La demanda récord permite al Tesoro ajustar el precio de una emisión de 10.000 M
  1. Economía
LIQUIDEZ DEL BCE

La demanda récord permite al Tesoro ajustar el precio de una emisión de 10.000 M

Con los tipos de interés rozando mínimos históricos en la renta fija española, España ha registrado más de 130.000 millones de euros en la demanda de su última emisión

placeholder Foto: La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. (EFE)
La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. (EFE)

Con los tipos de interés rozando mínimos históricos en la renta fija española, España ha colocado deuda a 10 años por valor de 10.000 millones de euros. La emisión se ha cerrado a un precio más bajo de lo previsto inicialmente (cuatro puntos básicos sobre el bono a 10 años en lugar de ocho), gracias a una demanda histórica de 130.000 millones de euros.

La cifra suponía récord absoluto para el Gobierno de un Estado europeo, superando el récord de 108.000 millones registrado por Italia en 2020. Solamente la reciente emisión de la Unión Europea, con una demanda de 145.000 millones, bate la cifra española.

No obstante, cuando el Tesoro ha detectado la enorme demanda al precio inicial de ocho puntos básicos sobre la referencia, ha decidido ajustarlo a la baja para ahorrar costes de los intereses. Con la rentabilidad en cuatro puntos básicos, la demanda final se ha quedado en 56.000 millones de euros.

Los analistas apuntan a que este apetito inversor por la deuda de países periféricos de la UE se debe a las condiciones monetarias que el BCE está propiciando a través de sus estímulos, lo que se traduciría en un exceso de efectivo en el sistema bancario de la zona euro, que también está en sus máximos registros. Con esas condiciones, la renta fija de estos países es más rentable que la de países como Alemania, que presenta un menor riesgo. Actualmente la rentabilidad del bono español a 10 años ha caído hasta situarse en un 0,08%.

El país ibérico acude al mercado para lograr liquidez frente a un 2021 en el que su déficit, según las estimaciones de bruselas, superará el 9% del PIB (más de 100.000 millones de euros). Debido a ello deberán a buscar financiación en un año en el que tendrán que afrontar numerosos gastos para mantener una política fiscal expansiva sobre la que sostener la recuperación.

Foto: La sede del Banco Central Europeo (BCE), en una foto de archivo. (EFE)

La institución liderada por Cristine Lagarde continúa en 2021 con sus compras de deuda española. Según su vicepresidente, Luis de Guindos, en 2020 habría adquirido cerca de 120.000 millones de euros en sus bonos. Ahora, a las compras del BCE se ha sumado el hambre de los inversores, que se han lanzado a por la deuda del sur de Europa.

En diciembre, el Banco Central Europeo aumentó su programa de compras de deuda de emergencia un 37%, llegando a los 1,875 billones de euros para final de año, según indican los expertos de Barclays en su último informe.

En ese sentido otros países como Portugal, también han visto sus bonos más demandados. De hecho el país luso vivió en su última subasta rendimientos negativos en su deuda a 10 años. Además, la deuda italiana también mantiene un rumbo a la baja a pesar de los conflictos políticos que vive el país, con su Gobierno partido y el país al borde del colapso.

Banco Central Europeo (BCE) Renta fija Tipos de interés Rentabilidad Inversores