La designación será el 9 de julio

Sánchez lanzará la candidatura de Calviño para presidir el Eurogrupo

El nombre de Calviño empezó a sonar con fuerza desde que el actual presidente, Mário Centeno, comunicó que no iba a presentarse a la reelección. Su mandato concluye el 13 de julio

Foto: Nadia Calviño, vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital. (EFE)
Nadia Calviño, vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confirmado este domingo que España lanzará la candidatura de Nadia Calviño, vicepresidenta tercera y ministra de Economía, para ser la próxima presidenta del Eurogrupo, el organismo que reúne periódicamente a los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro y en el que se deciden las líneas generales de las políticas económicas europeas.

Durante la rueda de prensa posterior a la videoconferencia con los presidentes autonómicos, Sánchez ha asegurado es "un honor para España" que el nombre de Calviño suene para ese puesto.

"Desde luego, el Gobierno de España estaría muy interesado, lógicamente, en ese tipo de responsabilidades. Durante estos días que tenemos hasta el 25 de junio hablaremos con todos los colegas para ver si madura esa candidatura, pero evidentemente yo la veo con muy buenos ojos", ha señalado Sánchez.

El nombre de Calviño empezó a sonar con fuerza desde el mismo momento en que Mário Centeno, el actual presidente y ministro de Finanzas portugués, aseguró que no se iba a presentar a la reelección. Su mandato concluye el próximo 13 de julio.

El jueves pasado se inició formalmente el plazo para enviar candidaturas. Hay otros dos nombres que suenan como potenciales competidores de la española. Uno es el luxemburgués Pierre Gramegna, veterano del Eurogrupo y de ideología liberal luxemburgués. El otro es Paschal Donohoe, ministro de Finanzas irlandés, de la familia del centro derecha.

La designación del candidato ganador está programada para el próximo 9 de julio. Hasta entonces empieza ahora un complejo juego de negociaciones en los que cobran relevancia multitud de equilibrios y se tiene en cuenta cómo está ahora mismo distribuido el poder en las instituciones europeas. Norte/Sur, Este/Oeste, país grande/país pequeño, izquierda/derecha, hombre/mujer…

Por si esto fuera poco, hay otro proceso de selección en marcha, el de la candidatura para presidir la Organización Mundial de Comercio, para la que también suena la actual ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

La Unión Europea suele afrontar este tipo de nombramientos con la presentación de un candidato de consenso, tras el que todo el bloque comunitario despliega su peso diplomático. Curiosamente, también hay un candidato irlandés, el comisario europeo de Comercio, Phil Hogan, lo que abre la puerta a pactos de no agresión entre Dublín y Madrid.

Las opciones de Calviño

No es la primera vez que España trata de colocar un candidato en esta posición. En 2015, Luis de Guindos intentó arrebatar la presidencia a Jeorem Dijsselbloem, pero perdió. En 2017, con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno español, se buscó de nuevo que Guindos se presentara a una victoria ya garantizada, pero el ministro jugó sus cartas y prefirió apostar, sin el apoyo de Moncloa, por la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE), cargo que finalmente logró.

Calviño no es la única candidata a la que se ve con capacidad de ganar esta carrera. En la elección de este puesto pesan muchos criterios, como los geográficos o ideológicos (reparto de cargos de la cúpula de la UE entre las distintas 'familias' políticas), pero tiene varios puntos a su favor: es una figura respetada dentro del órgano, en el que está desde junio de 2018, y es conocida en Bruselas, donde fue directora general de Presupuestos de la Comisión Europea. En contra, en cambio, tiene algo clave: es candidata por uno de los países del sur, y Portugal ya ha ostentado la presidencia durante dos años y medio. Según la tradición europea, debe existir cierto equilibrio geográfico y eso implicaría, en principio, que el siguiente presidente no debería ser mediterráneo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios