El endeudamiento de las empresas con la banca vuelve a crecer a ritmos de 2009
  1. Economía
SE ACELERA HASTA EL 6,1% INTERANUAL

El endeudamiento de las empresas con la banca vuelve a crecer a ritmos de 2009

La pandemia económica está aquí. Y con ella un intenso aumento del endeudamiento de las empresas. De hecho, ya crece a ritmos de 2009, aunque el 'stock' sigue en niveles de 2003

Foto: El endeudamiento de las empresas con la banca vuelve a crecer a ritmos de 2009
El endeudamiento de las empresas con la banca vuelve a crecer a ritmos de 2009

La pandemia económica continúa cobrándose víctimas. Este es el caso de miles de empresas que, para sortear la brutal caída de la demanda, han tenido que acudir a préstamos para sobrevivir. Los datos más recientes del Banco de España muestran que la financiación empresarial está creciendo ya a un ritmo interanual del 6,1%. Se trata del mayor ritmo desde mayo de 2009, cuando la burbuja de crédito de los años anteriores daba sus últimos coletazos.

Desde entonces, y en consonancia con la represión financiera impulsada por el BCE para facilitar el desapalancamiento, la deuda de las empresas en relación con el PIB no ha dejado de disminuir, pero ahora vuelve a crecer con fuerza. Se sitúa, en concreto, en 945.183 millones de euros, lo que supone un endeudamiento adicional de algo más de 50.200 millones respecto del cierre de 2019.

El instrumento preferido de las empresas para captar recursos ajenos continúa siendo el préstamo bancario, que crece a un ritmo del 8,2%, mientras que los créditos procedentes del exterior apenas avanzan un 2,2%.

Datos de Bankia y del Banco de España.
Datos de Bankia y del Banco de España.

En todo caso, el nivel de deuda de las empresas —el 'stock', no el flujo— permanece muy lejos de los niveles alcanzados antes de la anterior recesión, cuando llegó a representar nada menos que un 120% del PIB. Hoy se encuentra 47 puntos porcentuales por debajo de ese registro, pero con un indudable cambio de tendencia, como reflejan las cifras más recientes del banco central, que todavía no recogen los meses de verano, en los que muchas sociedades, principalmente relacionadas con el turismo o el ocio, han visto cómo no se cumplían sus expectativas de rebote de las ventas.

La parte positiva es que el coste medio de financiación de las empresas se sitúa hoy en niveles históricamente bajos. El tipo de interés de las nuevas operaciones es del 1,42%, aunque hay que recordar que también la inflación, medida por el IPC, se mantiene en niveles extremadamente reducidos, lo que en la práctica supone un endurecimiento de los tipos reales. La tasa de variación anual del IPC del mes de julio se situó en el -0,6%.

En todo caso, y al finalizar el año 2019, el endeudamiento empresarial representaba el 73% del PIB, incluyendo créditos bancarios de entidades residentes, préstamos exteriores y valores de renta fija, es decir, emisiones de las propias empresas.

Quiebras y sobreendeudamiento

La situación financiera de las empresas es clave para consolidar la recuperación iniciada en el tercer trimestre de este año tras el batacazo de los dos anteriores (-5,2% y -18,5%). Y en eso, el punto de partida actual es mucho mejor que en la anterior recesión, que pilló a las empresas españolas (principalmente en construcción y sector inmobiliario) claramente sobreendeudadas respecto de sus recursos propios, lo que precipitó un buen número de quiebras.

Ahora, por el contrario, la deuda privada —sociedades y hogares— está en mínimos desde 2003, y representa el 129,7% del PIB. El problema es que ese testigo lo ha recogido el sector público, cuyo endeudamiento triplica al que existía cuando estalló la burbuja de crédito, hace una docena de años. Hoy, de hecho, se sitúa en el 110% del PIB, datos al finalizar el primer semestre del año, aunque es probable que acabe el año en torno al 115-120%.

Foto: La deuda de la banca española con el BCE se dispara un 30% y alcanza los 256.632 M

La literatura económica ha demostrado que las empresas con dificultades financieras corren el riesgo de tener dificultades de liquidez, y de ahí que la ratio de deuda sea clave para conocer su solvencia. En la situación actual, esto afecta no a la industria del ladrillo, como sucedió en la anterior crisis, sino a sectores como el turismo, la hostelería, el comercio, el ocio e, incluso, el automóvil, los más vulnerables. Y lo que dicen los datos del Banco de España es que hoy por hoy el endeudamiento de esos sectores es moderado.

Al acabar el primer trimestre de este año, la hostelería debía 28.615 millones de euros, prácticamente lo mismo que en 2014, mientras que la deuda del comercio se sitúa en algo más de 78.700 millones de euros, también una cifra estable a lo largo de los últimos años.

Esto significa que su capacidad de endeudamiento sin dañar la solvencia es todavía elevada. Entre otras razones, porque su nivel de créditos dudosos es muy reducido. Representa, en el caso de la hostelería, el 5,4% del total del crédito recibido, cuando en 2014, al inicio de la recuperación, llegó a suponer un 20,3% del endeudamiento global. Ese nivel de impagos es similar al del conjunto del crédito destinado a financiar actividades productivas (5,3%).

El problema no son las grandes empresas, sino las pymes, cuyo acceso al crédito es más limitado, y si deciden hacerlo, el riesgo es que esa decisión les obligaría a avalar con su propio patrimonio los nuevos préstamos.

PIB Banco de España Créditos IPC Tipos de interés Inflación
El redactor recomienda