Es noticia
Menú
España plantea usar la excepción ibérica para librarse del mínimo de almacenamiento de gas
  1. Economía
JUNTO A PORTUGAL

España plantea usar la excepción ibérica para librarse del mínimo de almacenamiento de gas

"La infraestructura de gas natural licuado da suficientes garantías con respecto a la seguridad de suministro", afirma un documento presentado a los Veintisiete

Foto: La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/J. J. Guillén)
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/J. J. Guillén)

España y Portugal quieren que la llamada excepción ibérica les faculte para no aplicar los mínimos de almacenamiento de gas propuestos por la Comisión Europea. Un día después de conseguir un tope de 50 euros para el precio del gas destinado a la producción eléctrica, ambos países han reforzado su entente en Bruselas para quedar eximidos de llenar sus reservas al 80% antes del próximo invierno. Para ello, utilizan como argumento su elevada capacidad de regasificación, que les permite afrontar con más flexibilidad las situaciones de crisis de suministro gracias al gas natural licuado (GNL), así como la menor oscilación del consumo entre los meses de verano e invierno.

En un documento conjunto presentado durante una reunión de los Veintisiete en el nivel de embajadores, España y Portugal pidieron que se tengan en cuenta las "características específicas" y "circunstancias distintivas" de la Península en las negociaciones sobre la normativa europea de almacenamiento de gas, que busca asegurar el suministro en el bloque a partir del próximo invierno y reducir la dependencia de Rusia.

En primer lugar, recuerdan que las siete infraestructuras de GNL que operan en la Península aglutinan el 38% de la capacidad de regasificación y el 50% de la capacidad de almacenamiento del bloque, por lo que el reglamento debe tener en cuenta el "papel prominente" de este hidrocarburo. "La Península Ibérica es un ejemplo de una región en la que la infraestructura de GNL da suficientes garantías con respecto a seguridad de suministro", defienden los dos socios.

Foto: Una bandera española, rodeada de enseñas francesas en el estadio de Saint Denis. (EFE/Horacio Villalobos)

También subrayan la "elevada diversificación de fuentes de suministro", dado que en 2021 España y Portugal recibieron gas natural licuado de catorce y cuatro "orígenes diferentes", respectivamente, lo que aporta "flexibilidad" en caso de "disrupciones" en gasoductos o almacenes subterráneos.

Otro punto que resaltan Madrid y Lisboa, como ya hicieran en la negociación sobre el precio del gas, es el bajo nivel de interconexión con el resto del continente, puesto que los dos gaseoductos que conectan con Francia aportan hasta el 14% del consumo de gas de los dos países ibéricos.

Del mismo modo, argumentan que la "baja capacidad de almacenamiento subterráneo y retirada de gas" puede provocar que mantener reservas que superen el 80% del total (como prevé el borrador legislativo) no sea "accesible" y resulte en unos 'stocks' "innecesarios y costosos".

La normativa, todavía en fase de negociación, busca asegurar que la UE tenga sus reservas al 80% al inicio de cada invierno

Por último, remarcan que los países del sur tienen una demanda que varía entre verano e invierno mucho menos que en los países del norte de la UE y que demuestra la "irrelevancia" de que se exijan unos niveles mínimos de almacenamiento de gas durante el invierno. De hecho, España terminó esa estación con las reservas de gas al doble que la media europea, como publicó este diario tras un análisis de los datos de GIE (Gas Infrastructure Europe), que reúne a los operadores del sistema de los Veintisiete.

La normativa, todavía en fase de negociación en el seno del Parlamento Europeo y entre los Estados miembros, busca asegurar que la UE tenga los 160 almacenes de gas en territorio comunitario al 80% al inicio de cada invierno para garantizar el suministro en plena crisis con Rusia a causa de la guerra en Ucrania.

En este contexto, España y Portugal remarcan que no pueden apoyar "enfoques alternativos" en los que las obligaciones de llenado de las reservas o las obligaciones para mantener un volumen determinado de gas se establezcan "como referencia a un porcentaje de demanda nacional de gas". "Estas opciones ni incrementarán el nivel de seguridad de suministro de gas en la península ibérica, ni reconocen el papel del GNL, provocando una carga injusta sobre los consumidores ibéricos en el contexto de los elevados precios energéticos", concluyen.

España y Portugal quieren que la llamada excepción ibérica les faculte para no aplicar los mínimos de almacenamiento de gas propuestos por la Comisión Europea. Un día después de conseguir un tope de 50 euros para el precio del gas destinado a la producción eléctrica, ambos países han reforzado su entente en Bruselas para quedar eximidos de llenar sus reservas al 80% antes del próximo invierno. Para ello, utilizan como argumento su elevada capacidad de regasificación, que les permite afrontar con más flexibilidad las situaciones de crisis de suministro gracias al gas natural licuado (GNL), así como la menor oscilación del consumo entre los meses de verano e invierno.

Almacenamiento Portugal Energía Gas natural
El redactor recomienda