Moncloa valora la gestión privada para coinvertir los fondos europeos
  1. Economía
A TRAVÉS DE FONDOS DE CAPITAL RIESGO

Moncloa valora la gestión privada para coinvertir los fondos europeos

Iván Redondo y Manuel de la Rocha han mantenido encuentros con representantes de la patronal Ascri

placeholder Foto: El director del gabinete de Presidencia, Iván Redondo. (EFE)
El director del gabinete de Presidencia, Iván Redondo. (EFE)

Moncloa cada vez tiene más claro que harán falta muchas manos para gestionar los fondos europeos para la recuperación. Y que para cumplir en tiempo y forma, aunque sea para los 70.000 millones de libre disposición, puede convenir la colaboración público-privada, incluidas las gestoras de fondos de capital riesgo, tal como ya están definiendo países como Francia y Alemania, según explican fuentes financieras, pese a la controversia que pueda despertar en Podemos como parte de la coalición del Gobierno.

Aunque la participación del ‘private equity’ todavía está en fase de evaluación, el real decreto-ley por el que se aprueban las medidas urgentes para la ejecución del plan de recuperación recoge una nueva figura de colaboración público-privada, bautizada como 'Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica' (Perte), que pretende “impulsar el efecto multiplicador en proyectos tractores sobre sectores estratégicos o con fases de investigación e innovación disruptivas y ambiciosas”.

Foto: La economista Mariana Mazzucato, durante una charla TED. Opinión

En las últimas semanas, tanto Iván Redondo, jefe de gabinete del presidente del Gobierno, como Manuel de la Rocha, jefe de la oficina económica de Moncloa, han mantenido encuentros con representantes de la patronal Ascri, presidida por Aquilino Peña (Kibo Ventures), para conocer de primera mano las posibilidades que ofrece la colaboración de la industria del capital privado, que desde el anuncio del plan de recuperación se ha posicionado como un interlocutor para ser canalizador de los fondos al tejido industrial.

Las primeras prospecciones realizadas por los fondos de capital riesgo con el Gobierno fueron bastante frías. Los equipos de las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera rebajaron las posibilidades de que las gestoras participaran en la canalización de los fondos europeos. También es cierto que el modelo está todavía definiéndose y que la definición se resolverá desde los gabinetes de Moncloa, por lo que todos los interlocutores esperan que sus propuestas lleguen a manos de la dupla Redondo-De la Rocha.

La semana pasada, Ascri remitió a sus asociados un documento de trabajo donde recoge el guion para argumentar ante la Administración regional y estatal las posibilidades de colaboración público-privada para la gestión de los fondos europeos. Desde su punto de vista, el capital riesgo ya cumple con parte de los principios que guiarán el plan de transformación, pues facilita financiación a empresas, “apalancando su recuperación y crecimiento y evitando la destrucción de tejido productivo con potencial de futuro”.

Uno de los puntos a favor que tiene el capital riesgo es la reciente historia de éxito por los resultados del programa Fond-ICO Global

Uno de los puntos a favor del capital riesgo es la reciente historia de éxito de los resultados cosechados por el programa Fond-ICO Global, que con sus 13 convocatorias ha movilizado 2.500 millones, generando un efecto multiplicador (fondos privados a partir de aportaciones de capital público) para financiar el tejido productivo del país, lo que podría encajar con las prioridades de los Perte. Además, podrían asociarse con las agencias estatales de nueva creación, figura recuperada para agilizar la gestión administrativa.

La patronal propone la creación de vehículos de inversión de capital privado, con apoyo de entidades como el ICO, CDTI, Sepides y nuevas agencias, o la participación conjunta en sociedades y sectores específicos, con fondos público-privados temáticos, como por ejemplo para el Turismo, uno de los sectores más afectados y a su vez motor de la economía de nuestro país, una alternativa que ya manejan gobiernos regionales como los de Cataluña y Valencia para inyectar dinero en la economía de sus comunidades.

En principio, el Gobierno anunció la creación de una Comisión para la Recuperación, Transformación y Resiliencia que presidirá el propio Pedro Sánchez y en la que iban a participar los ministros de las áreas con mayor vinculación al plan de recuperación. Sin embargo, el presidente la ha terminado abriendo a todo el Consejo de Ministros después de las objeciones del vicepresidente, Pablo Iglesias, que vio cómo las carteras asignadas a su formación quedaban fuera del órgano de decisión de los fondos europeos.

Moncloa cada vez tiene más claro que harán falta muchas manos para gestionar los fondos europeos para la recuperación. Y que para cumplir en tiempo y forma, aunque sea para los 70.000 millones de libre disposición, puede convenir la colaboración público-privada, incluidas las gestoras de fondos de capital riesgo, tal como ya están definiendo países como Francia y Alemania, según explican fuentes financieras, pese a la controversia que pueda despertar en Podemos como parte de la coalición del Gobierno.

Capital riesgo Moncloa Gestoras de fondos Manuel de la Rocha Iván Redondo Pablo Iglesias Pedro Sánchez Resiliencia
El redactor recomienda