DEBE ESTAR CONTROLADA POR CAPITAL EUROPEO

Ábalos confía en que el virus ablande a Bruselas con Iberia y el Brexit

El ministro de Transportes se ha reunido con la comisaria del ramo en Bruselas y se ha encomendado a que la pandemia flexibilice los requisitos para que Iberia pueda seguir volando tras el Brexit

Foto: Un avión de Iberia aterriz en el aeropuerto de París. (Reuters)
Un avión de Iberia aterriz en el aeropuerto de París. (Reuters)

El Brexit ha puesto en riesgo las operaciones de Iberia en un choque entre Bruselas y Madrid por la interpretación de la españolidad de la compañía. Las normas europeas indican que si la aerolínea, que forma parte de la británica IAG, no está controlada mayoritariamente por capital europeo, esta no puede obtener permiso para realizar vuelos intracomunitarios. Este miércoles José Luis Ábalos, ministro de Transporte, ha defendido tras reunirse con la comisaria del ramo, la rumana Adina Valean, que “la situación ha cambiado” y que no debería haber “problemas”.

“Nosotros defendemos la españolidad de Iberia, la cuestión está en el trámite que estaba. Creemos, además, que la situación ha cambiado, fruto de la pandemia y de la propia situación de las compañías y no creo que vayamos a tener problemas”, ha señalado Ábalos, dando a entender que la pandemia podría ablandar la oposición que hasta ahora han mostrado los técnicos comunitarios a los planes presentados por su ministerio y por la compañía. “Ahora, en el contexto actual, muchas otras compañías van a tener problemas de esa característica”, ha asegurado el ministro.

El ministro José Luis Ábalos. (EFE)
El ministro José Luis Ábalos. (EFE)

Ábalos ha señalado que no ha discutido del asunto con la comisaria de Transporte y que no hay señales que indiquen que el Gobierno deba actuar. “Hasta ahora no tenemos ningún signo de alerta que nos obligue a reaccionar”, ha explicado el ministro. Pero el reloj está corriendo.

Desde la medianoche de este miércoles 1 de julio el Reino Unido no puede pedir ya una prórroga al periodo transitorio tras el Brexit, que permitía que, aunque Londres estuviera ya fuera de la UE desde febrero, siguiera disfrutando de los beneficios de la membresía pero desde fuera de las instituciones. Y que los aviones de la compañía siguieran despegando y aterrizando en los aeropuertos europeos. Eso significa que las cosas se pondrán difíciles de nuevo para Iberia después de que la aerolínea cogiera algo de aire cuando se confirmó que el Brexit se produciría finalmente con acuerdo.

Aunque Bruselas siempre ha buscado evitar una interrupción grave del transporte aéreo debido a un Brexit duro, la Comisión Europea ha mantenido su interpretación respecto a las normas europeas. Las compañías controladas por capital extranjero no pueden realizar vuelos intracomunitarios. Y hay algunas aerolíneas que antes sí cumplían ese requisito, pero que con la salida del Reino Unido ya no lo hacen. Iberia es el caso más destacado. Controlada por la británica IAG, Madrid y la empresa española hicieron distintos esfuerzos por convencer a Bruselas de que cumplía con las normas europeas, pero la Comisión Europea rechazó los planes presentados.

Las reglas europeas indican que para que una compañía pueda realizar vuelos intracomunitarios, es decir, un viaje de París a Madrid, debe estar “controlada y poseída” mayoritariamente por capital europeo, es decir, el 51% de las acciones debe estar en manos europeas. IAG defendió que los derechos políticos de Iberia están en manos de Garanair, controlada por El Corte Inglés, y que eso debía valer, aunque los económicos son mayoritariamente británicos. Bruselas rechazó esa interpretación y pidió una reestructuración real del accionariado.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios