infringir las normas antimonopolio de la UE

Bruselas acusa a Amazon de haber "abusado" usando datos de los rivales

La Comisión Europea acusa a Amazon de abuso de posición dominante y abre una nueva investigación contra el gigante americano

Foto: Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea a cargo de Competencia. (Reuters)
Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea a cargo de Competencia. (Reuters)

La Comisión Europea ha acusado a Amazon de infringir las normas antimonopolio de la UE al distorsionar la competencia en los mercados minoristas en línea, y en consecuencia ha enviado a la compañía su opinión preliminar tras una investigación de más de un año. "Hemos llegado a la conclusión preliminar de que Amazon ha abusado ilegalmente de su posición dominante como proveedor de servicios de mercado en Alemania y Francia", ha señalado Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea a cargo de Competencia.

“Debemos asegurarnos de que las plataformas de doble función con poder de mercado, como Amazon, no distorsionen la competencia. Los datos sobre la actividad de terceros vendedores no deben utilizarse en beneficio de Amazon cuando actúa como competidor de estos vendedores", ha señalado la vicepresidenta, que ha explicado que "sus reglas no deberían favorecer artificialmente las propias ofertas minoristas de Amazon ni aprovechar las ofertas de los minoristas que utilizan los servicios de logística y entrega de Amazon. Con el comercio electrónico en auge y Amazon como la plataforma de comercio electrónico líder, un acceso justo y sin distorsiones a los consumidores en línea es importante para todos los vendedores".

Además, Bruselas ha anunciado que abre una segunda investigación sobre "el posible tratamiento preferencial de las ofertas minoristas de Amazon y las de los vendedores de mercado que utilizan los servicios de logística y entrega", ha señalado el Ejecutivo comunitario. En concreto, la Comisión Europea "investigará si los criterios que establece Amazon para seleccionar al ganador de la "Buy Box" y para permitir que los vendedores ofrezcan productos a los usuarios Prime, bajo el programa de lealtad Prime de Amazon, conducen a un trato preferencial del negocio minorista de Amazon o de los vendedores que utilizar los servicios de logística y entrega de Amazon", ha señalado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

Ya en junio la Comisión Europea barajaba la apertura de la investigación sobre el funcionamiento de la "Buy Box", que es básicamente la "caja" que aparece en la derecha cuando se están realizando compras en la plataforma y a través de la que se producen el 80% de todas las compras. Esa "caja" funciona con un complejo algoritmo con el que, según Amazon, se busca estimular a que los vendedores ofrezcan los mejores servicios. Bruselas sospecha que el gigante americano "espía" a los competidores, para diseñar productos iguales y situarlos en esa caja que se lleva la inmensa mayoría de las compras en la plataforma.

Esta segunda investigación también se centra en la etiqueta "Prime". Los usuarios que pagan el servicio Amazon Prime son mucho más activos, es una base que crece continuamente y generan muchas más ventas que los usuarios que no son Prime. Por eso la Comisión Europea "se centra en la posibilidad de que los vendedores del mercado lleguen efectivamente a los usuarios Prime".

Amazon se ha defendido en un comunicado en el que señala que está "en desacuerdo con las afirmaciones preliminares de la Comisión Europea" y en el que asegura que continuará "haciendo todo lo posible" para asegurarse de que el Ejecutivo comunitario "cuenta con la información necesaria para tener una comprensión precisa de los hechos". "Amazon representa menos del 1% del mercado minorista mundial; en todos los países en los que operamos encontramos minoristas de mayor tamaño que nosotros", defienden desde la compañía.

Vestager durante la rueda de prensa sobre el caso Amazon. (Reuters)
Vestager durante la rueda de prensa sobre el caso Amazon. (Reuters)

Bruselas busca resolver el conflicto que plantea las dos almas de Amazon: por un lado funciona como una plataforma en la que terceros pueden vender sus productos, pero al mismo tiempo la compañía norteamericana vende sus propios productos. La Comisión Europea abrió en julio de 2019 una investigación contra el gigante digital al sospechar que la compañía utilizaba los datos que los comerciantes facilitaban a la plataforma para competir contra ellos. Entonces el Ejecutivo comunitario aseguró que Amazon parecía "utilizar información sensible y competitiva, sobre los vendedores, sus productos y transacciones".

Toda esa información permite a la compañía conocer los detalles de los productos más vendidos, sus condiciones y sus precios. Ahora Amazon tendrá que contestar a las acusaciones de la Comisión Europea, un proceso que podría acabar con una multa contra el gigante de Seattle. La investigación cubrirá a toda el Espacio Económico Europeo, con la excepción de Italia, donde las autoridades italianas comenzaron una investigación similar el año pasado, pero con un enfoque centrado en el mercado italiano.

Estas investigaciones se enmarcan en la creciente preocupación que la Comisión Europea tiene respecto a los gigantes digitales, a las que considera "guardianas", es decir, que tienen un inmenso poder sobre el mercado en el que operan. El Ejecutivo comunitario buscará resolver estos problemas con el Acta de Servicios Digitales que será presentada a finales de este año. "No somos nosotros los que tenemos que adaptarnos a las plataformas. Son las plataformas las que deben adaptarse a Europa", aseguró entonces Thierry Breton, comisario de Mercado Interior e Industria.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios