Es noticia
Menú
El Gobierno dejó sin ejecutar un tercio de las ayudas a empresas y autónomos
  1. Economía
según la AIReF

El Gobierno dejó sin ejecutar un tercio de las ayudas a empresas y autónomos

Las CCAA tendrán que devolver las ayudas no entregadas. Su baja ejecución contribuye a reducir el déficit público, que al cierre de 2021 se habría situado 1,4 puntos por debajo de la previsión

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (EFE/Mariscal)
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las ayudas directas a empresas y autónomos fueron uno de los temas económicos más relevantes hace ahora un año. La mayor parte de los países europeos habían puesto ya en marcha esquemas para compensar una parte de las pérdidas sufridas por el tejido productivo, en especial pymes y autónomos, que son quienes tienen menos recursos para soportar resultados negativos. En España, el Gobierno esperó hasta el mes de marzo, pero finalmente habilitó un programa dotado de 7.000 millones de euros para compensar a las empresas por una parte de las pérdidas sufridas por las restricciones.

Estos fondos fueron transferidos a las comunidades autónomas, quienes quedaron como encargadas de la ejecución de las ayudas en función de los criterios fijados por el propio Gobierno. Con el año ya finalizado, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) estima que un tercio de las ayudas se habrá quedado sin repartir.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

En concreto, se trata de una cuantía equivalente a 0,2 puntos del PIB, esto es, una cifra próxima a los 2.500 millones de euros de los 7.000 millones activados en marzo. Estos datos constatan el fracaso en el diseño y la gestión de las ayudas públicas, que ha provocado que uno de cada tres euros se quedase sin repartir, según los cálculos de la AIReF. Ante la baja ejecución del fondo, el Gobierno rebajó las restricciones en septiembre, pero el resultado ha sido igualmente pobre.

A la espera del cierre de la ejecución presupuestaria, el margen de error de la Autoridad Fiscal en sus cálculos es muy reducido. Las comunidades autónomas tienen que devolver al Estado todo el dinero que no haya sido repartido entre las empresas, lo que ha motivado que la AIReF haya reducido la previsión de déficit de la Administración central gracias a esta baja ejecución de las ayudas a empresas y autónomos.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE/Emilio Naranjo)

El diseño de estas ayudas está previsto únicamente para el año 2021, de modo que el dinero que no llegue a las empresas no lo hará salvo que el Gobierno habilite una nueva convocatoria. Sin embargo, con la recuperación ya en marcha, es complicado pensar que este extremo sea una posibilidad.

El Gobierno estableció criterios restrictivos para el acceso a las ayudas directas, lo que fue criticado desde el primer momento por las patronales. En ese momento, marzo de 2021, ya advirtieron de que esas limitaciones reducirían el nivel de ejecución de las ayudas. Entre otras cuestiones, se restringieron los sectores que podían acogerse a las ayudas, dejando fuera actividades que sufrieron unas pérdidas de más de 90.000 millones de euros, según las estimaciones que realizó la CEOE en ese momento.

Foto: Un hombre con mascarilla junto a un tiovivo en Toledo. (EFE/Ángeles Visdómine)

El último barómetro de ATA, con el que la asociación pulsa la situación de los autónomos, también mostraba el escaso éxito de las ayudas directas sobre el colectivo que más ha sufrido la crisis económica. Si en la encuesta realizada antes del verano la mitad de los autónomos señalaba que solicitaría las ayudas, al final de año apenas un 14% lo habría hecho debido a los criterios restrictivos establecidos por el Gobierno. Y de los que sí solicitaron las ayudas, el 82% declaraba que los trámites burocráticos podrían haber sido más sencillos.

También las comunidades gobernadas por el Partido Popular alertaron al Gobierno de que los criterios establecidos limitarían el uso de estas ayudas. En una carta remitida al Ejecutivo, los presidentes de Galicia, Andalucía, Murcia, Madrid y Castilla y León calificaban de "complejos y rígidos" los requisitos fijados por el Ministerio de Economía. "Es evidente que las ayudas no están llegando a todos los que las necesitan", reconocían.

En cualquier caso, la baja ejecución de las ayudas directas no ha provocado un aluvión de cierres. De hecho, en 2021 aumentó el número de empresas activas en casi 24.000, según los registros de los códigos de cuenta de cotización de la Seguridad Social. Sin embargo, tanto la inversión empresarial como la recuperación económica en el país han sido mucho más lentas que en el resto de Europa, lo que podría deberse, en parte, a la situación de debilidad con que salen de la pandemia muchas actividades.

Las ayudas directas a empresas y autónomos fueron uno de los temas económicos más relevantes hace ahora un año. La mayor parte de los países europeos habían puesto ya en marcha esquemas para compensar una parte de las pérdidas sufridas por el tejido productivo, en especial pymes y autónomos, que son quienes tienen menos recursos para soportar resultados negativos. En España, el Gobierno esperó hasta el mes de marzo, pero finalmente habilitó un programa dotado de 7.000 millones de euros para compensar a las empresas por una parte de las pérdidas sufridas por las restricciones.

Empresas
El redactor recomienda