La pandemia cronifica la crisis de las clases medias: el 20% llega con dificultad a fin de mes
  1. Economía
Según el INE

La pandemia cronifica la crisis de las clases medias: el 20% llega con dificultad a fin de mes

Aunque tienen ingresos suficientes para evitar el riesgo de pobreza, el coste de la vida complica los presupuestos familiares con una agravante clara: la presencia de niños en el hogar

placeholder Foto: Varias personas caminan por una popular calle comercial en Zaragoza. (iStock)
Varias personas caminan por una popular calle comercial en Zaragoza. (iStock)

La mejor señal del desarrollo de un país es la concentración de los hogares en las clases medias. Estos grupos sociales son los que tienen capacidad de consumo y de ahorro, dos indicadores básicos para el crecimiento de los países. En España, las clases medias no son ajenas a las estrecheces económicas desde la crisis financiera del año 2008. Así lo muestra, un año más, la 'Encuesta de condiciones de vida' que elabora anualmente el INE. La leve mejoría experimentada durante los años de la recuperación económica sufrió un paso hacia atrás en 2020 como consecuencia de la pandemia. Y eso a pesar de que los esquemas de protección de rentas que introdujo el Gobierno, especialmente con los ERTE, consiguieron minimizar la caída de la renta de las familias.

Según los datos de la encuesta, el 20% de las personas en las rentas medias tuvo dificultades para llegar a fin de mes. En este artículo, se consideran clases medias las personas que se sitúan entre el cuarto y el séptimo decil (con unos ingresos netos mensuales que van desde casi 1.000 euros hasta 2.000 euros en 12 pagas). Lo que muestran estos datos es que una de cada cinco personas que están en las rentas medias llega a final de mes en una situación complicada. Como es evidente, la situación económica de las rentas bajas es peor en todos los casos. Sin embargo, estos datos son relevantes desde el punto de vista de que las clases medias también atraviesan problemas económicos. Estas dificultades no existen entre las rentas más altas, que tienen ingresos suficientes para cubrir todas sus necesidades de gasto.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

Aunque los salarios en esta franja están claramente por encima de los umbrales de pobreza, la holgura económica no solo depende de los ingresos, los gastos también son determinantes. Esto explica que en muchas familias situadas en las clases medias tengan problemas para llegar a fin de mes. Hay dos factores que multiplican los gastos que tienen que soportar las familias. El primero es la presencia de hijos dependientes en el hogar, lo que obliga a asumir grandes gastos para la crianza. A todos los gastos habituales, en el caso de las clases medias, se suma el cuidado durante las jornadas de trabajo de los padres, ya que si pertenecen a este grupo de ingresos, es porque trabajan.

El segundo factor que multiplica los gastos involuntarios es la vivienda. En las grandes ciudades, el precio tanto de compra como de alquiler es muy elevado, lo que provoca que una renta media pueda ser insuficiente para cubrir el coste de la vida. Los casos más evidentes son los de Madrid y Barcelona, que, de hecho, en los últimos años han expulsado población con rentas medias hacia la periferia por el encarecimiento de los precios. Este aumento de los gastos explica que el incremento de las rentas haya sido insuficiente para conseguir una mejoría clara en los presupuestos de los hogares.

Los datos de la 'Encuesta de condiciones de vida' muestran algunos de estos problemas que enfrenta una parte de las clases medias. Por ejemplo, un tercio de las personas en estos deciles de población no puede afrontar un gasto imprevisto de 750 euros con sus propios recursos (sin financiación). Este dato muestra que hay un porcentaje muy elevado de hogares que viven al día y no ahorran. Se trata de un porcentaje muy elevado como para que esta ausencia de ahorro sea voluntaria, y más en estos tramos de renta, donde la propensión al consumo tiende a ser menor. En definitiva, lo que muestra este dato es que hay muchas familias en las clases medias que no tienen capacidad de ahorro.

Otro de los indicadores que muestran las dificultades económicas es el de las vacaciones. Un tercio de las clases medias reconoce que no puede permitirse una semana de vacaciones. En el cuarto decil, este porcentaje escala hasta el 41%, y en el séptimo, cae al 23%. En cuanto a la capacidad de mantener una temperatura adecuada en la vivienda, un 10% no pudo lograrlo a lo largo del año.

En cuanto a los indicadores básicos de consumo para analizar la carencia material (entre los que se incluyen alimentación, temperatura en el hogar, compras de bienes de equipo o vacaciones), casi el 14% de los hogares en las rentas medias tiene al menos tres de ellos que no puede satisfacer. Esto significa que al menos una décima parte de las personas en las rentas medias tiene verdaderas dificultades económicas.

La maternidad/paternidad es clave en los indicadores de situación económica, ya que las familias con hijos tienen claramente mayores dificultades económicas. En los hogares formados por dos adultos sin hijos, apenas un 16% tiene dificultades para llegar a fin de mes. Ese porcentaje sube hasta el 21% en el caso de los hogares con dos adultos e hijos, y se dispara hasta el 45% en el caso de los hogares con un solo adulto con hijos.

La mejor señal del desarrollo de un país es la concentración de los hogares en las clases medias. Estos grupos sociales son los que tienen capacidad de consumo y de ahorro, dos indicadores básicos para el crecimiento de los países. En España, las clases medias no son ajenas a las estrecheces económicas desde la crisis financiera del año 2008. Así lo muestra, un año más, la 'Encuesta de condiciones de vida' que elabora anualmente el INE. La leve mejoría experimentada durante los años de la recuperación económica sufrió un paso hacia atrás en 2020 como consecuencia de la pandemia. Y eso a pesar de que los esquemas de protección de rentas que introdujo el Gobierno, especialmente con los ERTE, consiguieron minimizar la caída de la renta de las familias.

Hogares Economía Salarios de los españoles
El redactor recomienda