CAMBIO DE ESTRATEGIA

Cataluña afronta su peor temporada turística con el visitante interior débil por el 'procés'

Según los datos de Idescat en 2017, el año en que Puigdemont declaró la independencia, los viajes provenientes del resto cayeron un 9,2%. Y la tendencia siguió el año siguiente

Foto: Varios niños juegan ante la Sagrada Familia de Barcelona. (EFE)
Varios niños juegan ante la Sagrada Familia de Barcelona. (EFE)

Cataluña afronta su temporada turística más difícil por el coronavirus. En un momento en que los vuelos van a perder peso, el turismo extranjero se va a ver muy debilitado y en todas partes se recurre al turismo interior. A un turista que se desplazará en coche y que se prevé que funcione como el de los años 70. Pero ese turista en Cataluña ha de llegar del resto de España y ese segmento en concreto llevaba tres años mucho más débil precisamente por causas políticas: el 'procés' desanima al resto de españoles a visitar Cataluña. Y eso que la cifra se estaba recuperando en los últimos tiempos.

Según los datos de Idescat en 2017, el año en que Puigdemont declaró la independencia, los viajes provenientes del resto cayeron un 9,2%. En el ejercicio siguiente, el del juicio del 'procés' y las protestas que paralizaron Barcelona, siguió la tendencia. Los españoles no catalanes viajaron un 14,7% menos que en el año anterior. Es decir, en dos años el número de viajes a Cataluña por parte de españoles cayó casi un 24%.

Con las pernoctaciones pasó lo mismo. Según los datos del Idescat en 2017 las pernoctaciones de viajeros españoles que venían fuera de Cataluña descendieron un 3,7% en comparación con el año anterior. El año siguiente al momento álgido del 'procés', las pernoctaciones siguieron en caída libre, descendiendo un 23,8%. Aún no hay datos de 2019.

Estos descensos no tuvieron efectos dramáticos para el turismo en Cataluña, se compensaba con creces con el turismo extranjero, que se ha mostrado muy dinámico, con una fuerte atracción por Barcelona y que además gasta mucho más por visitante. El problema es que ahora con el descenso de los vuelos se espera que ese turista tenga mucha menor importancia. Cataluña cerró el año 2019 con récord de visitantes extranjeros, con 19,3 millones, y de gasto turístico, con 21.360 millones.

En 2019 se había empezado a dar la vuelta a esta situación. El número de viajes a Cataluña de los residentes del resto del Estado aumentó un 14,7% interanual en el cuarto trimestre de 2019, lo que supuso un total de 952,3 millones de viajes, 3.864,7 millones de pernoctaciones, una estancia media de 4,1 noches y un gasto de 470 millones de euros.

El gasto en viajes a Cataluña de los residentes del resto del España en el cuarto trimestre de 2019 fue de 493 euros por persona, cifra que representa un incremento del 36,2% en relación con el cuarto trimestre de 2018, y que equivale a 122 euros de gastos diarios con un incremento del 24,0%. Sin embargo, aunque se podía haber recuperado el ritmo de visitantes de 2018, todavía no se había compensado el descenso de más del 9% que se vivió en 2017.

Sin bajar el tono

En Cataluña son conscientes de que este año se necesita al turista español más que nunca. Pero el tono político y reivindicativo de la Generalitat insisten en que hay que separarse del resto de España. Quim Torra lo hace siempre que puede, sin ir más lejos. Y eso no ayuda a que los turistas españoles visiten Cataluña, por mucho que desde la Generalitat se quiera evitar este debate.

Imagen de la campaña.
Imagen de la campaña.
El puente de Besalú, con pancartas independentistas.
El puente de Besalú, con pancartas independentistas.

A veces, sin embargo, este acaba resultando muy evidente. Se ha habilitado la campaña 'Cataluña es tu casa', pensada para atraer turismo interior. Una de las fotos de la campaña es una pareja comiendo en el falso puente medieval de Besalú. Para no estropear esta imagen idílica a la Generalitat no se le ocurrió otra cosa que quitar de la torre del puente la enorme pancarta que tiene colgada el Ayuntamiento de la localidad con banderas esteladas y la petición de que se libere a los presos.

Políticamente se ignoran las necesidades del turismo en un momento tan delicado y se sigue instalado en la reivindicacion separatista radical


Ante España, el 'fet diferencial' se obvia, mientras que ante el turista extranjero se quiere potenciar ese 'Catalonia is not Spain'. Este contrasentido entre lo que se dice y se hace, entre lo que se vota y se quiere produce este tipo de distorsiones.

Peso económico

El turismo tiene un gran peso en la economía catalana. Supone el 12% del PIB según los datos de la Conselleria de Economía. Pero en algunas zonas reviste una importancia mucho mayor, como es el caso de la Costa Brava, donde supone el 20% del PIB. Por tanto, lo que pase con el turismo, en especial este verano, será determinante para establecer cómo entra Cataluña en la crisis que nos espera.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
54 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios