El covid-19 destierra los mitos del teletrabajo: más productividad y mejores horarios
  1. Economía
Datos del segundo trimestre del año

El covid-19 destierra los mitos del teletrabajo: más productividad y mejores horarios

Los empleados no sólo son más productivos cuando trabajan desde casa, sino que además han trabajado menos en horarios atípicos durante los tres meses de confinamiento

Foto: Una mujer teletrabaja junto a su hija. (iStock)
Una mujer teletrabaja junto a su hija. (iStock)

Los tres millones de ocupados que trabajaron desde sus casas durante los meses de confinamiento tuvieron mejores condiciones horarias y rindieron más que cuando estaban en la oficina. Así se desprende de la última Encuesta de Población Activa (EPA) y de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre eficiencia del trabajo a distancia recogidos en un informe de la consultora Izertis.

El primero de estos indicadores destierra el mito del teletrabajo como caballo de Troya para imponer horarios intempestivos. El porcentaje de empleados que trabajó algún sábado entre abril, mayo y junio de 2020 fue del 27,4%, frente al 36,85% que lo hizo en 2019; mientras que la proporción de trabajadores que desempeñaron su labor un domingo se redujo del 22,66% al 15,77%. Las cifras del trabajo nocturno habitual siguen la misma tendencia a la baja, al pasar del 6,12% al 4,04%.

Las cifras de la EPA demuestran que el derecho a la desconexión digital no está tan lejos y que el teletrabajo podría ser una fórmula válida para facilitar la conciliación familiar cuando amaine la tormenta del covid. Todo ello bajo el amparo de la ley para regular el trabajo a distancia en la que está trabajando el Gobierno, que tendrá como principales ejes la posibilidad de establecer horarios flexibles y el carácter voluntario del empleo a distancia.

El arraigo del presencialismo viene asociado a una visión arcaica, asentada en el control visual de los jefes sobre sus empleados

Para las empresas también se abre una gran oportunidad. La productividad en las compañías que apuestan por la vía telemática aumenta entre un 5% y un 25%, según el INE. "El arraigo del presencialismo viene asociado a una visión arcaica, asentada en el control visual de los jefes sobre sus empleados", argumenta Juan Carlos Seco, responsable de Modern Workplace de Izertis, empresa experta en implantar sistemas de monitorización. Con él coincide Carlos Tena, IT Recluiter del grupo empresarial especializado en Recursos Humanos Agio Global: "El teletrabajo asustaba a muchos jefes por estar asociado a la falta de intensidad en el entorno laboral, pero se ha demostrado que se puede ser igual de productivo en cualquier lugar, y con el plus de la comodidad que ofrece tu propia casa".

El teletrabajo ha venido para quedarse

Hasta hace pocos meses, el teletrabajo era una poderosa herramienta de negociación para seducir a los aspirantes a puestos de alta demanda en los sectores tecnológicos y se usaba a modo de salario emocional. El covid-19 ha elevado su estatus a reivindicación de todos los trabajadores.

Un 68% de los empleados españoles afirma ser igual o más productivo trabajando en remoto, según una encuesta de Bain & Company, al tiempo que un 80% prefiere esta modalidad y el 93% estaría dispuesto a mantenerla con o sin pandemia, tal y como apunta un estudio de la agencia AxiCom. ¿Los principales motivos? La mayoría celebra el tiempo que se ahorra en desplazamientos y considera que aprovecha más el día, además de poder pasar un mayor número de horas con sus familiares.

No obstante, el teletrabajo exige un enorme esfuerzo organizativo por parte de las empresas que no en todos los casos se ve recompensado. La consultora especializada en servicios legales Altam Weil explica que los bufetes están optando mayoritariamente por la vuelta de sus trabajadores a los despachos, pese a que el 72% de abogados prefiere seguir operando desde casa, al menos la mitad del tiempo. El dilema tiene difícil solución en un ámbito donde la disponibilidad plena juega un papel esencial.

Bien sea a través de fórmulas intermedias, con jornadas partidas o un sistema por turnos, todas las entidades consultadas por este periódico coinciden en que se antoja inviable volver al presencialismo total a corto plazo. "Lo ideal sería compaginar proporcionalmente el trabajo en oficina con opciones flexibles de teletrabajo", sentencia Carlos Tena.

Los tres millones de ocupados que trabajaron desde sus casas durante los meses de confinamiento tuvieron mejores condiciones horarias y rindieron más que cuando estaban en la oficina. Así se desprende de la última Encuesta de Población Activa (EPA) y de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre eficiencia del trabajo a distancia recogidos en un informe de la consultora Izertis.

Productividad Coronavirus
El redactor recomienda