario Draghi y Boris Johnson. (EFE/Stephanie Lecocq)
Los primeros ministros italiano y británico, Mario Draghi y Boris Johnson. (EFE/Stephanie Lecocq)

La Comisión Europea, además de los principales organismos internacionales, defiende esa vía frente a la de las subidas de impuestos para abaratar la factura de la luz. Algunos países, como España, la han explorado, para finalmente claudicar frente a la presión de las energéticas, que siguen engordando su cuenta de resultados gracias a la subida de los precios de la electricidad, el petróleo y el gas. Italia acaba de dar un paso adelante, pero el Reino Unido recula. El debate sobre tasar los llamados beneficios caídos del cielo está servido.

Como hiciera con su famoso 'whatever it takes', el primero en derribar el tabú ha sido Mario Draghi. El primer ministro italiano anunció este lunes la aprobación de un paquete de medidas de 14.000 millones de euros para frenar la escalada de los precios de la energía. Entre ellas, están las ayudas de 200 euros para trabajadores y pensionistas con rentas de hasta 35.000 euros, la ampliación durante tres meses del bono energético para las familias con rentas bajas y la extensión de la rebaja fiscal a los carburantes hasta el 8 de julio.

Foto: El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. (Reuters/Yves Herman)

Para financiar estas medidas, que doblan el presupuesto previsto inicialmente, Draghi elevará al 25% el impuesto a los beneficios caídos del cielo de las empresas eléctricas, poco más de un mes después de haber establecido una tasa del 10%.

El Reino Unido se planteaba una opción similar, avalado por las fuertes ganancias que las grandes empresas del sector han presentado en el primer trimestre. La semana pasada, el Ministro de Hacienda, Rishi Sunak, se pronunció en ese sentido. Sin embargo, la promesa de BP de aumentar las inversiones en el país (22.000 millones para petróleo y gas en el Mar del Norte hasta 2030) ha disuadido al Gobierno británico.

"Si el país aplicara un impuesto de este tipo a las empresas energéticas, eso desalentaría las inversiones que queremos ver y que al final mantendrán los precios más bajos para todos", ha dicho el primer ministro, Boris Johnson, en una entrevista con ITV este martes. Mientras tanto, España ha retrasado una semana la aprobación del tope al gas, que en un principio tendrán que sufragar las empresas comercializadoras.

La Comisión Europea, además de los principales organismos internacionales, defiende esa vía frente a la de las subidas de impuestos para abaratar la factura de la luz. Algunos países, como España, la han explorado, para finalmente claudicar frente a la presión de las energéticas, que siguen engordando su cuenta de resultados gracias a la subida de los precios de la electricidad, el petróleo y el gas. Italia acaba de dar un paso adelante, pero el Reino Unido recula. El debate sobre tasar los llamados beneficios caídos del cielo está servido.

Energía Mario Draghi Boris Johnson Luz
El redactor recomienda