Es noticia
Menú
La eurozona ya paga el petróleo más caro que nunca por la debilidad del euro
  1. Economía
GUERRA EN UCRANIA

La eurozona ya paga el petróleo más caro que nunca por la debilidad del euro

El Brent se dispara por un posible embargo a Rusia, pero no bate su récord histórico en dólares. Sí en la moneda única, que es la que usan los países europeos para comprar crudo

Foto: Una bomba de petróleo, con un mapa de Rusia de fondo. (EFE/Sergei Ilnitsky)
Una bomba de petróleo, con un mapa de Rusia de fondo. (EFE/Sergei Ilnitsky)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Europa nunca pagó el petróleo a un precio tan alto. De hecho, es la primera vez que lo paga a más de 100 euros. La escalada de los precios del crudo y la devaluación de la moneda única frente al dólar han llevado al Brent, de referencia en el continente, a máximos históricos en lo que afecta a las economías europeas.

Pese a cotizarse en dólares en la Bolsa de Londres, los países como España importan los barriles de Brent en euros, por lo que el precio real que pagan debe medirse en esta divisa. Hasta ahora, el récord de la cotización de los futuros se había producido el 13 de marzo de 2012, cuando un barril (159 litros) de Brent se pagaba a 96,27 euros. Este lunes llegó a superar los 113, después de una gran subida ante la posibilidad de que Occidente iniciase un embargo del petróleo ruso. Desde el inicio de la guerra, se revaloriza más de un 30%.

Oficialmente, el petróleo está lejos de sus picos históricos, que datan del 11 de julio de 2008, antes de la quiebra de Lehman Brothers que dio inicio a la Gran Recesión. En aquel momento, el crudo llegó a un máximo intradía de 147,50 dólares, y cerró la sesión en 144,49, frente a los máximos intradía de 138 dólares que alcanzó este lunes. Sin embargo, la fortaleza del euro antes de la crisis impidió que en aquella ocasión la factura para los países de la eurozona fuese tan alta: entonces, se pagaba a 1,58 dólares, por los que el precio del barril no superó los 100 euros.

Foto: Ciudadanos húngaros contra la agresión rusa a Ucrania.

Más de una década después, la situación es muy distinta. Mientras ING sitúa el barril en 150 dólares si se produce el embargo del petróleo ruso, no hace falta ni acercarse a esas cifras para ver los récords. La debilidad del euro, que cotiza en mínimos de mayo de 2020 respecto a su par estadounidense, hace que las subidas de los últimos días encarezcan los costes energéticos de la eurozona como nunca antes. De hecho, la moneda única se cambia a solo 1,08 billetes verdes. La perspectiva de sanciones en este ámbito ha perjudicado a la divisa europea durante los últimos días, al tiempo que el dólar emergía como valor refugio.

Este martes, la Comisión Europea presentará su propuesta de reforma del mercado energético y un nuevo paquete de represalias contra Rusia, aunque la oposición de Alemania hace prever que finalmente los Veintisiete no participarán en la 'sanción letal' que promueve Estados Unidos. Es decir: seguirán comprando al Kremlin. La prudencia alemana moderó la subida de la energía, en un día de récords para la luz y el gas, así como los desplomes con que abrieron las bolsas.

Los 96 euros de hace una década son hoy 109, por lo que el récord se mantiene, pero el dramatismo se modera si descuenta el efecto de la inflación

Las posiciones de los países europeos está muy condicionadas por su dependencia energética de Moscú, que en el caso de la gran locomotora comunitaria es altísima. Según un estudio de la aseguradora Euler Hermes, la nación liderada por Olaf Scholz vería comprometido un 19% de su suministro energético si se frenasen las importaciones a Rusia, frente al anecdótico 3% de España.

De hecho, nuestro país redujo sus ya reducidas compras de petróleo ruso en enero: adquirió un 67% menos, apenas 100.000 toneladas, lo que representa solo el 1,9% del total, según un informe de la Corporación de Reservas Estratégicas (Cores) conocido este lunes. La media europea asciende al 27%, aunque las compras se han reducido un 70% desde el comienzo de la guerra. Esto supone importar unos 2,5 millones de barriles al día que engrosan las cuentas del Kremlin y ayudan indirectamente a financiar la guerra.

El impacto de la inflación

Las adquisiciones de Brent están saliendo más caras que nunca, pero no tanto como podría parecer. Los 96 euros de hace una década son hoy 109, por lo que el récord se mantiene, pero el dramatismo se modera si se descuenta el efecto de la inflación, que se ha disparado durante los últimos meses y explica una buena parte del encarecimiento del crudo.

A su vez, el repunte del oro negro —motivado desde verano por un aumento de la demanda tras el covid que los países productores no han querido compensar con un incremento proporcional del volumen que inyectan al mercado— aumenta el precio de los productos derivados. Este círculo vicioso, en el que la energía está siendo la principal responsable de las mayores subidas de precios en tres décadas, se deja sentir en el precio de la gasolina y el gasoil, que se pagan en España a máximos históricos.

Foto: El coste de los carburantes no da tregua. (EFE/Diego Fernández)

Un fenómeno similar al del petróleo sucede con el oro. El valor refugio por excelencia, tanto frente a la inflación como frente a las turbulencias del mercado, no ha parado de subir durante los últimos días hasta lograr superar los 2.000 dólares por primera vez desde agosto de 2020. En aquel momento batió su récord histórico, al llegar a los 2.067 billetes verdes. Sin embargo, nunca había valido tanto en euros como hasta ahora: 1.850, unos 100 más que el máximo del verano posterior a la primera ola de la pandemia, cuando un euro se cambiaba por 1,18 dólares.

Estas cuentas de la vieja con las divisas pueden parecer un juego matemático, pero no lo son. Ni para el inversor, ni tampoco para el Estado. Cada dólar de subida del petróleo le cuesta a España 300 millones de euros. Cada euro de subida, un poco más.

Europa nunca pagó el petróleo a un precio tan alto. De hecho, es la primera vez que lo paga a más de 100 euros. La escalada de los precios del crudo y la devaluación de la moneda única frente al dólar han llevado al Brent, de referencia en el continente, a máximos históricos en lo que afecta a las economías europeas.

Petróleo Euro Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda