Es noticia
Menú
Los hospitales podrían ahorrar 950 millones al año un gasto eficiente en medicamentos
  1. Economía
Según la AIReF

Los hospitales podrían ahorrar 950 millones al año un gasto eficiente en medicamentos

España podría lograr un gran ahorro introduciendo elementos de competencia a través del uso de medicamentos biosimilares. Esto permitiría cubrir el déficit de inversión en equipos de alta tecnología

Foto: Un trabajador en el Hospital La Paz de Madrid. (Reuters)
Un trabajador en el Hospital La Paz de Madrid. (Reuters)

La pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto las debilidades del sistema sanitario español y la necesidad de mejorar el uso de los recursos públicos. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha realizado un análisis detallado sobre una parte del gasto sanitario, en concreto, el destinado a las compras de medicamentos hospitalarios y la inversión en equipos de alta tecnología. Los hallazgos de la institución son sorprendentes: España tiene un gran margen de mejora en el gasto sanitario con compras eficientes de medicamentos. Si las prácticas de contratación de los suministros de medicamentos se aproximan a la media europea, España podría lograr un ahorro de unos 950 millones de euros al año.

Una cuantía muy relevante que liberaría recursos para potenciar otras áreas sanitarias que están infrafinanciadas. Un buen ejemplo son los equipos médicos de alta tecnología, que están gravemente obsoletos después de años sin apenas inversión. Además, España está por debajo de la OCDE en términos de equipos por habitante, lo que explica que las listas de espera sean muy elevadas para realizar algunas pruebas médicas. De ahí que sea imperativo elevar el presupuesto de inversión en equipos, lo que podría lograrse con un gasto eficiente en medicamentos.

Foto: Fotografía de una farmacia en Alemania (Reuters).

En las dos últimas décadas el gasto en medicamentos hospitalarios (excluyendo las recetas) se ha disparado en más de 5.000 millones de euros. En este periodo, todas las CCAA han asumido las competencias en materia sanitaria y han dado lugar a un sistema muy heterogéneo y con elevadas ineficiencias en materia de contratación de los suministros a los laboratorios farmacéuticos. La AIReF recupera en este punto las recomendaciones que realizó para el gasto en recetas: el escaso uso de medicamentos biosimilares hace que España tenga que pagar un sobrecoste por las patentes de los principios activos.

Los medicamentos biosimilares son aquellos que aportan un tratamiento similar al que ofrece el medicamento patentado, pero a un coste inferior. La AIReF ha detectado que el uso de biosimilares en España es más bajo que en la media europea, de modo que existe un importante margen de mejora. En concreto, “el uso de biosimilares podrían conseguir unos ahorros hipotéticos brutos medios anuales de 952 millones de euros en los próximos tres años”, señala la Autoridad Fiscal en su informe, en el que recoge un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por el profesor Manuel García Goñi y encargado por la Asociación Española de Biosimilares.

Pero la institución va más lejos, como ya hizo con el informe de las recetas, recomienda clasificar los medicamentos por su valor terapéutico no y no por su principio activo, de modo que se pueda mejorar la eficiencia de las compras adquiriendo el más competitivo.

Hay margen de mejora en casi todas las áreas estudiadas en materia de eficiencia

Las compras de medicamentos también tienen un amplio margen de mejora. Actualmente, los hospitales “No aplican el procedimiento normalizado de adjudicación”, esto es, a través de la ley de contratos del sector público, sino que “más del 70% son compras menores o compras directas a laboratorios”, explica la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero. Eso significa que las compras de medicamentos son opacas y no se introducen elementos de competencia, lo que supone un incremento de costes ineficientes.

“Apreciamos una falta de visión global en el precio”, resume Herreno, lo que redunda en unos sobrecostes que tiene que asumir el sector público y que resta recursos para otras actividades sanitarias.

Una de las áreas que necesita una mejora urgente es la de bienes de equipo, como se ha señalado. “Más de un 40% del equipo instalado a cierre de 2018 tiene más de diez años, superando ampliamente los estándares o recomendaciones internacionales, que lo limitan al 10%”, alerta la AIReF en su informe. No sólo eso: los equipos están hoy más obsoletos que hace 10 años, lo que significa que el país, lejos de avanzar, ha dado pasos hacia atrás.

La falta de inversión explica el nivel de antigüedad de los equipos de alta tecnología. Por ejemplo, la AIReF ha detectado que el 43% de los hospitales no tienen una planificación estratégica de renovación de sus equipos, de modo que casi la mitad del parque sanitario está condenado a quedar obsoleto en los próximos años.

La Autoridad Fiscal ha realizado un cálculo de las necesidades de inversión que mantiene España actualmente. Sólo para “la renovación de equipos públicos cuya antigüedad excede de su vida útil” se sitúa entre 243 y 356 millones de euros. Sin embargo, para lograr una convergencia con los países europeos, se necesitaría una inversión adicional de unos 600 millones de euros en dos años. Además de esta inverisón inmediata, sería necesario aumentar la inversión anual en unos 200 millones de euros para mantener el parque renovado.

La pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto las debilidades del sistema sanitario español y la necesidad de mejorar el uso de los recursos públicos. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha realizado un análisis detallado sobre una parte del gasto sanitario, en concreto, el destinado a las compras de medicamentos hospitalarios y la inversión en equipos de alta tecnología. Los hallazgos de la institución son sorprendentes: España tiene un gran margen de mejora en el gasto sanitario con compras eficientes de medicamentos. Si las prácticas de contratación de los suministros de medicamentos se aproximan a la media europea, España podría lograr un ahorro de unos 950 millones de euros al año.

Gasto sanitario Industria farmacéutica