VW avisa: "Al Gobierno le importa muy poco la industria del automóvil"
  1. Economía
EL SECTOR DISPARA CONTRA LA FISCALIDAD

VW avisa: "Al Gobierno le importa muy poco la industria del automóvil"

El sector del automóvil está que arde. El año 2020 ha sido muy malo, pero lo peor es que 2021 no se presenta nada halagüeño. VW reclama otro modelo de fiscalidad

placeholder Foto: Francisco Perez Botello, presidente de Volkswagen España Grupo de Distribución.
Francisco Perez Botello, presidente de Volkswagen España Grupo de Distribución.

Como suele decirse, se puede decir más alto, pero no más claro. Y eso es, precisamente, lo que ha hecho el presidente de Volkswagen España, Francisco Pérez Botello, para quien “al Gobierno le importa un pepino la industria del automóvil”. No es un problema de forma, que es inmejorable, sino de fondo.

El Ejecutivo, según sostiene el directivo de VW, es muy receptivo en cuanto a actitud a la hora de conocer los problemas del sector, y las relaciones con Moncloa son fluidas, pero a la hora de la verdad, cuando hay que tomar medidas, “sus actos no son amigables”. Es más, las propuestas que le han hecho llegar para crear una nueva fiscalidad en torno al automóvil, que se han concretado en el proyecto Automoción 2020-40, han caído en saco roto pese a que los datos de matriculación de España, con una caída del 51% en enero respecto del mismo mes del año anterior, son los peores de Europa. Según sus estimaciones, como consecuencia de ello, "el disparate de no haber actualizado los tramos en el impuesto de matriculación" ha llevado a Hacienda a una pérdida de recaudación de unos 150 millones de euros.

Foto: Un operario de la planta de producción de Ford Almusafes. (EFE)

Enero no ha sido un mes especialmente adverso por razones climatológicas, que también, sino que el desplome de las ventas también se producirá en febrero, según los datos preliminares conocidos hasta hoy, con caídas que pueden alcanzar el 40%, lo que refleja, según el alto directivo de VW, que se trata de un problema estructural que el Gobierno no aborda “por exceso de ideología”.

Pérez Botello mira, sobre todo, a la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que sería, realmente, quien llevaría las riendas del Ministerio de Industria. “Existe una cerrazón por razones ideológicas”, asegura sin miramientos, ya que tanto en el Parlamento como, incluso, en Hacienda, existe una mayor receptividad para cambiar la fiscalidad del automóvil sin que ello suponga un desplome de la recaudación. “Esta situación”, asegura, “solo la puede desbloquear el presidente del Gobierno”, concluye.

Cambiar la estructura fiscal

Al contrario, asegura, Hacienda aumentaría sus ingresos. Anfac, la patronal del sector, propuso hace un año en el propio Palacio de la Moncloa —sin que haya todavía respuesta— que en lugar de mantener la actual estructura fiscal se optara por eliminar el impuesto de matriculación y, en su lugar, crear una nueva figura impositiva que pagarían todos los vehículos —viejos y nuevos— en función del volumen de sus emisiones. En paralelo, los coches eléctricos no pagarían IVA y los híbridos enchufables se podrían acoger al tipo reducido. Esta propuesta, asegura el presidente de VW España, ha contado con el aval de casi todos los grupos parlamentarios, excepto UP y ERC, lo que permitiría sacarla adelante.

Foto: La fábrica de Seat en Martorell fue la primera en paralizar su producción por falta de componentes.

En su lugar, afirma, el Gobierno ha optado por “no contener la hemorragia”, lo que pone en riesgo nuevas inversiones en un país que produce casi el 3% de los coches fabricados en el mundo, y que requiere una inversión de 54.000 millones para hacer realidad el nuevo ecosistema de movilidad basado en la descarbonización de la economía.

Nadie pone una imprenta para fabricar biblias en un país que persigue a los cristianos”, asegura de forma gráfica. No hay que olvidar que el sector del automóvil supone el 10% del PIB, el 18% de las exportaciones, el 9% del empleo y el 15% de la recaudación fiscal del país. Según datos del sector, el 20% de esta recaudación corresponde a la adquisición de vehículos (sociedades, IVA...) y el 80% restante, a su uso (matriculación, circulación…). El automóvil, con 17 fábricas en 10 comunidades autónomas, vertebra buena parte del territorio nacional gracias a los proveedores y la industria de componentes.

Los países del este han comenzado a apostar fuerte por su propia industria de componentes

Esto refleja, según la patronal del sector, su importancia en términos estratégicos para un país que año tras año ve reducir el peso de su industria. Tanto por el crecimiento del sector servicios como por la mayor competencia de las naciones emergentes. Los países del este, por ejemplo, han comenzado a apostar fuerte por su propia industria de componentes, lo que supone una seria competencia para la producción nacional, debido a sus menores costes. Precisamente, en uno de los sectores punteros de la industria española.

Pérez Botello ha hecho estas declaraciones en el marco del VII Foro Económico de Volkswagen, en el que la compañía alemana ha anunciado que el año pasado se situó como líder del mercado español de automóviles eléctricos, con más de 2.800 coches matriculados, lo que representa un crecimiento de más del 150% respecto de 2019 y una cuota de penetración de casi el 16%. Volkswagen Group España cerró el pasado año con unas ventas de 127.000 automóviles, lo que le permitió aumentar un 1% su cuota de penetración en el mercado de turismos, hasta situarse muy cerca del 15%.

Ministerio de Industria Fiscalidad Industria automóvil Volkswagen IVA Industria Sector servicios PIB ANFAC
El redactor recomienda