Es noticia
Menú
El empleo mostró una leve reactivación en abril con 134.400 cotizantes más y 86.900 ERTE menos
  1. Economía
La recuperación sigue siendo pobre

El empleo mostró una leve reactivación en abril con 134.400 cotizantes más y 86.900 ERTE menos

La creación de empleo fue menos intensa de lo que suele ser habitual en abril porque la hostelería no está realizando nuevas contrataciones, sino sacando a sus trabajadores de los ERTE

Foto: Imagen de una oficina de empleo en Valencia. (EFE)
Imagen de una oficina de empleo en Valencia. (EFE)

Los datos del sector turístico marcaron un mes más los datos de empleo de España, esta vez los correspondientes al mes de abril. La existencia de los ERTE ha variado el patrón de la hostelería, ya que en los últimos meses no se han producido las olas de despidos y contrataciones que se dan habitualmente durante las temporadas bajas y altas, sino que el grueso de los trabajadores se han mantenido como ocupados entrando y saliendo de los ERTE. Sin embargo, las cifras agregadas de los dos indicadores han venido mostrando la debilidad del mercado laboral durante los meses de enero y febrero. Desde marzo se aprecia una aceleración de la actividad que se mantuvo en abril, aunque todavía sigue siendo muy leve mientras las empresas se mantienen a la expectativa del futuro de las restricciones.

En concreto, el mes de abril dejó un aumento en el número de cotizantes a la Seguridad Social de 134.400 personas y una salida de trabajadores de los ERTE de 86.900 personas. La suma de ambas deja una creación de empleo neta de algo más de 220.000 trabajadores, un dato que supera a los registrados en los meses de abril de la anterior fase expansiva del ciclo. Sin embargo, el mercado laboral sigue mostrando señales contradictorias fruto de esta fase en la que conviven expectativas elevadas con unas restricciones todavía significativas.

En el sector de la hostelería, el empleo sigue todavía muy por debajo de los niveles registrados en abril de 2020, cuando la actividad económica estaba paralizada por el confinamiento. En concreto, son 80.000 trabajadores menos que hace un año, lo que muestra que el sector sigue en una fase muy temprana de la recuperación y que su crecimiento no volverá a ser significativo hasta que no se levanten las restricciones al turismo. De hecho, la incorporación de nuevos afiliados a la hostelería fue muy baja en el mes de abril, con apenas 40.500 nuevos cotizantes, cuando lo normal es que en los meses de abril se incorporen unos 80.000 cotizantes. Es cierto que una parte de la reactivación se ha producido por la vuelta de los trabajadores en ERTE, pero todavía queda mucho camino por delante para volver a los niveles existentes antes de la pandemia.

Foto: Sede de CaixaBank en Barcelona. (EFE) Opinión

El otro sector que mostró un comportamiento negativo fue el sanitario. Después del crecimiento registrado durante la tercera ola, en especial para cubrir bajas médicas de sanitarios, la moderación de la pandemia en abril permitió reducir el ritmo de sustituciones y así frenar el crecimiento de este empleo. A lo largo del mes salieron 611 personas de este sector, una cifra anómala que podría repetirse en las próximas semanas si el sector de la salud puede normalizarse tras un año excepcional.

[Consulte los principales indicadores económicos]

Por el contrario, hay otras actividades que sí están mostrando un gran dinamismo en esta fase de la crisis. Destaca especialmente el sector de la construcción, que atravesó meses malos al inicio del año y que en abril registró un fuerte crecimiento incorporando a 10.700 personas, cifra que es más del doble de las contrataciones habituales en un mes de abril. La industria manufacturera también prosigue con su recuperación gracias al aumento de la demanda y aumentó el empleo en 6.600 personas a lo largo del mes.

El número de afiliados en abril volvió a superar la cota de los 19 millones de cotizantes y además se registró la mayor cifra de afiliación desde el inicio de la crisis (datos en medias mensuales). Con este avance, el empleo ha recuperado ya un 80% de la afiliación perdida cuando estalló la pandemia. Sin embargo, en esta cifra están contabilizados los 86.900 trabajadores que todavía siguen en ERTE. Este dato es el más bajo desde que comenzó la pandemia, pero sigue siendo todavía muy elevado, básicamente como consecuencia del desplome del turismo (hostelería, restauración, ocio y transportes) que concentran el grueso de los trabajadores que siguen con un expediente de empleo temporal. Este indicador debería registrar una intensa recuperación durante el próximo verano, cuando las restricciones a la actividad sean mucho más laxas gracias al avance de la vacunación. De lo contrario, muchos de ellos terminarán definitivamente perdiendo su empleo.

El paro registrado en las oficinas de empleo volvió a reducirse en el mes de abril, aunque este indicador sigue mostrando graves deficiencias a la hora de reflejar la verdadera situación del mercado laboral, ya que todos los trabajadores que están en el paro no tienen los mismos incentivos para apuntarse al desempleo. En total, el número de parados se redujo en 39.000 personas, un dato muy pobre para lo que suele ser habitual en abril, que es cuando se producen las contrataciones de la hostelería. De media en los meses de abril de 2014 a 2019 la reducción del paro fue de 304.000 personas, esto es, casi ocho veces más que el dato registrado este mes de abril. Una vez más, conviene señalar que los 86.900 trabajadores que salieron de los ERTE tampoco tienen reflejo en las estadísticas del paro.

Los datos del sector turístico marcaron un mes más los datos de empleo de España, esta vez los correspondientes al mes de abril. La existencia de los ERTE ha variado el patrón de la hostelería, ya que en los últimos meses no se han producido las olas de despidos y contrataciones que se dan habitualmente durante las temporadas bajas y altas, sino que el grueso de los trabajadores se han mantenido como ocupados entrando y saliendo de los ERTE. Sin embargo, las cifras agregadas de los dos indicadores han venido mostrando la debilidad del mercado laboral durante los meses de enero y febrero. Desde marzo se aprecia una aceleración de la actividad que se mantuvo en abril, aunque todavía sigue siendo muy leve mientras las empresas se mantienen a la expectativa del futuro de las restricciones.

ERTE Afiliación Paro Seguridad Social
El redactor recomienda