EL COMERCIO MUNDIAL CAERÁ CERCA DE UN 10%

La pandemia da un zarpazo a la globalización de 1,5 billones de euros

El comercio mundial caerá este año casi un 10%. Se explica por la pandemia, pero también, aunque en menor medida, por la consolidación de un proteccionismo que comenzó en 2009

Foto: Sede de la OMC en Suiza. (Reuters)
Sede de la OMC en Suiza. (Reuters)
Adelantado en

Entre las muchas víctimas de la pandemia, está también el comercio mundial. Principalmente, a causa de los confinamientos, la posterior crisis económica y por el aumento del proteccionismo derivado de políticas comerciales defensivas. Y los datos que ofreció este miércoles la OMC (Organización Mundial de Comercio) muestran una caída sin precedentes en el intercambio de mercancías.

Según sus últimas previsiones, el comercio mundial caerá en 2020 un 9,2% respecto del año pasado, mientras que en 2021 rebotará un 7,2%. Las previsiones, en todo caso, suponen una ligera mejoría respecto de lo estimado en verano. Esto significa que la pandemia tendrá un coste de 1,51 billones de euros, y supone el mayor bocado a la globalización desde que hace 25 años se creara la OMC. También desde que hace casi dos décadas China ingresara en la organización que vigila la libertad en el movimiento de mercancías y servicios y aceptara las reglas del comercio mundial tras la desaparición del antiguo GATT (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio).

Volumen de comercio. (Fuente: OMC)
Volumen de comercio. (Fuente: OMC)

El zarpazo a la globalización será especialmente relevante en dos regiones muy significativas, como son América del norte y Europa. En el primer caso, el descenso será nada menos que de un 14,7%, mientras que en el segundo el comercio de mercancías caerá un 11,7%. El comercio en Asia, principalmente China, se contraerá este año, sin embargo, apenas un 4,5%, mientras que el próximo rebotará un 5,9%. Es decir, recuperará, con diferencia, el terreno perdido por la crisis derivada de la pandemia.

Esta evolución sugiere un desplazamiento del comercio mundial hacia el Extremo Oriente, y es coherente con el último movimiento estratégico encaminado a crear un gran bloque regional. En concreto, con la creación, esta misma semana, de una gran área de libre comercio en Asia-Pacífico liderada por China. Ese bloque reúne 14 países, representa el 29% del comercio mundial y supone el 30% de la población.

Segundo rebrote

Las previsiones de la OMC se cerraron el pasado 6 de octubre, lo que significa que no incorporan el segundo rebrote del coronavirus, en particular en Europa y EEUU, dos de las tres regiones que lideran el comercio mundial de mercancías, que en 2018 alcanzó los 19,47 billones de dólares (unos 16,5 billones de euros al tipo de cambio actual).

Aunque la pandemia no ha conllevado políticas proteccionistas agresivas, como ocurrió en otras recesiones que acabaron en una depresión económica, la OMC sí ha detectado estrategias defensivas. En particular, en el comercio de mercancías vinculadas directamente con la pandemia. Es decir, una desglobalización sectorial.

Como recuerda la OMC, muchos países impusieron restricciones a la exportación de productos considerados vitales, como las EPI

Como recuerda la OMC, muchos países, como reacción inicial a la crisis, impusieron restricciones a la exportación de productos considerados vitales, como equipos de protección personal y productos alimenticios básicos, mientras que otros aumentaron los aranceles de importación —los impuestos que hay que pagar en aduana— en ciertos bienes para generar ingresos.

Ese proceso fue especialmente relevante durante los primeros meses de la pandemia, pero a medida que se han ido abriendo las economías, su efecto sobre el comercio mundial ha sido menor. Según la OMC, “los países se han esforzado por mantener los mercados abiertos, el comercio fluye, y en general no han recurrido a medidas restrictivas”.

Restricción del comercio

Ahora bien, la OMC advierte de que las perspectivas sobre el comercio mundial dependerán de la evolución de la pandemia, pero también de que los gobiernos no implementen medidas de restricción del comercio para proteger sus economías locales en un contexto de fuerte crisis económica. “Es imperativo”, sostiene la OMC, “que los mercados y las fronteras permanezcan abiertos y que las tensiones comerciales y tecnológicas existentes entre países se resuelvan mediante cooperación multilateral para no socavar la recuperación económica”.

Impacto de las medidas de restricción de importaciones desde 2009. (Fuente: OMC)
Impacto de las medidas de restricción de importaciones desde 2009. (Fuente: OMC)

La realidad, sin embargo, como reconoce la organización, es que el arsenal de restricciones a la importación de mercancías por parte del G-20, que reúne más del 90% del comercio mundial, ha aumentado de manera constante desde 2009, tanto en términos de valor como en porcentaje de las importaciones mundiales.

Esto se explica por las medidas introducidas en el acero y el aluminio, pero también por los aumentos arancelarios introducidos como parte de las tensiones en comercio bilateral. Estas restricciones equivalen al 10,4% de las importaciones mundiales. Y eso que todavía no había hecho acto de presencia el covid-19.

Si se considera solo el periodo más reciente, lo cierto es que de las 133 medidas adoptadas por los gobiernos desde que la OMS (Organización Mundial de la Salud) declaró la pandemia, el 63% fue destinado a facilitar el comercio, mientras que el 37% lo restringió. Sin embargo, casi tres de cada 10 medidas restrictivas aprobadas en el G-20 habían sido derogadas a mediados de octubre. La mayoría de ellas, fueron restricciones a la exportación de mercancías.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios