Las negociaciones para subir el SMI encallan: la patronal rechaza la subida y los sindicatos presionan
  1. Economía
El salario mínimo de 2021

Las negociaciones para subir el SMI encallan: la patronal rechaza la subida y los sindicatos presionan

El Gobierno no consigue cerrar un acuerdo con los agentes sociales para subir el salario mínimo en 2021. La patronal insiste en congelarlo dada la situación económica y Trabajo da más tiempo a la negociación

placeholder Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

La negociación para subir el salario mínimo interprofesional (SMI) en 2021 ha encallado en medio del cruce de declaraciones entre el Gobierno y los agentes sociales de los últimos días. El Ministerio de Trabajo sigue peleando por conseguir un acuerdo que permita subir las retribuciones más bajas en 2021, pero la CEOE mantiene su negativa, dada la situación económica tan delicada que atraviesa la economía española, con muchas empresas al borde del cierre. La reunión de este lunes en la mesa de diálogo se ha levantado finalmente sin acuerdo y sin una propuesta concreta del Gobierno para el alza del SMI, explican fuentes de la negociación colectiva. Eso sí, las conversaciones seguirán en los próximos días, aunque no hay fecha fijada para el próximo encuentro.

Trabajo ha trasladado durante la reunión que su prioridad sigue siendo alcanzar un gran acuerdo. El problema es que las posiciones de los agentes sociales están muy enconadas y parece difícil que esta vez pueda alcanzarse un acuerdo. Los sindicatos han trasladado al ministerio que no aceptarán una subida que no sea superior al 0,9%, ya que eso significaría que los trabajadores más precarios perderían poder adquisitivo. Sin embargo, para la CEOE no es aceptable una subida del salario mínimo en un momento de grandes dificultades económicas.

Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (d), y el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias (i), durante una reunión con sindicatos agrarios. (EFE)

La CEOE cuenta con el respaldo de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, quien ha mostrado públicamente sus dudas sobre la idoneidad de subir el SMI en este momento. En su opinión, el alza solo debería producirse si cuenta con el visto bueno de sindicatos y patronal. Los empresarios están jugando sus bazas en este momento, ya que ellos cedieron con generosidad al inicio del año cuando pactaron una subida del SMI en 2020 del 5,6% hasta los 950 euros al mes en 14 pagas. En esta ocasión, la subida del SMI impactará en algunos de los sectores más afectados por la crisis, como es servicios (incluyendo hostelería y comercio), lo que explica el rechazo frontal de la CEOE a la subida.

En estas actividades, las empresas están luchando por sobrevivir, aumentando sus ratios de endeudamiento para hacer frente a sus pagos. Una subida de los costes laborales pondría en riesgo su supervivencia. De ahí que Calviño se plantee mantener congelado el SMI hasta que la recuperación se consolide. La posición de Calviño complica la posición del Ministerio de Trabajo, que quiere una subida sí o sí. Para la vicepresidenta, la única opción para el alza pasa por el acuerdo tripartito con sindicatos y patronal, lo que ha reforzado la posición de la CEOE.

Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

Los sindicatos han criticado esta posición del Gobierno durante la reunión, aunque son conscientes de que el pulso no viene del Ministerio de Trabajo. "El Gobierno no puede otorgar derecho de veto a CEOE con el mensaje 'si no acordáis subida del SMI, no se sube'", han lamentado CCOO y UGT en un comunicado conjunto posterior a la reunión. Los sindicatos han vuelto a reivindicar la situación de los trabajadores más precarios, exigiendo una subida del SMI para todos ellos, ya que no solo supondría una ayuda para este colectivo, también aumentaría la demanda interna, argumentan.

Las posiciones no se han movido en la última semana, a pesar de las conversaciones informales, y ahora los agentes sociales esperan una nueva convocatoria del Gobierno en la que podría avanzar ya una propuesta concreta. Hasta el momento, Trabajo había optado por mantener un papel neutral, fomentando el avance de las negociaciones. Dada la proximidad de la navidad, los agentes sociales ya barajan la fecha del 28 de diciembre como la más factible para la próxima reunión. Otra opción que se baraja es que el SMI entre congelado en 2021 y las negociaciones se prolonguen durante el mes de enero. En 2020 ya se acordó la subida retroactiva a principios de enero y esta vez podría repetirse la jugada.

SMI Negociación colectiva Sindicatos Ministerio de Trabajo CEOE
El redactor recomienda