La recaudación creció un 16% en el primer semestre y ya supera los niveles precovid
  1. Economía
Gracias al IRPF y sociedades

La recaudación creció un 16% en el primer semestre y ya supera los niveles precovid

La recuperación económica, la inflación y las subidas de impuestos impulsan la recaudación en más de 3.000 millones sobre los registros previos a la pandemia

placeholder Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

Una de las características de esta crisis del coronavirus en comparación con las anteriores es la resistencia de la recaudación tributaria. Las medidas que se han ido adoptando en la última década, tanto de subidas de impuestos como de limitación de las deducciones, han conseguido dar estabilidad a los ingresos tributarios respecto a la volatilidad del PIB. Además, las políticas de protección de rentas han permitido que se mantuvieran los flujos monetarios, generando así recaudación (en especial gracias a los ERTE y el cese de actividad de los autónomos).

Tal es esta resistencia de la recaudación a la crisis que en la primera mitad de 2020 se están superando ya los registros de ingresos tributarios existentes antes de la crisis y España podría cerrar el año con unos niveles históricos de recaudación. Y eso a pesar de que el PIB y el empleo todavía siguen por debajo de los niveles de 2019. Según los datos de la Agencia Tributaria, la recaudación neta (descontadas las devoluciones) superó los 90.000 millones de euros en el primer semestre del año. Esta cifra supera en 3.000 millones de euros los registros del mismo periodo del año 2019, lo que implica un crecimiento del 3,5%.

Foto: Un hostelero de Benidorm, donde el turismo siempre ha tenido gran importancia. (Sergio Beleña)

Si se compara con el año 2020, el del gran confinamiento, la recaudación está creciendo a tasas del 16%. De este porcentaje, la mitad se debe a la recuperación económica (suma del crecimiento y la inflación) y la otra mitad es consecuencia de cambios normativos. Primero, porque en 2019 se estableció una moratoria tributaria que utilizaron las pymes para posponer el pago de impuestos, con un impacto de algo más de 3.400 millones de euros y que en 2021 ya no se repitieron. Además, este año se ha puesto en marcha la subida de impuestos aprobada en los presupuestos generales del Estado.

En concreto, las medidas incorporadas en los PGE han elevado la recaudación en 485 millones de euros. Casi la mitad, 219 millones, proceden de la subida del impuesto a las primas de seguros. Además, otros 128 millones proceden del primer pago fraccionado del impuesto sobre transacciones financieras, que ha entrado en vigor en este año. El otro nuevo impuesto, el de servicios digitales, empieza a recaudarse en julio, de modo que no influye en estos datos del primer semestre del año. La subida del IRPF con la creación de un tramo superior a partir de los 300.000 euros de renta, aportó apenas 62 millones de euros.

[Así es la subida de impuestos prometida por el Gobierno a Bruselas]

Las retenciones por IRPF en la primera mitad del año superan ya un 6,4% los niveles existentes en 2019, antes de la pandemia. Esto supone una aportación adicional de casi 2.500 millones de euros. Es importante tener en cuenta que la crisis provocó una destrucción de empleo muy intensa en sectores de bajo valor añadido, de modo que los trabajos mejor remunerados se han mantenido inmunes al virus. Como consecuencia, aunque el número de cotizantes sea inferior al existente en 2019, la recaudación del IRPF está siendo superior.

El IVA, por el contrario, se mantiene por debajo de los niveles registrados en 2019, ya que el consumo todavía sigue lastrado por la pandemia. Aunque tras el estado de alarma la demanda ha crecido con fuerza, y también la inflación, el inicio del año fue muy negativo para el consumo. Como consecuencia, los ingresos netos por IVA en la primera mitad del año fueron un 4,1% inferiores a los del mismo periodo de 2019, lo que implica una caída de la recaudación de casi 1.500 millones. Es de esperar que este descenso se modere en la segunda mitad del año.

Foto: Una mujer espera ante una oficina de empleo en Madrid. (EFE)

El impuesto sobre sociedades también se está recuperando rápidamente y se sitúa por encima de los niveles de recaudación del año 2019. En concreto, los ingresos tributarios en el primer semestre del año crecieron en más de 1.500 millones de euros, lo que casi duplica los registros del mismo periodo de 2019. Este fuerte crecimiento está impulsado, en parte, por los ingresos excepcionales generados por la fusión de CaixaBank y Bankia que aportó unas plusvalías de 1.100 millones de euros en el primer pago fraccionado del año. Por el contrario, en 2019 se produjo una devolución extraordinaria de 822 millones de euros a Telefónica por impuestos cobrados indebidamente.

Sin estas dos operaciones extraordinarias, la recaudación del impuesto se situaría levemente por debajo de los niveles previos a la pandemia. En cualquier caso, la verdadera situación de este impuesto no se conocerá hasta los últimos meses de este año y los primeros de 2022, cuando se liquiden los resultados del ejercicio 2020 y se conozca si Hacienda tiene que realizar grandes devoluciones a las empresas por las pérdidas de la pandemia.

Una de las características de esta crisis del coronavirus en comparación con las anteriores es la resistencia de la recaudación tributaria. Las medidas que se han ido adoptando en la última década, tanto de subidas de impuestos como de limitación de las deducciones, han conseguido dar estabilidad a los ingresos tributarios respecto a la volatilidad del PIB. Además, las políticas de protección de rentas han permitido que se mantuvieran los flujos monetarios, generando así recaudación (en especial gracias a los ERTE y el cese de actividad de los autónomos).

Impuestos IRPF IVA
El redactor recomienda