El precio de la electricidad se dispara un 20% en España, el triple que en la eurozona
  1. Economía
Respecto a los niveles precrisis

El precio de la electricidad se dispara un 20% en España, el triple que en la eurozona

España vuelve a ser víctima de la volatilidad en el precio de la factura de la luz, hasta el punto de que es el país que está pagando más cara la electricidad respecto a los niveles precrisis

Foto: Vista este martes de los alrededores de la Central Térmica de Aboño, en Asturias. (EFE)
Vista este martes de los alrededores de la Central Térmica de Aboño, en Asturias. (EFE)

La escalada del precio de la electricidad es un problema que están sufriendo todos los países de Europa. Ese es el discurso del Gobierno para relativizar el sobrecoste que están pagando las familias, y es cierto. Sin embargo, ¿cómo compara la evolución de la factura en España con el resto del continente? 'Spoiler': mal, muy mal.

Como el coste que soportan los hogares por la electricidad depende de muchos factores (tarifas planas, horarios regulados, aumento del consumo, etc.), lo mejor para hacer una comparativa fiable es acudir al IPCA (esto es, el IPC armonizado a nivel europeo) que mide mensualmente Eurostat. Este indicador mide la variación del precio real que pagan las familias por la electricidad. Esto es, incluye las tarifas planas, descuentos en las facturas y variaciones en los impuestos, al tiempo que se resta el efecto que tiene la variación en el consumo. En definitiva, precio real por cada unidad consumida.

Foto: Imagen de archivo de la última reunión del Consejo de Ministros. (EFE)

Lo que muestran estos datos es que en España el precio de la electricidad que pagan los hogares es un 20,5% superior al precio medio del año 2019, el previo a la pandemia. El último dato disponible es del mes de junio, de modo que esta cifra no incluye la nueva subida registrada en julio, que ha llevado a un nuevo máximo en la factura de la luz. Si se compara con el precio de la electricidad en junio de 2019, la subida es un poco superior, del 22,4%.

Se trata del peor dato registrado en toda la eurozona. Y no por unas décimas: la factura se ha encarecido el triple en España que en el conjunto de área del euro, donde la subida acumulada no llega al 6%. El único país europeo donde la escalada de los precios de la electricidad ha sido similar es Estonia. Sin embargo, en los grandes países europeos la subida ha sido mucho más moderada. En Alemania, ha sido de apenas el 4%, en Francia, del 9%, en Italia, del 3%, y en Portugal, el precio de la factura es todavía un 2% inferior al existente antes de la pandemia.

Estos datos reflejan cómo el sistema de precios en España magnifica la traslación del precio de los mercados internacionales a la factura de los consumidores sin frenos automáticos. Así, tanto la subida del precio de los combustibles como el encarecimiento de los derechos de emisión se han visto reflejados de forma inmediata en la factura, arrojando precios históricos que anticipan varios meses todavía complicados.

La evolución de los precios de la electricidad a medio plazo en España no ha sido peor que en el resto de Europa. De hecho, si se toma como referencia el año 2015, la subida que soportan las familias ha sido inferior al 14%, una cifra idéntica a la del conjunto de la eurozona. Es comprensible que sea así, ya que durante los años del último ciclo expansivo se produjo una guerra de precios entre los países productores de petróleo y gas que mantuvo los precios de los combustibles muy contenidos.

El problema para España es que muestra una gran volatilidad en el precio de la electricidad, una fluctuación que no tiene comparativa posible en Europa. Esto explica que, en las fases de subidas de precios en los mercados internacionales, se trasladen rápidamente a la inflación. Así, aunque en el medio plazo la evolución de los precios sea similar a la de la eurozona, estas fluctuaciones generan problemas coyunturales en los hogares que no pueden anticipar la variación de los precios y sufren subidas bruscas como la que está ocurriendo actualmente.

De hecho, si bien en esta ocasión los precios están marcando máximos históricos, en el pasado se han producido fases de escalada similares, como por ejemplo la que ocurrió al inicio del año 2017 y que obligó al Gobierno de entonces, presidido por Mariano Rajoy, a desarrollar la ‘ley de desindexación’ de la economía para evitar efectos de segunda ronda. De esa fecha es el ya famoso tuit de la ministra de Igualdad, Irene Montero, en que aseguraba: “Podemos jamás va a permitir una subida de la luz. Subir la luz es vivir de espaldas a la clase obrera”. Nada ha cambiado desde entonces y el país sigue siendo víctima de estos picos en el precio de la electricidad a pesar de las promesas.

La escalada del precio de la electricidad es un problema que están sufriendo todos los países de Europa. Ese es el discurso del Gobierno para relativizar el sobrecoste que están pagando las familias, y es cierto. Sin embargo, ¿cómo compara la evolución de la factura en España con el resto del continente? 'Spoiler': mal, muy mal.

Electricidad Factura de la luz IPC
El redactor recomienda