Menor consumo por la crisis del coronavirus

La pandemia derrumba el consumo de gas en España al nivel más bajo en 15 años

Pese a los bajos precios, las importaciones de gas de la primera mitad de 2020 se quedaron en el nivel más bajo desde 2004, fruto a la baja demanda durante el estado de alarma

Foto: Una cocina de gas. (Pixabay)
Una cocina de gas. (Pixabay)
Adelantado en

La crisis del coronavirus ha tumbado también el consumo de gas en España. La importación de gas natural en la primera mitad de 2020 ha ascendido a 171.006 gigavatios hora, lo que supone la cifra más baja en 15 años (desde 2004) y supone un retroceso del 11% respecto al mismo periodo de 2019.

Así se desprende de los datos recopilados por Cores y publicados esta misma semana. El mes más determinante de la fuerte caída de compras de gas este año fue abril, coincidiendo con el momento de mayor parón de la economía, cuando España entera estaba confinada por el estado de alarma y se decretaron dos semana de hibernación total de la economía. La compra de gas total en abril cayó a 23.264 GWh, lo que supone el peor mes de toda la serie histórica desde abril de 2004, hace 15 años. En mayo y junio, con el reinicio de parte de la actividad y el proceso de desescalada, se ha ido recuperando tímidamente el consumo.

Otro de los factores clave para entender esta situación es el hundimiento de la llegada de gas canalizado por tubería: las importaciones desde Argelia, principal fuente gasista para España gracias a los gasoductos del Mediterráneo (Medgaz) y de Marruecos (Magreb), se han derrumbado drásticamente y han caído al nivel más bajo desde que hay estadísticas.

Los 35.897 GWh comprados al país norteafricano en la primera mitad de este año son un 46% menos de lo que llegó hace justo un año y está muy lejos de la cifra de cualquier otro ejercicio. Al margen de la pandemia, la inestabilidad que vive el país desde las protestas de 2019 que derivaron en la renuncia del mandatario del país en los últimos 20 años, Abdelaziz Buteflika, están generando problemas también para la compra de esta materia prima.

La fuerte caída de Argelia ha sido compensada en una parte por la llegada de gas licuado y transportado por buques desde otras geografías. Quien más está exportando su gas hacia España es Estados Unidos, que dio un giro de política comercial sobre sus materias primas y ya es uno de los mayores exportadores de gas natural a nivel mundial. Una sustitución -la de Argelia por EEUU- que tiene fuertes implicaciones desde el punto de vista geopolítico y de las relaciones entre países.

Pese a los bajos precios

La caída de las compras de gas en España se ha producido, además, pese a la fuerte bajada de precios que desde finales del año pasado está viviendo esta materia prima, fruto precisamente de la menor demanda que se produjo en China por el coronavirus y que posteriormente se ha extendido a todo el mundo. No obstante, algunos indicadores empiezan a recuperarse.

El precio en el mercado Henry Hub, índice más seguido para esta materia prima a nivel mundial, está actualmente en niveles de enero, en los 2,18 dólares por millón de BTU, la unidad de medida más utilizada (British Thermal Unit, por sus siglas en inglés). Durante la pandemia ha estado próximo a los 1,5 dólares por MMBTU cuando hace un año rondaba los 3 dólares por MMBTU.

Esto está afectando con fuerza a los grandes mayoristas de gas en España. No en vano, el beneficio de Naturgy en la primera mitad del año cayó un 44%. Por otro lado, hay que tener en cuenta que estas empresas, como la antigua Gas Natural Fenosa o Pavilion Energy (Temasek), están renegociando todos los contratos a largo plazo que mantienen en la actualidad para adecuarlos a los precios actuales mucho más bajos. Además, estas compañías no descartan los arbitrajes como vía para solucionar esta cuestión, ya que la pandemia les permite pedir bajadas de precio debido a una causa de fuerza mayor.

Estas negociaciones también contribuyen a la disminución de compras de gas hasta que se resuelvan los problemas. Sobre todo en estos momentos en que las regasificadores españolas están al límite de su capacidad, lo que significa que España tiene gas almacenado de sobra para realizar la operativa sin problemas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios