Los catalanes votarán en medio de la peor crisis económica, con su PIB un 12% a la baja
  1. Economía
El primer trimestre subirá el paro

Los catalanes votarán en medio de la peor crisis económica, con su PIB un 12% a la baja

Estamos hablando de una bajada que multiplicaría por cuatro la peor caída de la crisis de Lehman, que fue en 2012, cuando bajó un 3% del PIB. No hay precedentes de algo así

placeholder Foto: Una ciudadana escoge sus papeletas en el Centro Cívico Pere Pruna de Barcelona. (EFE)
Una ciudadana escoge sus papeletas en el Centro Cívico Pere Pruna de Barcelona. (EFE)

Los catalanes van a ir a votar el próximo 14-F en la peor situación económica posible. Más allá de la crisis de la restauración, de los hoteles vacíos, de la crisis del turismo rural provocada por el cierre perimetral de la Cerdanya y el Ripollés, el covid-19 ha sumido a Cataluña en una recesión económica sin precedentes. Fuentes de la Conselleria de Economía calculan que el PIB de Cataluña habrá caído durante este año un 12%, la mayor caída vivida nunca desde que hay datos registrados.

Se habla poco de la cuestión económica y de la incidencia que tendrá en las elecciones catalanas. La precampaña ha vivido de espaldas a esta problemática, pero nunca se habrá acudido a las urnas en Cataluña en una situación macro tan desoladora como esta. Estamos hablando de una bajada que multiplicaría por cuatro la peor caída de la crisis de Lehman Brothers, que fue en 2012, cuando bajó un 3% del PIB.

Foto: El presidente catalán, Quim Torra. (EFE)

Se prevé que el paro suba hasta una tasa del 15%. Por tanto, elevado nivel de desempleo y situación económica muy delicada. El efecto reparador de los fondos europeos todavía no se habrá notado y, en cambio, sí lo peor de los efectos de los cierres de bares y de restaurantes y la falta de ayudas para los sectores afectados.

Las previsiones de la Conselleria de Economía habían sido mucho más optimistas. El pasado mes de abril, la apuesta oficial es que el PIB caería un 8,8%. Incluso en su informe a sus inversores de julio pasado, la previsión todavía era menor, de solo el 7,6%. Pero luego la segunda ola del coronavirus ha sido mucho más fuerte de lo esperado. El turismo ha seguido sin tirar de la economía catalana.

Los catalanes, por tanto, serán llamados a votar en plena recesión. Es dudoso qué nivel de apoyo tendrá en ese momento la economía –ERTE en vigor– o si ya habrán acabado este tipo de apoyos. Lo que se da por seguro es que, aunque se hayan recibido los fondos europeos —140.000 millones—, su impacto no será percibido aún por la mayor parte de la población.

Foto: Una tienda de Barcelona cerrada con un cartel de Lockdown. (Reuters)

La economía no está siendo objeto de debate electoral en la larga precampaña que ha vivido Cataluña desde el final del verano. Y la gestión de la pandemia, poco. Se sigue primando el denominado eje nacional, es decir, la cuestión de la independencia, los presos y la amnistía, por poner algunos ejemplos.

Pidiendo sacrificios

En el documento de la hoja de ruta que presentó Carles Puigdemont, por ejemplo, la crisis económica solo se nombraba una vez en 55 páginas. Y sin ninguna propuesta concreta. Los de JxCAT quieren poner al economista Ramon Tremosa en la Conselleria de Economía, pero este todavía no ha explicado su fórmula para analizar cómo Cataluña ha de salir de la crisis. Pese a que hay mucha gente sufriendo, Puigdemont y los suyos pedían a los catalanes un “sacrificio sostenido” para llegar a la independencia. Pero la gente ya está haciendo sacrificios.

El covid-19 podría retrasar las elecciones, pero todos los partidos se resisten


ERC sí que ha actuado en clave más económica, en especial Gabriel Rufián y su esfuerzo para convertirse en clave para que se aprobasen los Presupuestos del Estado para el 2021. La Generalitat tiene los presupuestos prorrogados, por lo que los republicanos han destacado que su pacto en el Congreso ha sido muy importante para aliviar los efectos de la crisis.

Críticas de JxCAT

JxCAT, que votó en contra de los Presupuestos, ha sido muy crítico con el acuerdo. Pero se ha excusado en el tecnicismo de las diferencia entre lo presupuestado y lo que se ejecuta. No obstante, como recuerdan desde la Conselleria de Economía, en manos de Pere Aragonès, candidato de ERC a presidir la Generalitat, si no se presupuesta no se puede ejecutar nada de nada.

Crisis PIB Recesión Cataluña Junts per Catalunya Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Generalitat de Cataluña Coronavirus
El redactor recomienda