Es noticia
Menú
El precio de la díscola Turquía ante el 'boom' de subir tipos: peor semana de la lira desde 2018
  1. Economía
Se deprecia más de un 15%

El precio de la díscola Turquía ante el 'boom' de subir tipos: peor semana de la lira desde 2018

Todos los principales bancos centrales han tomado la decisión de subir tipos o, al menos, han vislumbrado un horizonte para ello, a excepción de la entidad turca

Foto: Erdogan, presidente de Turquía. (Reuters)
Erdogan, presidente de Turquía. (Reuters)

Ser un díscolo hay veces que tiene un alto precio y parece que Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, parece obviarlo o está dispuesto a asumirlo. La mayoría de bancos centrales ha decidido plantar batalla a la inflación y se ha producido una oleada de subidas de tipos: el primero fue el Banco Central de Chile y, entre los grandes y de manera inesperada, emergió el Banco de Inglaterra —del 0,1% al 0,25%—, al que secundaron más tarde otros más pequeños como el Banco Central de México o, este mismo viernes, el de Rusia.

Otros, como la Fed o el BCE, no tocaron el precio del dinero, pero sí lanzaron un mensaje al mercado al recortar los estímulos. ¿El único díscolo? El Banco Central de Turquía, que decidió recortar tipos en un punto porcentual, hasta el 14%.

La decisión del Banco Central de Turquía, defendida a capa y espada por Erdogan, ha tenido (de nuevo) sus consecuencias. La lira turca ha marcado nuevos mínimos históricos frente a las principales divisas negociadas. Así, se intercambian 16,27 liras por dólar o 18,32 liras por euro, lo que provoca que el desplome semanal respecto al billete verde sea de en torno a un 17%, el peor desde 2018.

Foto: Erdogan, presidente de Turquía. (Reuters/Umit Bektas)

El Banco Central turco, tras el fuerte desplome de la divisa, ha tenido que intervenir de manera directa en el mercado de divisas. De hecho, este viernes ha ejecutado la quinta en el mes, con el objetivo de frenar la fuerte corrección. Hoy, la entidad ha recalcado que, "por motivo de la evolución no saludable de los cambios de divisas que se observa, se ha realizado una intervención directa en los mercados mediante ventas", según indicó la entidad emisora.

El desplome de la lira turca obedece, principalmente, a la propia teoría económica. La combinación de unas tasas más bajas y una moneda débil tiende a empeorar la inflación porque aumenta el precio de los bienes importados, creando una espiral inflacionista. Sin embargo, Erdogan defiende que el recorte de los tipos de interés beneficia la producción, la exportación y el crédito.

Las distintas actuaciones de los bancos centrales se han hecho, de manera inesperada por muchos bancos de inversión, debido a que no habían previsto el significativo aumento de la inflación que se ha experimentado en los últimos meses. Todo ello, tras la reapertura de la vida económica y social, que ha desembocado en presiones inflacionistas, ya que las cadenas de suministro internacionales se vieron interrumpidas. Esto dio lugar a retrasos y parones en las entregas, que paralizaron o ralentizaron los procesos de producción, lo que tuvo un impacto significativo en los precios de las materias primas y la energía.

Los bancos centrales de todo el mundo se enfrentan a una dinámica inflacionista que puede dejar de ser temporal y, además, existe el riesgo de que se produzcan efectos de segunda ronda si en los próximos trimestres se producen acuerdos salariales más elevados debido a las mayores expectativas de inflación, lo que aumentaría la presión para moderar la política monetaria expansiva de muchos países, según señalan distintos expertos financieros.

Ser un díscolo hay veces que tiene un alto precio y parece que Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, parece obviarlo o está dispuesto a asumirlo. La mayoría de bancos centrales ha decidido plantar batalla a la inflación y se ha producido una oleada de subidas de tipos: el primero fue el Banco Central de Chile y, entre los grandes y de manera inesperada, emergió el Banco de Inglaterra —del 0,1% al 0,25%—, al que secundaron más tarde otros más pequeños como el Banco Central de México o, este mismo viernes, el de Rusia.

Bancos centrales Inflación
El redactor recomienda