El Gobierno rebaja la subida del gas y los combustibles a costa de Endesa e Iberdrola
  1. Economía
Reformas del sector energético

El Gobierno rebaja la subida del gas y los combustibles a costa de Endesa e Iberdrola

El Gobierno quiere destinar hasta 620 millones anuales —que pretende ingresar de los 'windfall profits' de las eléctricas— para limitar la dotación de Repsol, Cepsa o Naturgy a pagar primas a las renovables

placeholder Foto: Rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.
Rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

El Gobierno pretende bajar la luz y subir el gas y los combustibles con la creación del Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE). El Ejecutivo justificó esta medida, anunciada el pasado mes de diciembre, en que busca dar incentivos a la descarbonización a través de la electrificación. No obstante, dicho incremento para los carburantes y el gas natural se verá limitado si el Ministerio para la Transición Ecológica saca adelante el anteproyecto de ley que busca recortar la retribución de las eléctricas. La medida, aprobada por el Consejo de Ministros este martes, considera que parte de sus activos (hidráulica, nuclear y eólica previa a 2005) está sobrerretribuida en el mercado.

Fuentes del departamento dirigido por Teresa Ribera señalan que una vez que entre en vigor, las compañías eléctricas (Iberdrola y Endesa, fundamentalmente) tendrán que devolver al sistema unos 1.050 millones anuales por esa sobrerretribución, motivada por aprovechar en el sistema eléctrico el extracoste de parte del CO₂ que pagan las centrales de generación con gas y que ha llevado el precio de la luz a récord histórico desde abril.

De esa cantidad, el 90% irá destinado a financiar las primas a las renovables y el otro 10% a la lucha contra la pobreza energética, según recoge la 'Memoria de impacto económico' de la nueva reforma, que se ha lanzado a audiencia pública este martes. Horas antes, fuentes de Transición Ecológica señalaban que "minorará tanto el impacto en el sector eléctrico como en otros vectores energéticos".

placeholder El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

¿Qué quiere decir esto? Que 900 millones que venían cobrando las eléctricas de sus plantas hidráulicas y nucleares, de los que más de 400 millones proceden de Iberdrola y casi 400 millones se los quedaba Endesa, se destinarán al pago de subvenciones a las renovables. Esto significa que las obligaciones petroleras, gasistas y eléctricas de contribuir al fondo que sufragará las ayudas a las renovables se aminorarán.

En términos absolutos, cuando el FNSSE esté implantado en su totalidad (en 2025, siendo hasta entonces progresiva su implantación y creciente en un 20% anual), el golpe para las petroleras será de casi unos 1.600 millones de euros al año, cuando se preveía que aportaran más de 2.000 millones de euros (400 millones menos de lo planteado hasta ahora). Para el gas, la aportación se aminorará de 1.181 millones a 958 millones (220 millones menos).

Por último, el sector eléctrico deberá aportar 1.217 millones, cuando estaba previsto que contribuyera con 1.500 millones (280 millones menos), según se desprende de la 'Memoria de impacto económico' del anteproyecto de ley por el que se crea el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico. Además, se calcula sobre 900 millones de aportación de los 'windfall profits' de forma constante. No obstante, si el CO₂ sigue subiendo de precio, como está previsto, la aportación de hidráulicas y nucleares puede ser mayor y la rebaja del golpe a petroleras y gasistas, también.

Foto: El presidente Pedro Sánchez, la ministra Teresa Ribera y el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

Las compañías tendrán una reducción de sus aportaciones en función de sus ventas, que se traducirá en una menor subida del petróleo y el gas si, como han advertido ya, trasladan este coste al consumidor final. Con los datos publicados, y sin conocer aún el detalle de las exenciones (que se han ampliado a los VTC, el gas para barcos o la industria electrointensiva), Repsol rebajará su aportación en unos 180 millones en 2025.

De casi 1.000 millones que tendrá que aportar ese año al pago de las primas renovables, pasará a pagar unos 800 millones. Hasta entonces, esta minoración irá creciendo de forma progresiva si los dos proyectos de ley que tramita el Gobierno logran aprobarse, algo que los analistas no dan por seguro, dado que el Gobierno no tiene mayoría en el Congreso de los Diputados.

Cepsa ve reducida su aportación al fondo en unos 100 millones de euros: de 525 a 425 millones. Mientras que Naturgy, el primer operador de gas en España, pasará de dotar 428 a casi 350. Es decir, unos 80 millones menos. También otros operadores se verán afectados, pero en menor medida.

Con esta situación, Iberdrola y Endesa suman dos días consecutivos de caídas importantes el bolsa, mientras Repsol ha sido el segundo valor más alcista del Ibex este martes con casi un 3% al alza.

Foto: El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz. (EFE)

Después de que el Gobierno anunciara la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, el pasado mes de diciembre de 2020, tanto petroleras como gasistas cargaron contra esta medida y pidieron que las primas a las renovables se pagaran con otras partidas del propio sistema eléctrico. Actores destacados como el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, o el presidente de Sedigas, Joan Batalla, pedían reducir la sobrerretribución de la hidráulica. El anteproyecto de ley aprobado este martes va por esa línea y alivia, en parte, el golpe a los combustibles fósiles.

Esto obligaría a replantear los cálculos actuales, que señalan que el FNSSE incrementará la factura del gas en 50 euros al año y entre siete y 10 céntimos por litro para los combustibles. La nueva medida rebajará algo ese incremento, gracias a pagar con ingresos de las eléctricas una parte de las primas renovables.

La modulación del golpe a petroleras y gasistas también tiene lecturas políticas. El Ejecutivo es consciente de que la medida agravaba la desigualdad entre el mundo rural y el mundo urbano y provocaba una transferencia de rentas de la España industrial de interior hacia la de costa de sol y playa. Esto ya está siendo objeto de críticas de partidos como Teruel Existe. La nueva medida también vendría a moderar ese agravio territorial.

El Gobierno espera que el efecto combinado de las dos reformas que prepara suponga una rebaja de la factura eléctrica de alrededor del 14% en 2025 (7,81% menos en 2022). Sin embargo, expertos en la materia consultados por El Confidencial señalan que de haber cargado la sobrerretribución de las eléctricas sobre el resto de peajes (generación extrapeninsular y deuda histórica), la rebaja del recibo de la luz podría haber sido aún mayor.

El Gobierno pretende bajar la luz y subir el gas y los combustibles con la creación del Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE). El Ejecutivo justificó esta medida, anunciada el pasado mes de diciembre, en que busca dar incentivos a la descarbonización a través de la electrificación. No obstante, dicho incremento para los carburantes y el gas natural se verá limitado si el Ministerio para la Transición Ecológica saca adelante el anteproyecto de ley que busca recortar la retribución de las eléctricas. La medida, aprobada por el Consejo de Ministros este martes, considera que parte de sus activos (hidráulica, nuclear y eólica previa a 2005) está sobrerretribuida en el mercado.

Endesa Primas a las renovables Teresa Ribera Reformas Repsol Naturgy Cepsa Combustibles fósiles Petróleo
El redactor recomienda