Los desahucios se disparan un 24%: cada día se producen 122 desalojos
  1. Economía
SE ACELERAN LOS LANZAMIENTOS

Los desahucios se disparan un 24%: cada día se producen 122 desalojos

La salida de la crisis, pese a las medidas para proteger a las familias vulnerables, está suponiendo un aumento de los desahucios y de las ejecuciones hipotecarias

placeholder Foto: La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) da una rueda de prensa a las puertas del Congreso. (EFE)
La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) da una rueda de prensa a las puertas del Congreso. (EFE)

Un real decreto-ley publicado hace algo más de 15 meses, en medio de lo peor de la pandemia, decidió suspender con carácter provisional todos los procedimientos de desahucio y los lanzamientos (desalojos) para personas “económicamente vulnerables sin alternativa habitacional”. ¿Qué ha sucedido desde entonces? La respuesta la acaba de dar el poder judicial, que hace un seguimiento de todos los casos, y su conclusión es que durante el primer trimestre de este año se han producido 18.131 lanzamientos. Es decir, un 24% más respecto del mismo periodo del año anterior.

¿Qué ha pasado en el caso de las ejecuciones hipotecarias? Por lo tanto, con aquellas situaciones en las que el propietario de una vivienda no puede afrontar el pago de la mensualidad. Pues algo todavía peor. En el primer trimestre de este año, los juzgados han tramitado 7.280 ejecuciones hipotecarias, lo que representa un 56,4% más que en el mismo periodo del año pasado.

Quiere decir esto que se está produciendo un sólido crecimiento del número de desahucios y de ejecuciones pese a que todavía está en vigor la norma, lo que indica que el paraguas social, pese a su amplitud, ha dejado a la intemperie a muchas familias. Entre otras razones, porque los niveles de protección son tan bajos que una familia con el salario medio (24.395 euros por trabajador en 2019, según la 'Encuesta de salarios') queda fuera de la red social. En total, el año pasado, se produjeron 53.911 lanzamientos y 20.458 ejecuciones hipotecarias, lo que da idea del tamaño de un problema no resuelto. Y que está detrás de las discrepancias en el Gobierno entre la parte socialista y la de Unidas Podemos.

El Gobierno, como se sabe, ha pactado con sus socios parlamentarios una norma que debería entrar en vigor a partir del 9 de agosto, y que obligaría a ofrecer una alternativa habitacional a las familias vulnerables que sean desahuciadas, con dotaciones de realojamiento. Pero esa norma todavía no ha llegado. Y, de hecho, como reflejan los datos judiciales, los desahucios y los embargos no dejan de crecer. Tan solo se produjo una caída importante durante el segundo trimestre del año pasado, cuando los juzgados estaban prácticamente cerrados, pero desde entonces su intensidad se ha acelerado.

El anterior ministro de Transportes, José Luis Ábalos, avanzó que no se habilitarán nuevas prórrogas del ‘decreto antidesahucios’, y que en su lugar se aprobaría una solución estructural, pero esta norma sigue sin llegar. La última prórroga, como se ha dicho, caduca el próximo 9 de agosto, es decir, dentro de apenas dos semanas, e incorpora la posibilidad de que los afectados pudieran solicitar la moratoria o condonación parcial de la renta cuando el arrendador sea una empresa o entidad pública de vivienda.

Foto: Yolanda Díaz, junto a Josep Vendrell, y Nacho Álvarez. (EFE)

La realidad, por lo tanto, se ha vuelto a adelantar a la legislación, y eso que todavía no se conocen los datos del segundo trimestre de este año, en el que los juzgados están ya más cerca de la normalidad. Como recuerda el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agencia Urbana en su informe trimestral sobre la vivienda y suelo, la ejecución de hipotecas alcanzó un máximo de 27.597 actuaciones en el primer trimestre de 2010, durante la anterior recesión, para descender hasta las 14.681 en el tercer trimestre de 2011. El último dato conocido, del primer trimestre de 2021, es de un total de 7.280 ejecuciones hipotecarias, un 64% menos que en 2015, pero un 56,4% más que en el mismo trimestre de 2020.

122 desahucios al día

En cuanto a los lanzamientos, han ido en aumento desde 2008, pasando de los 5.600 en ese año a superar los 19.000 a principios de 2012, en medio de la segunda recesión de la economía española. Esta cifra, como reconoce el propio ministerio, “no dista mucho de la del primer trimestre de 2021, cuando los tribunales recibieron 18.131 demandas de lanzamiento, habiendo aumentado estas un 24,3% con respecto al mismo trimestre del año anterior”. Según la información proporcionada por los juzgados, de esta cantidad se han practicado efectivamente 10.961 lanzamientos, es decir, seis de cada 10 desalojos por falta de pago del inquilino al casero. Por lo tanto, cada día se producen 122 desahucios. Antes se hablaba de una emergencia nacional, y ahora este término ha sido arrinconado.

Recientemente, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) convocó diversas movilizaciones reclamando una solución estructural que vaya más allá que una simple prórroga. Lo peor, en su opinión, puede estar por venir, toda vez que los juzgados acumulan miles de procedimientos ya concluidos, pendientes de que se levante esa protección para ejecutar sus desahucios, y los decretos, como se ha dicho, caducan el próximo 9 de agosto, lo que, si no se remedia, “provocará un tsunami de desahucios a partir del próximo septiembre”.

placeholder Desahucio paralizado en Fuenlabrada. (EFE)
Desahucio paralizado en Fuenlabrada. (EFE)

El problema ya no son solo los desahucios, sino lo exigente que es la ley a la hora de aplicar la protección de los poderes públicos para frenar un desalojo. Para poder acogerse el inquilino, por ser vulnerable, debe estar en paro o, en caso de ser empresario o profesional, haber sufrido una pérdida sustancial de ingresos o una caída en la facturación de al menos el 40%. Igualmente, el conjunto de ingresos de la unidad familiar no debe superar los 1.613 euros. Unos límites que pueden ser razonables en pequeñas ciudades, pero que son insuficientes en grandes ciudades donde los alquileres son más elevados. De hecho, los desahucios y desalojos se concentran en las grandes urbes.

Un real decreto-ley publicado hace algo más de 15 meses, en medio de lo peor de la pandemia, decidió suspender con carácter provisional todos los procedimientos de desahucio y los lanzamientos (desalojos) para personas “económicamente vulnerables sin alternativa habitacional”. ¿Qué ha sucedido desde entonces? La respuesta la acaba de dar el poder judicial, que hace un seguimiento de todos los casos, y su conclusión es que durante el primer trimestre de este año se han producido 18.131 lanzamientos. Es decir, un 24% más respecto del mismo periodo del año anterior.

Desahucios Ejecuciones hipotecarias Social Infravivienda
El redactor recomienda