España, Italia, Francia y Alemania presionan al resto de la UE para que no retrase el fondo
  1. Economía
de 800.000 millones de euros

España, Italia, Francia y Alemania presionan al resto de la UE para que no retrase el fondo

Los cuatro grandes Estados miembros han presentado de forma conjunta sus planes de recuperación, enviando un mensaje de unidad, pero también metiendo prisa al resto de países

placeholder Foto: Nadia Calviño. (EFE)
Nadia Calviño. (EFE)

No hay ningún trofeo en política, en la europea y en cualquier otra, tan valioso a largo plazo como estar lejos del origen de un problema. Por eso es un mensaje político claro que España, Francia, Alemania e Italia, los cuatro grandes Estados miembros, presenten de forma conjunta sus planes de recuperación, los que les darán acceso a lo que les corresponde del fondo de recuperación de 800.000 millones de euros. Porque de alguna forma todos se hacen corresponsables. Todos estaban allí.

Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno, ha presentado este miércoles su plan junto a Bruno Le Maire, ministro de Finanzas francés; su homólogo alemán, Olaf Scholz, y el ministro de Finanzas de Italia, Daniele Franco. Han hecho hincapié en lanzar un mensaje de unidad, pero también de urgencia: “Pedimos a todos los Estados miembros que envíen sus planes y ratifiquen la decisión de recursos propios cuanto antes”, ha señalado Scholz.

Foto: Scholz (i) y Le Maire (d). (Reuters)

La Comisión Europea tiene dos meses para revisar los planes de todos los países. Una docena de ellos enviarán sus planes a lo largo de esta semana, cumpliendo así con una fecha límite “blanda” que se había establecido en el 30 de abril. Tras esos dos meses de análisis, los planes tendrán que recibir la luz verde del Consejo. “La responsabilidad de los Estados miembros es convertir el fondo de recuperación en una realidad cuanto antes”, ha explicado Le Maire. “Pedimos a la Comisión Europea que analice los planes sin retraso para que puedan ser aprobados por el Consejo en julio”, ha añadido el ministro francés.

Algunos ministros, entre ellos la vicepresidenta Calviño, han pedido a la Comisión Europea que recorte los dos meses de análisis de sus planes, porque los técnicos comunitarios ya conocen los detalles después de muchos meses de trabajo conjunto. Sin embargo, fuentes comunitarias han rechazado que eso sea posible, explicando que hay muchas limitaciones. Una de las más importantes es que el equipo dedicado a escrutar los planes, que superan en muchos casos las mil páginas, es muy limitado: tan solo unas 100 personas trabajan directamente en él.

“Pedimos a la Comisión Europea que analice los planes sin retraso para que puedan ser aprobados por el Consejo en julio”

Pero el problema no se limita a la Comisión Europea y sus dos meses de análisis: todavía quedan ocho países que no han ratificado la decisión de recursos propios, un paso necesario para que el Ejecutivo comunitario pueda acudir a los mercados para endeudarse y así financiar el fondo de recuperación. Hasta que todos hayan dado su visto bueno no se podrá emitir deuda, y sin ella no empezará a fluir el dinero a las capitales. Lo primero que recibirán los Estados miembros es el 13% de prefinanciación, pero sin que todavía esté claro si esa primera entrega podrá llegar antes de septiembre.

Apuesta de futuro

Todos han insistido en puntos similares: apuesta por la transición ecológica y digital, así como por la innovación a largo plazo para que la UE no “esté en segunda fila”, como ha explicado Le Maire, que ha asegurado que los Veintisiete tienen “todo lo que hay que tener para ser líderes”. Muchos de los mensajes se han repetido respecto a la rueda de prensa conjunta que en la tarde del martes realizaron Le Maire y su homólogo alemán, Scholz.

Lo que han hecho este miércoles ha sido unir las otras dos grandes economías de la Eurozona a esa escenificación de unidad, añadiendo a dos países que van a ser claves en el éxito o fracaso del fondo de recuperación. Todos los ojos están puestos sobre Italia y España. Si son capaces de aprovechar cada euro y ejecutar un buen plan, la Unión podrá superar algunas barreras establecidas en la anterior crisis.

Foto: Foto: iStock.

El plan italiano, diseñado en tiempo récord bajo la dirección del Gobierno técnico encabezado por Mario Draghi, expresidente del Banco Central Europeo (BCE), que entregó ministerios a los principales partidos políticos, pero que reservó para sus técnicos los equipos directamente implicados en la elaboración del plan, ha tenido una bienvenida muy positiva por parte de la Comisión Europea.

Comisión Europea Unión Europea Nadia Calviño Coronavirus
El redactor recomienda